Imprimir Republicar

Tecnociencia

La clave de la

Se llama Izumo la recientemente identificada proteína que le permite al espermatozoide fusionarse con el óvulo durante la fertilización e iniciar el proceso que llevará a la formación de los 60 mil millones de células del cuerpo humano. Ésa y otras moléculas ya conocidas, que llevan a la fusión de las membranas celulares del espermatozoide y del óvulo, presentadas en Nature el 10 de marzo pasado, pueden servir para desarrollar nuevos métodos anticonceptivos y a nuevos tratamientos contra la infertilidad. Masaru Okabe y su equipo de la Universidad de Osaka, Japón, emplearon un anticuerpo que bloquea la fusión del espermatozoide de ratones y salieron en busca de la proteína que se liga a este anticuerpo. Los ratones machos genéticamente modificados donde la Izumo se bloqueó se mostraron sanos, pero estériles: los espermatozoides, aunque eran producidos en cantidad normal, eran a su vez incapaces de fusionarse con los óvulos. Este mismo anticuerpo, el OBF13, bloqueó la fusión de espermatozoides humanos congelados con óvulos de hámster. Izumo es una proteína de la familia de las inmunoglobulinas, y lleva el mismo nombre de una ciudad de Japón que es sede de la más antigua de las capillas dedicadas al casamiento, construida en tiempos  medievales, de 24 metros de altura.

Republicar