guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Arte

Una especialista en la voz

Regina Machado concilia la investigación académica con su carrera como cantante

Regina Machado y Tom Zé: una colaboración que empezó en la década de 1980, cuando la cantante participaba en los shows del compositor

Gal Oppido Regina Machado y Tom Zé: una colaboración que empezó en la década de 1980, cuando la cantante participaba en los shows del compositorGal Oppido

Multiplicar-se única, título de una canción de Tom Zé que le da nombre al CD independiente que la cantante, compositora, investigadora y docente Regina Machado lanzó al final de 2015, sólo con canciones del compositor, dice bastante sobre su actuación en el área artística y académica. Machado despliega diversas funciones musicales, avanzando por sendas que parten de un trabajo centrado en el estudio de la voz.

Graduada en música popular por la Universidad de Campinas (Unicamp), donde se desempeña como docente en el Instituto de Artes (IA), publicó en 2011 el libro A voz na canção popular brasileira – um estudo sobre a Vanguarda Paulista (Ateliê Editorial). En esa obra, producto de su tesina de maestría defendida en 2007 en la Unicamp, investiga el abordaje vocal del referido movimiento musical independiente de la década de 1980. “Elegí ese período porque reveló nuevas posibilidades de realización vocal como consecuencia de la comprensión de los patrones de entonación de la lengua hablada”, dice la cantora. El canto que incorpora el ritmo y los patrones del habla es un rasgo común entre los artistas de la Vanguardia Paulista, tales como Ná Ozzetti, Tetê Espíndola y Arrigo Barnabé.

Existe una conexión notable entre la parte artística y la parte académica de Machado, lo que se refleja en sus discos, desde la selección del repertorio hasta el elaborado trabajo de arreglos e interpretación. La cantora ingresó en el ambiente universitario “tardíamente”, a los 27 años. En una edad en que los jóvenes suelen salir de la enseñanza media y entrar directamente a la facultad, ella se dedicó a tocar y cantar en la noche. Entre otras actividades, hizo vocales de apoyo para Tom Zé. “Aquel universo musical me sorprendió”, comenta Machado. “No era sólo la música, era también la performance, y él se refería a cosas de la filosofía oriental, la semiótica y la literatura. Algo me mostró que había allí un camino que yo quería seguir”. En la década de 1990, la cantora fundó una escuela propia, Canto do Brasil, que existe hasta los días actuales y tiene su sede en el barrio paulistano de Lapa. La cantante Mônica Salmaso fue una de sus alumnas.

En sus cuatro CDs, lanzados a partir de 2000, entre autores menos conocidos y composiciones propias, también se dedicó a reinterpretar canciones de Chico Buarque, Edu Lobo y Caetano Veloso, escapando de los clásicos de cada uno de ellos. “Mi trayectoria académica se fue delineando de acuerdo con esas referencias musicales. Creo que todo parte del oficio: hacer, escuchar y cantar”. De allí provino la materia prima para el desarrollo académico de la cantante. “La música que siempre me encantó y que fue el motivo de mi deseo de realización profesional me llevó a estudiar y entender los nexos que me trajeron hasta acá.”

El CD recientemente lanzado, el cuarto de la carrera de la cantante, en el cual despliega diversas funciones musicales

Reproducción El CD recientemente lanzado, el cuarto de la carrera de la cantante, en el cual despliega diversas funciones musicalesReproducción

Dos de los hitos de esa trayectoria son Luiz Tatit y Dante Ozzetti, artistas independientes ligados al ambiente alternativo al mercado de la música de entretenimiento en el cual se consolidó el movimiento Vanguardia Paulista. Ozzetti es el productor del disco de Regina Machado con temas de Tom Zé. Tatit escribió el prefacio de su libro. Bajo su supervisión, ella defendió su doctorado en lingüística y semiótica en la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo (FFLCH-USP) en 2012, con la tesis intitulada De la intención al gesto interpretativo. Un análisis semiótico del canto popular brasileño, que aún no ha sido publicada como libro.

“Regina es una cantante que se interesó en entender de qué manera se componen las canciones y por eso vino a investigar y a buscar mi supervisión”, comenta Tatit. “Ella quería tener algunos criterios de análisis acerca de cómo extraer interpretaciones específicas para determinadas canciones. Lo que está por detrás de ello es quizá el estudio de la semiótica, que la instiga a elaborar una visión más amplia de la construcción del sentido, en las modalidades auditivas o visuales. Y ella buceó en ello.”

Aparte de la satisfacción que siente como investigadora, Regina Machado valora en particular su trabajo como docente, debido al contacto con los alumnos. Entre ellos menciona a algunos destacados de la nueva generación, tales como los cantantes Lineker y Lívia Nestrovski. “Son artistas que aún están haciéndose su espacio”, sostiene. El contacto entre generaciones transcurre también en la investigación, como en el proyecto que encabeza en el IA-Unicamp llamado “Vox Mundi – Grupo de estudios de la voz popular mediatizada, la erudita y la de los pueblos tradicionales”. Machado se reúne semanalmente con nueve alumnos que ella dirige en el posgrado, aparte de la cantante Magda Pucci, directora musical del grupo Mawaca, su exalumna.

“Cada alumno tiene su propio trabajo de investigación, pero todos están conectados con el mío, es decir, trabajan con la voz y con la construcción de los sentidos”, dice Machado. En 2013 y 2015, el grupo organizó dos eventos académico-artísticos en la Unicamp, denominados Encuentro de Estudios del Canto y de la Canción Popular, con shows, charlas, clases y mesas de debate. Entre los artistas que participaron estaban Tatit, el músico, compositor y ensayista José Miguel Wisnik, el cantante, compositor y guitarrista Roberto Mendes y el cantante, compositor, guitarrista y poeta Tiganá Santana. “Fueron experiencias increíbles para todos, dentro y fuera de la universidad, debido a la posibilidad de diálogo y para entender que las artes están dentro de la universidad porque son parte fundamental de la producción humana”, comenta Machado.

Republish