Guia Covid-19
Imprimir Republish

Ingeniería de montes

La Navidad tropicalizada

La selección de una especie de conífera originaria de Japón resulta en un árbol más atractivo

MIGUEL BOYAYAN Plántulas clonadas: producción con el método de micropropagaciónMIGUEL BOYAYAN

El uso de árboles naturales para celebrar la Navidad es una tradición iniciada hace cerca de 400 años en Europa, que llegó a América con los inmigrantes y gana cada ves más terreno en territorio brasileño. Y aun con el aumento de la oferta registrado en los últimos años, el ingeniero metalúrgico Gilberto Sguario da Silva comenta que, al buscar un árbol de Navidad en diciembre de 1995, poco tiempo después de haber retornado de una larga temporada en Estados Unidos, echó de menos el no tener algún objeto que tuviera algunas características de aquéllos a los cuales estaba acostumbrado. “Los árboles del hemisferio norte, más allá de que son muy lindos, exhalan un aroma muy agradable”, describe.

Esta observación fue el punto de partida para un estudio que resultó en un árbol adaptado a las condiciones climáticas del hemisferio sur, suave al tacto y de suave aroma, sin pérdida de hojas y cuya coloración y vigor se preservan hasta 45 días después del corte. Dicha investigación, que se valió de técnicas de clonación vegetal, fue desarrollada por el Laboratorio de Fisiología de los Árboles de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz (Esalq) de la Universidad de São Paulo, en asociación con la empresa Arboreto Produtos Forestales, de la cual Gilberto Silva es socio, con financiamiento del Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE), de la FAPESP.

La asociación con la Esalq se inició en 1996, antes incluso de que el proyecto del PIPE fuera aprobado, en 1999, cuando Silva fue en busca del profesor Antônio Natal Gonçalves. El primer paso consistió en seleccionar especies de coníferas adecuadas a las condiciones climáticas de la región en la cual sería producida, situada al sur del estado de São Paulo, y con las cualidades requeridas por las tendencias del mercado. “Probamos 12 especies antes de dar inicio al proyecto”, cuenta Gonçalves.

Material adecuado
La elección recayó sobre la especie Cryptomeria japonica, variedad elegans, originaria de Japón, debido a sus cualidades y características ideales para el cultivo como árbol de Navidad: rápido crecimiento tanto in vitro como en campo, forma cónica, lo que disminuye la frecuencia de las podas de modelado del árbol, y respuesta satisfactoria al abono. Asimismo, dicho árbol, denominado cedro japonés, tolera las bajas temperaturas, requisito previo para ser producida en Itararé, municipio situado en la frontera entre São Paulo y Paraná, el lugar escogido para el plantío.”El primer paso consistió en conseguir un material genético adecuado para clonar, un factor que influye en la calidad de los árboles”, relata Gonçalves.

Fueron recolectados fragmentos de punteras (el material de la punta de las ramas) de matrices seleccionadas en la Estación Experimental de Itatinga, del Departamento de Ciencias Forestales de la Esalq. De estas matrices salieron nuevas plántulas, producidas siguiendo el método de micropropagación (cultivo de tejidos). Este método es considerado como el más apropiado para que el material revierta la condición de reproducción, de acuerdo con experimentos realizados para la generación de clones de eucaliptos, utilizados por las grandes empresas de papel y celulosa.

Para rescatar la característica de reproducción por clonación, las punteras deben ser colocadas en un medio de cultivo con nutrientes minerales, vitaminas, reguladores de crecimiento, azúcar y agar, un material extraído de las algas marinas, para imprimirles consistencia. Luego de 45 días, esos plantines van a los viveros, y seis meses más tarde están listos para ser plantados o enviados al jardín clonal, en donde se elaboran nuevos plantines mediante el método de estaqueado (el proceso de multiplicación de vegetales en el cual se utilizan estacas de tallos, raíces y hojas). El espaciado entre los árboles para el plantío se ubica en torno a los 2,20 metros. El tiempo para que éstos alcancen la altura ideal para el corte oscila entre tres y cuatro años, según el tamaño deseado: 1,50; 1,80; 2 y 2,5 metros.

Alimentación diaria
El corte se realiza uniformemente y al ras del suelo, para que el árbol pueda encajarse en un soporte de metal, desarrollado por Gilberto Sguario da Silva, que fundó Arboreto en sociedad con su hermano, dueño del predio de 75 hectáreas en Itararé en el cual se realizan las pruebas de campo. El soporte se compone de cuatro tornillos, que aseguran el sostén mecánico del árbol, y un reservorio destinado a la alimentación de la planta, en donde serán colocados diariamente entre 1 y 2 litros de agua.

Según el profesor Gonçalves, los cortes tradicionales, que arrancan incluso el terrón junto con parte de las raíces, degradan los terrenos de plantío, pues retiran grandes porciones de tierra, provocando la erosión y el empobrecimiento del suelo. Y uno de los grandes retos del proyecto fue encontrar un árbol capaz de resistir al corte. “La tuya, una de las especies que compiten y que se encuentran a la venta, no resiste al corte sin el terrón”, dice Silva.

Tras el corte, las ramas son amarradas, para facilitar el transporte hasta los locales de distribución, tarea que debe siempre efectuarse a la noche, para evitar la pérdida de humedad de los árboles. El sistema de humidificación de la base del tronco, desarrollado por la empresa, consiste de una esponja húmeda que envuelve toda la base del tronco, recubierta por una bolsa plástica. El árbol, que va junto con el soporte, es de fácil transporte manual, pues su peso no supera los 5 kilos.

El programa de comercialización de estos árboles fue desarrollado por Arboreto en asociación con consultores del Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae) de São Paulo. En el mismo constan detalles acerca de cómo deben ser acondicionados los árboles en el depósito de la empresa, los cuidados para el transporte, la mejor data para la venta y los lugares para divulgarlos.

Un producto con aceptación
La primera experiencia de ventas se concretó en 2001 en Alphaville, un barrio cerrado del municipio de Barueri, en el Gran São Paulo. Los habitantes y empresarios de ese condominio compraron 200 árboles. En julio de 2002, Arboreto, que – que registró a todos los compradores -, realizó una investigación post venta, para evaluar el nivel de aceptación del nuevo producto con relación a sus competidores. El resultado agradó bastante a la empresa. “De los clientes residenciales, todos quedaron satisfechos y pretenden repetir la compra este año”, comenta Silva. “Este índice cayó al 70% entre los clientes comerciales”. De acuerdo con la evaluación del empresario, éstos no siguieron las instrucciones dadas por escrito a los compradores, para regar diariamente los árboles. “Ése es el secreto para preservar el vigor, el color y las restantes características durante 45 días”, resalta el empresario.

Este año la empresa llevó alrededor de 500 árboles a São Paulo, para su venta en un local comercial que alquiló en el barrio de Morumbí y en una tienda de flores ubicada junto al puente Cidade Jardim, cerca del Jockey Club. El precio minorista de los árboles es de entre 100 y 160 reales, dependiendo del tamaño. “Pretendemos vender inicialmente en São Paulo, para evaluar la reacción del consumidor. Después iremos a Campinas, Curitiba y otras ciudades”, relata Silva. La estimación de ventas para el año que viene gira en torno a los mil árboles, como mínimo. “En dos o tres años estaremos vendiendo 2.500, la cantidad máxima permitida por el terreno en régimen de rotación”, dice el socio propietario de la empresa.

Los estudios y pruebas de campo realizados hasta ahora demuestran que la especie escogida, la Cryptomeria japonica, atiende los requisitos previos planteados al comienzo del proyecto. En la actual fase, los experimentos se orientan a la mejora del método de abono, la época de podas y la irrigación. Asimismo, otras dos especies aún no estudiadas en el proyecto serán evaluadas: el Pinus virginiana, originario de Estados Unidos, y el Pinus eldarica, procedente de Afganistán. Éstas fueron escogidas luego de efectuar consultas con la asociación estadounidense de productores de árboles de Navidad (National Christmas Tree Association), y tras pruebas preliminares de propagación y comportamiento de las especies en campo y en laboratorio. También se realizarán estudios de supervivencia de las especies después del corte, con el uso de sustancias antitranspirantes y conservantes que pueden diluirse en agua.

Nuevos plantadores
Según el profesor Gonçalves, a partir del momento en que el proyecto comenzó a ser difundido, la Esalq ya ha recibido varias consultas de interesados en trabajar con árboles de Navidad. Pero Gonçalves resalta que ha registrado un cambio en el perfil de las personas que consultan a la universidad, emplazada en Piracicaba. “Hemos recibido consultas principalmente de jubilados, que desean comenzar una nueva actividad en el interior”.

La transferencia de tecnología a los pequeños y medianos propietarios es uno de los objetivos del proyecto. Al mismo tiempo en que los experimentos continúan en el laboratorio y en el campo, Gonçalves vislumbra la posibilidad de que la región de Itararé se convierta en un polo productor de árboles de Navidad con la tecnología desarrollada por la Esalq. “La inversión es baja y genera un buen retorno”, evalúa. Los productores podrán formar lotes del mismo patrón y clasificar los árboles de acuerdo con la calidad.

Pero no se descarta la posibilidad de que la venta se haga individualmente, incluso con la apertura de las propiedades de los productores, para que los compradores elijan y reserven sus árboles cuando éstos aún están en el terreno, tal como se hace en Estados Unidos y Canadá. Para Gonçalves, aun con la transferencia de tecnología a otros productores, la gran ventaja de Arboreto consiste que la empresa salió a la delantera.

El Proyecto
Desarrollo de Árboles de Navidad Naturales para Brasil (nº 99/06186-0); Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE); Coordinador Antônio Natal Gonçalves – Esalq/Arboreto; Inversión R$ 251.400,00 y US$ 8.853,30

Republish