Imprimir Republicar

Tecnociencia

¿Por qué ellas son así?

Un X activo y otro parcialmente inactivo: una peculiaridad femenina

La genética lo ha confirmado: las mujeres son realmente seres especiales. Dos estudios publicados en Nature el 17 de marzo pasado desmenuzan el más intrigante de los cromosomas humanos: el X, ahora visto como una de las claves para entender la evolución de la especie humana, demostrando por qué somos distintos que los otros primates, y los contrastes entre hombres y mujeres, que no se restringen a las hormonas sexuales. Las mujeres tienen dos X, mientras que los hombres cargan un X y un Y. Las consecuencias de esto son trágicas: cualquier defecto en los genes del X se vuelve más evidente en los hombres, ya que el Y no carga una copia como para compensar la falla. En las mujeres, una de las copias del X es silenciada, aunque no enteramente. Uno de los estudios de Nature, coordinado por Laura Carrel, de la Universidad del Estado de Pensilvania, Estados Unidos, demostró que el 15% de los genes escapa de la desactivación y el 10% está inactivo en algunos X y en otros no, lo que indica que las mujeres pueden presentar patrones distintos de expresión génica y la desactivación del X explica también por qué algunas gatas tienen pelos de tres colores. Por otra parte, Mark Ross, del Wellcome Trust Sanger Institute de Inglaterra, secuenció el 99,3% de las zonas génicas del X, y arribó a la conclusión de que, tanto el X como el, Y derivaron de un par de cromosomas no sexuales, hace alrededor de 300 millones de años. Al margen de definir las diferencias sexuales, los 1.098 genes del X están asociados al 10% de las 221 enfermedades mentales de origen genético y participan en la producción de proteínas importantes para el funcionamiento del cerebro.

Republicar