Guia Covid-19
Imprimir Republish

Patrimonios

Amenazada de extinción

Con colecciones científicas que llegan a 600 mil piezas, la Fundación Zoobotánica de Rio Grande do Sul lucha por su supervivencia

La fachada de la fundación, donde caben el museo, el jardín botánico y el zoológico

Félix Zucco/Agência RBS

Hace más de tres años que la Fundación Zoobotánica (FZB) de Rio Grande do Sul se enfrenta a la posibilidad de su desaparición inminente, envuelta en un clima de incertidumbre acerca de la continuidad de sus investigaciones y servicios, así como del destino de sus colecciones biológicas y paleontológicas, que agrupan alrededor de 600 mil muestras de animales y plantas, tanto de la actualidad como del pasado remoto. La FZB se encuentra a cargo  de la administración del Jardín Botánico, del Museo de Ciencias Naturales y del Parque Zoológico e integra, junto a otras nueve fundaciones gaúchas, la lista de instituciones que serán cerradas como consecuencia de un recorte de los gastos anunciado por el gobernador gaúcho José Ivo Sartori en agosto de 2015. La medida fue aprobada por la Legislatura de Rio Grande do Sul en el mes de diciembre de 2016.

Desde entonces, la institución que fuera creada en 1972 y dispone de un presupuesto anual que ronda los 30 millones de reales, acciona ante la Justicia para evitar el cierre, en un proceso plagado de idas y vueltas. El 11 de octubre, la batalla legal parecía haber llegado a su fin: el gobierno del estado disolvió oficialmente a la FZB por medio del Decreto Estadual nº 54.268/ 2018. Sin embargo, ocho días después, el Tribunal de Justicia de Rio Grande do Sul revocó el decreto atendiendo a un recurso de amparo provisorio de urgencia de la Fiscalía del Estado. La suspensión es válida hasta tanto la Justicia se expida en forma definitiva sobre la validez del instrumento que la fiscalía plantea para que el gobierno gaúcho presente un plan de extinción de la FZB que contemple una garantía para la continuidad de las actividades del Jardín Botánico y del Museo de Ciencias naturales (la propuesta incluye que el zoológico sea cedido a la iniciativa privada).

Ana Maria Ribeiro Huesos de la pata del dinosaurio Guaibasaurus candelariensis, que integra la colección paleontológica del Museo de Ciencias NaturalesAna Maria Ribeiro

El decreto de la gobernación del estado prevé que las actividades y los 180 empleados de la FZB, de los cuales 25 son investigadores, se incorporen a la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (Sema). “Las investigaciones de la fundación eran buenas e independientes, pero desconectadas del Sema. No sé si el cierre de la FZB es la mejor solución, pero lo que la motivó fue la reforma administrativa para reducir gastos”, explica Ana Pellini, secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible. “Mi deseo es aprovechar a toda esa gente. No obstante, a partir de la nueva administración, no tengo cómo garantizarles la permanencia a todos”. El año pasado, el gobierno gaúcho registró un déficit de 1.670 millones de reales.

Según el biólogo Jan Karel Felix Mahler Junior, del sector de Conservación y Manejo del Museo, la Sema no dispone de mano de obra calificada y capacitada específicamente para hacerse cargo de las 18 colecciones de fauna y flora actual y fósil de la FZB o para llevar adelante sus investigaciones. La colección de reptiles del museo, por ejemplo, es la más importante del sur de Brasil, con alrededor de 17 mil muestras, de las cuales 15 son ejemplares tipo (que sirven como modelo de una especie) o paratipo (que representan ciertos aspectos de las variaciones dentro de una misma especie. “No alcanza con designar a un biólogo para que se ocupe de las colecciones. Las funciones de la fundación y de la secretaría son diferentes”, comenta Mahler. En su colección paleontológica, la fundación también alberga fósiles de algunos de los dinosaurios más antiguos de Brasil y del mundo, tales como Guaibasaurus candelariensis y Sacisaurus aguodensis, ambos hallados en tierras gaúchas y que vivieron hace alrededor de 220 millones de años.

Para el presidente del directorio de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica de Rio Grande do Sul (Fapergs, en portugués), Odir Antônio Dellagostin, la incorporación del Jardín Botánico y del Museo de Ciencias Naturales al Sema podría ayudar a mantener sus colecciones, si bien las perspectivas para las investigaciones son menos optimistas. “La contratación de nuevos científicos probablemente deje de existir”, dice Dellagostin.

Mariano Pairet La fundación no renovó el convenio con el Instituto Vital Brasil para la producción del suero antiofídicoMariano Pairet

Investigación básica y aplicada
Algunos investigadores temen que la absorción de la FZB por la secretaría conduce a la pérdida de autonomía en cuanto a la elección libre de los temas y enfoques de sus estudios, dado que la Sema se encuentra directamente ligada al Poder Ejecutivo. “Lo que la secretaría entiende como investigación es la investigación aplicada. No se percibe que la investigación básica es la que le brinda sostén a la aplicada”, subraya Ana Maria Ribeiro, curadora de la colección de paleontología del museo, compuesta por 18 mil piezas. “El Museo Nacional acaparó la atención del público por su incendio repentino. Acá se está acabando con nuestro museo a fuego lento”. Hoy en día, la FZB lleva adelante 148 proyectos y subproyectos, de los cuales el 41% están vinculados a la secretaría, el 36% a demandas externas y el 23% a demandas internas. Otro ítem apuntado por los investigadores es que la fundación, dado que dispone de un RNPJ (Registro Nacional de Personería Jurídica) propio, cuenta con mayor flexibilidad para la captación de recursos, una ventaja que se perdería con su incorporación a la Sema.

Con el objetivo de mantener sus investigaciones y actividades académicas, la FZB tiene previsto firmar convenios con instituciones de enseñanza superior y brindar estímulo al posgrado. En el mes de septiembre, La Coordinación de Perfeccionamiento del Personal de Nivel Superior (Capes), aprobó, por ejemplo, las creación del primer máster académico de la fundación, en el área de sistemática y conservación de la diversidad biológica, que estará administrado en conjunto con la Universidad Estadual de Rio Grande do Sul (Uergs). Empero, a partir de la posible caducidad de la FZB, el programa tiende a no implementarse.

Las dudas al respecto del futuro de la fundación también han afectado al área de la prestación de servicios. Entre las actividades que se vieron afectadas figura la interrupción de los programas Ciencia en la Plaza y El Museo va a la Escuela. “El convenio entre la FZB y el Instituto Vital Brasil no se renovó el año pasado”, dice el biólogo Marco Aurélio Azevedo, del Museo de Ciencias Naturales. La colaboración implicaba el uso del veneno de víboras autóctonas para la producción de suero antiofídico y la realización de investigaciones sobre la ponzoña. Si la situación de la FZB no llega a buen término para fin de año, su destino se decidirá luego de la asunción de la nueva administración estadual, que tendrá lugar en enero de 2019.

Republish