guia do novo coronavirus
Imprimir PDF Republicar

Internacionalización

Un babel de vidrio

La Universidad Federal de São Carlos atrae a extranjeros para hacer investigación en ingeniería de materiales

La red de colaboradores del exterior del Laboratorio de Materiales Vítreos (LaMaV) de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), coordinado por el profesor de ingeniería de materiales Edgar Dutra Zanotto, reúne a investigadores de Francia, España, Portugal, Alemania, Bulgaria, República Checa, el Reino Unido, Estados Unidos, Rusia, Colombia y Argentina. Esa inserción internacional se cimenta en la producción científica y tecnológica del laboratorio en sus 34 años de existencia. Se trata de uno de los cinco grupos más productivos del mundo en nucleación y cristalización de vidrios, de acuerdo con datos de la base Scopus, y mantiene una fuerte asociación de investigación con el sector privado para el desarrollo de productos.

Esto explica por qué en el LaMaV de São Carlos hay actualmente investigadores de cinco nacionalidades distintas, entre profesores visitantes y estudiantes. “Muchos doctorandos, posdoctorandos y profesores visitantes extranjeros de renombre se han postulado para hacer pasantías en el LaMaV, y varios ya han trabajado con nosotros. Este intercambio constante es importante, pues la ciencia es universal”, dice Zanotto, de 56 años, paulista de Botucatú que fundó el núcleo de investigación en 1977, cuando cursaba su maestría en el Instituto de Física de la USP de São Carlos, y que actualmente comparte la coordinación del laboratorio con dos colegas, Ana Cândida Martins Rodrigues y Oscar Peitl Filho.

Uno de los profesores visitantes del laboratorio, invitado merced a una ayuda salarial de la FAPESP, es el francês Jean-Louis Souquet. Ya jubilado como docente del Institut National Polytechnique de Grenoble, Francia, Souquet mantiene una colaboración antigua con Ana Cândida Rodrigues, desde que ésta se doctoró en la École Nationale Supérieure d’Électrochimie et Électrométallurgie de Grenoble. Cuando se jubiló, el profesor francés le donó al LaMaV un horno de fusión de vidrios de su laboratorio que utilizaba una tecnología  no disponible en Brasil. “Ese horno está aquí, y sigue funcionando hasta ahora”, dice Zanotto. En 2007 y en 2009, Souquet pasó temporadas en el laboratorio brasileño. De regreso a São Carlos desde agosto, actualmente se aboca al proyecto de investigación del LaMaV intitulado “Mecanismos de transporte eléctrico en vidrios y vitrocerámicas”, coordinado por Ana Cândida. El valor actual de la ayuda mensual para investigadores visitantes asciende a 8.536,50 reales, en los casos de investigadores con calificación equivalente a la de profesor titular en las universidades estaduales paulistas.

Colaboración duradera
El ruso Vladimir Mikhailovich Fokin, investigador del Vavilov State Optical Institute, de San Petersburgo, llega en enero de 2011 también gracias a la ayuda de la FAPESP. Se trata de un antiguo colaborador del LaMaV. Será la sexta vez que pasa una temporada como profesor visitante en el laboratorio: la primera fue en 1998. “Tenemos unos 30 trabajos publicados juntos”, dice Zanotto. “Es uno de los más experimentados y prolíficos investigadores de nuestra área. Si usted digita los términos nucleación o crecimiento de cristales en vidrios en la base Scopus, verá que es uno de los cinco más productivos del mundo”, afirma Zanotto. “A Fokin le gusta mucho Brasil y se siente estimulado a venir a trabajar a São Paulo, dado que nosotros contamos con un parque de equipamientos moderno y actualizado. Aparte de nuestro laboratorio y de varios otros de la UFSCar, también puede recurrir a equipamientos de la USP, de la Unicamp, de la Unesp y del Laboratorio Sincrotrón”, dice Zanotto. “Las condiciones para hacer investigación en Brasil son mejores que en Rusia, especialmente con relación a los sueldos y al parque de equipamientos, de manera tal que somos muy competitivos como para atraerlo”, afirma. Vladimir Fokin elogia el dinamismo de la investigación brasileña, en contraposición con la rigidez de muchas tradicionales instituciones de Europa que conoce. “Siempre me impresiona el entusiasmo y las ganas de aprender y de hacer lo máximo posible de los estudiantes brasileños”, afirma. “Uno de las cosas más atractivas de mi investigación en el LaMaV es la excelente oportunidad de establecer contactos y colaboraciones con jóvenes investigadores y estudiantes”. Según él, las visitas a Brasil lo han ayudado a poner en práctica sus ideas científicas. “Eso no es solamente por las excelentes condiciones técnicas para hacer experimentos, sino también por la atmósfera productiva y amigable del laboratorio”, afirma.

El israelí Itay Dyamant, que vino a hacer un posdoctorado con beca de la FAPESP a partir del 1° de noviembre, es el más reciente colaborador del LaMaV. Doctor en ingeniería química por la Universidad Ben Gurion de Negev, Dyamant le había enviado una carta a Zanotto solicitándole una beca de posdoctorado. “Confieso que ni siquiera le respondí. Muchos jóvenes investigadores envían cartas a diversos lugares. Uno se esfuerza para traerlos y ellos terminan aceptando la oferta de un laboratorio norteamericano”, dice Zanotto. Pero sucede que el destinatario de una de esas cartas, el profesor de la Washington University con sede Saint Louis, Kenneth Kelton, le sugirió a Dyamant que insistiese con Zanotto, pues sus intereses de investigación tenían más que ver con el laboratorio de la UFSCar. “Le dije que solamente me daría el trabajo de elevar un proyecto a la FAPESP si él me asegurase que vendría. El se pagó el pasaje y el hospedaje de su propio bolsillo y se vino con la mujer a pasar una semana en São Carlos. Le gustó y entonces mandamos el proyecto a la FAPESP”, dice Zanotto. Actualmente, la beca de la FAPESP para posdoctores en Brasil es de 5.028,90 reales.

eduardo cesarEdgar Zanotto: investigación con focoeduardo cesar

El estudiante colombiano José Luis Narvaez Semanate, graduado en la Universidad de Cauca, está en UFSCar desde 2007. Fue recomendado por un profesor que había estudiado en Brasil, pero vino a São Carlos a hacer las pruebas por su cuenta, y obtuvo una beca de la Capes recién después de ser aprobado. “Cursé un semestre como alumno especial antes de ingresar a la maestría”, recuerda. En 2009 concluyó la maestría con beca de la Capes y ahora cursa su doctorado con beca del CNPq, bajo la dirección de tesis de la profesora Ana Cândida Rodrigues. “El Colombia sería casi imposible hacer un posgrado, pues no hay becas”, afirma. “Brasil ofrece muchas oportunidades y el LaMaV es uno de los mejores laboratorios del mundo en el área de vidrios. Tiene excelente infraestructura y personal técnico, lo que permite trabajar con tranquilidad”, afirma. Su plan, al menos por ahora,  es regresar a Colombia después que termine el doctorado para trabajar como investigador. “Pero pretendo mantener el vínculo con el LaMaV”, afirma.

Un granero
Por último, el estudiante danés Jonas Kjeldsen llegó a São Carlos por un período de seis meses para obtener el grado de máster en ingeniería química, con beca del gobierno de Dinamarca. Supo del grupo de São Carlos por intermedio de un profesor alemán, Ralf Keding, de su universidad de Dinamarca. “Él había pasado dos años en São Carlos en el comienzo de su carrera y conocía el lugar y a la gente”, dice Kjeldsen. “Me quedó la impresión de que la universidad era muy seria y al cabo de algún tiempo aquí me di cuenta de que estaba en lo cierto. El LaMaV es un granero de conocimiento muy grande y estoy contento por formar parte de eso”, dice.  La vía es de doble mano. Actualmente, dos estudiantes de grado del LaMaV están haciendo pasantías en Alemania, y a partir de 2011, un doctorando pasará una temporada en Estados Unidos y un posdoctorando irá a Portugal y España.

Para Zanotto, la consistencia de su grupo se relaciona con la dedicación a una misma área durante 34 años. “Nosotros tenemos un foco, que son los vidrios, especialmente los procesos de nucleación y cristalización, y un know-how sólido y consolidado en este tema, lo que nos ubica entre los principales grupos mundiales en este campo”, afirma. “Es distinto de lo que sucede con muchos grupos competentes, que cambian de tema cada dos o tres años: migran de cerámicas tenaces para superconductores, de allí a filmes finos, nanotecnología, después al grafeno… y terminan con que no profundizan y no marcan posición en ninguno de ellos”, dice el profesor. Zanotto evalúa que la formación de su red internacional tuvo su origen en los contactos que él mantuvo durante las temporadas que pasó en el exterior. Hizo su doctorado en la Universidad de Sheffield, del Reino Unido, a comienzos de los años 1980, y realizó pasantías de investigación en la Universidad de Arizona, Estados Unidos (1987), en la Escuela Internacional de Estudios Avanzados en Ciencia de Polímeros de la Universidad de Ferrara, Italia (1993), y en la Universidad de Florida, Estados Unidos (2005). “Después se fueron sumando los contactos internacionales que entablé durante congresos y también los de mis colegas profesores y los de los alumnos”, afirma.

El LaMaV es responsable de diversos aportes relevantes en los campos de la investigación básica –nucleación y crecimiento de cristales en vidrios y propiedades fisicoquímicas de vidrios– y aplicada a temas tales como las vitrocerámicas. Un ejemplo en el campo de la investigación básica fueron dos artículos publicados por Zanotto en 1998 y 1999, en el American Journal of Physics, el primero de ellos comentado en Science, en que desmontaba el mito de que las iglesias medievales como la de Notre-Dame, por tener vitrales más espesos en la base que en la cúspide, constituyen la prueba de que el vidrio puede fluir a temperatura ambiente. Que el vidrio es un líquido viscoso no es lo que discutió, pero demostró que para escurrirse a punto tal de alcanzar el espesor observado en los templos el material tardaría millones y millones de años. Con base en el análisis de la composición de 350 vitrales medievales, arribó a la conclusión de que las diferencias de espesor en cuestión son producto a decir verdad y simplemente de defectos de fabricación del vidrio.

En el campo de la investigación aplicada, el laboratorio produjo importantes contribuciones al desarrollo de vitrocerámicas, un sofisticado material policristalino que cuyo origen es el vidrio y puede emplearse en la fabricación de huesos y dientes artificiales, sustratos de discos rígidos de laptops, espejos de telescopios gigantes, pisos de lujo, ollas transparentes resistentes al shock térmico y placas de modernas cocinas eléctricas, en lugar de los tradicionales quemadores a gas (lea en Pesquisa FAPESP nº 76).

Industrias
El LaMaV también mantiene una estrecha cooperación con industrias. Dos decenas de proyectos de investigación y desarrollo se concretaron en los últimos 20 años junto con más de 40 empresas, entre las cuales se pueden citar Pirelli, Usiminas, Companhia Baiana de Pesquisas Minerais (CBPM), Alcoa, Nadir Figueiredo, Saint-Gobain (Francia) y Optigrate (EE.UU.). Su más reciente incursión en la investigación empresarial tiene que ver con el biosilicato, un material bioactivo capaz de unirse al esmalte dental y prevenir la hipersensibilidad de la dentina (lea en Pesquisa FAPESP nº 158). La investigación sobre el biosilicato derivó en la creación de una empresa en São Carlos.

Recientemente, el reconocimiento internacional de la investigación realizada en el laboratorio le significó a Zanotto una invitación de la Elsevier Publishing Co. para liderar el Journal of Non-Crystalline Solids (JNCS), la principal publicación del área de estudios de materiales vítreos y amorfos. Desde octubre, Zanotto está al mando de la revista, junto a B. G. Potter, de la Universidad de Arizona, y J. W. Zwanziger, de la Dalhousie University. Es la primera vez que un extranjero asume esa función; los cinco ex editores de la revista durante los últimos 50 años eran estadounidenses. Según Zanotto, la nominación es un reflejo de la reputación del LaMaV, que “está en pie de igualdad con los más conocidos laboratorios internacionales especializados en ese campo. Esperamos que esto contribuya para atraer más financiamiento y buenos alumnos y colaboradores brasileños y extranjeros”.

Republicar