Imprimir Republish

Tecnociencia

Ladrillos biodegradables

Al reunir materiales tales como almidón de maíz, vinagre, residuos vegetales, agua y glicerina, el profesor Antônio Ávila, de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), fabricó un ladrillo biodegradable que se empleará en la construcción de fosas sépticas en Kenia. Los materiales se mezclan, se calientan y se ponen a secar al sol en moldes. Como los ladrillos se fabrican con encajes, su montaje es sumamente sencillo. Al empleárselos en las fosas sépticas, estos bloques se descompondrán en dos años y, junto con el resto del material, se transformarán en abono. Mediante el empleo de la técnica convencional, las fosas se hacen de cemento o barro, con piso de hormigón. Cuando no existe tratamiento y alcantarillado de desechos, estas cavidades suelen usarse por un año a lo sumo y después se las cierra, con lo cual el lugar queda inutilizado. Este trabajo fue seleccionado entre 2.500 proyectos en el mundo y premiado por la Fundación Bill y Melinda Gates con 100 mil dólares.

Republish