Imprimir Republicar

FAPESP

La inversión en ascenso

El informe de actividades de 2009 destaca el aumento de los recursos destinados becas y ayudas de la FAPESP

MORRO, 1959 / IMAGEN COLECCIÓN DEL PROYECTO PORTINARI

La FAPESP desembolsó el año pasado 679,52 millones de reales en recursos destinados a la investigación científica, un 6,5% más que en 2008, con lo cual mantuvo la curva ascendente de inversiones que se remonta a 2003. El crecimiento se dio más allá de que el ingreso total de la Fundación se redujo un 4,5% en 2009 como resultado de la disminución del monto recursos federales vinculados a convenios. Éste es uno de los datos principales que se desprende del Relatório de atividades de la FAPESP del año 2009, publicado este mes e ilustrado con obras de Candido Portinari (1903-1962) que integran una exposición cuya apertura, que contará con la presencia del hijo del pintor, João Candido, está programada para el día 20 a las 16 horas en la sede de la Fundación.

Otro destacado fue la elevación de un 8,32% y de un 14,57% respectivamente de los recursos destinados a becas regulares y a ayudas regulares a la investigación. En el caso de las becas, se destinaron 98,57 millones de reales a la modalidad de doctorado y 79,65 millones de reales a la de posdoctorado, además de 44,79 millones de reales a la categoría maestría y 16,79 millones a las becas de iniciación científica. Entre las ayudas regulares, una cifra elocuente apunta el crecimiento de la cantidad de proyectos temáticos contratados. Fueron 109, casi un 60% más que en 2008. El desembolso con los proyectos temáticos llegó a 80,32 millones de reales, un 28,32% más que el año anterior. Del total de nuevos proyectos, 42 fueron temáticos vinculados a los INCT’s (los Institutos Nacionales de Ciencia y Tecnología), en asociación con el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT). Los recursos destinados a éstos fueron de 17,37 millones de reales.

“Toda la actividad de la FAPESP está fuertemente imbuida del sentido de finalidad”, dice el presidente de la Fundación, Celso Lafer. “Existe una conciencia acerca del rol cada vez más relevante que la ciencia y la tecnología poseen con relación al desarrollo sostenible y a la garantía de la calidad de vida de la población. Para cumplir estas finalidades, resulta esencial el apoyo intenso de la FAPESP a la formación de recursos humanos para la investigación, el apoyo a la investigación académica y el apoyo a la investigación volcada a las aplicaciones”, afirma. Lafer recuerda que el estado de São Paulo invierte en investigación y desarrollo el 1,52% del PIB estadual, por cual se ubica en ese sentido al frente de países como Portugal, España, Italia, Chile, Argentina y México. “De la fracción pública de esas inversiones, la gobernación del estado de São Paulo fue responsable del 24%, lo que significa casi el doble de la participación federal. De ello resulta la participación destacada de la comunidad científica paulista en términos de trabajos indexados de nivel internacional, que corresponden a poco más de la mitad de la producción nacional, como así también la formación en São Paulo del 45% de los doctores que se reciben en el país. A lo largo de su historia, y eso no fue diferente en 2009, la FAPESP ha contribuido fuertemente con relación a este fenómeno”, dijo Celso Lafer.

El área de salud, que concentra a una gran cantidad de investigadores y grupos de investigación en el estado de São Paulo, fue contemplada con un 28% de los recursos desembolsados por la Fundación. Luego se ubican las áreas de biología (16%), ingeniería (14%), ciencias humanas y sociales (9%) y agronomía y veterinaria (9%), entre otras. La concentración de grupos de investigación también explica el giro de recursos a investigadores de la Universidad de São Paulo (USP), que percibieron en 2009 el 46% del total de los recursos desembolsados por la Fundación. La Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) recibió el 14% y la Universidad Estadual Paulista (Unesp) se quedó con un 13%. Las instituciones federales ubicadas en São Paulo obtuvieron el 12%.

La demanda espontánea
El 36% de los recursos, ó 242,6 millones de reales, se destinó a la formación de recursos humanos para la investigación bajo la forma de becas regulares. Un monto de 284,31 millones de reales, o el 42% del total, se destinó a las ayudas regulares a la investigación, a proyectos de demanda espontánea de los investigadores, incluidos los temáticos. En tanto, los programas especiales, creados para impulsar la investigación en áreas estratégicas, se quedaron con 75,89 millones de reales, o el 11% del total. Por último, los programas de investigación para la innovación tecnológica, que brindan apoyo a investigaciones con potencial de desarrollo de nuevas tecnologías o que contribuyen en la formulación de políticas públicas, percibieron el 11%, ó 76,7 millones de reales.

La preocupación con el apoyo a la investigación académica redundó en un esfuerzo de modernización de la infraestructura de investigación de las instituciones. Para los programas de apoyo a la infraestructura de investigación se destinaron 38,68 millones de reales. Durante el año se concretó la emisión del pliego para el FAP-Libros, un programa destinado a la compra de libros y e-books para la actualización de los archivos de bibliotecas de universidades e instituciones de investigación del estado de São Paulo.

La FAPESP avanzó en su política de internacionalización de la inversión en investigación científica. Se establecieron nuevos acuerdos de cooperación con instituciones del exterior, como en los casos de los Consejos de Investigación del Reino Unido (RCUK), el King’s College London y con el International Science and Technology Partnerships Canada Inc. (ISTP Canadá). También se emitieron nuevos llamados a la presentación de propuestas en el marco de acuerdos de cooperación ya existentes, como el Deutsche Forschungsgemeinschaft (DFG), de Alemania, y el Centre National de La Recherche Scientifique (CNRS), de Francia, y se dio inicio al Programa de Becas Dra. Ruth Cardoso en Antropología y Sociología, con el apoyo de la FAPESP, la Fundación Fulbright, la Capes y la Universidad Columbia.

A nivel nacional, la FAPESP suscribió un acuerdo de cooperación con las fundaciones de Apoyo a la Investigación Científica de Maranhão (Fapema) y de Pernambuco (Facepe) para la realización de investigaciones conjuntas relativas a los cambios climáticos globales. En el caso de la Facepe, se emitió un llamado a la presentación de propuestas que podrán articularse con las de científicos de Francia, en el marco del pliego de la Agence Nationale de La Recherche. La Fundación promovió seminarios internacionales en el ámbito de grandes programas como el Biota-Fapesp, el de Investigación en Bioenergía (Bioen) y el de Investigación sobre Cambios Climáticos Globales. En total, la FAPESP organizó y participó en 46 eventos, que atrajeron a alrededor de 10 mil personas.

038-039_relatorio_176

Republicar