Imprimir Republicar

Indicadores

Apoyo demostrado

La FAPESP preservó la inversión en investigación pese a la desaceleración de la economía, de acuerdo con su informe de actividades de 2014

034-037_Relatório FAPESP_234-01La FAPESP invirtió 1.153 millones de reales en fomento de la investigación científica el año pasado, un nivel superior a los 1.103 millones de reales desembolsados en 2013. Este resultado es uno de los destacados del Relatório de atividades 2014, el informe presentado en la sede de la Fundación el día 22 de julio, con una exposición de reproducciones de obras de la artista plástica Maria Bonomi que ilustran la publicación. La recaudación de la Fundación llegó en 2014 a los 1.222  millones de reales, un 5% más que en 2013 en valores corrientes. De dichos total, el 81,7% proviene de transferencias de recursos del Tesoro paulista: la FAPESP es acreedora ‒tal como está previsto en la Constitución del estado‒ del 1% de la recaudación tributaria del estado de São Paulo. Otro 12,2% tuvo su origen en otras fuentes, tales como convenios con otras agencias de fomento de la investigación, empresas e instituciones de enseñanza e investigación de Brasil y del exterior. El otro 6,1% se originó en ingresos patrimoniales de la Fundación. Como prevé su estatuto, la FAPESP mantiene un patrimonio que se destina a invertir en el apoyo a la investigación como complemento de los recursos que percibe del Tesoro. “Pese a la desaceleración de la actividad económica en Brasil registrada en 2014, con la consiguiente merma de la recaudación pública paulista, la FAPESP fue capaz de mantener sus compromisos y de cumplir con su misión de apoyar el desarrollo de la investigación científica en nuestro estado”, afirmó el presidente de la FAPESP, Celso Lafer.

La versión completa del informe de 2014 y las ediciones de años anteriores se encuentran disponibles en www.fapesp.br/publicacoes/. “Facilitar la visibilidad de sus actividades es central para la FAPESP, que debe ser una de las pocas organizaciones en Brasil que le ofrece a los contribuyentes todos sus informes anuales de actividades desde el año de su fundación, 1962, disponibles en internet”, dijo el director científico de la Fundación, Carlos Henrique de Brito Cruz. En los últimos años, las principales modificaciones en el perfil de erogaciones de la FAPESP fueron la creación de las becas de Pasantía de Investigación en Exterior (Bepe), un programa destinado a alumnos de iniciación científica, maestría y doctorado e investigadores de posdoctorado de São Paulo, destinado a impulsar la internacionalización de la investigación, lo que aumentó los gastos con becas en el exterior de menos del 1% del total a casi un 7%, y el apoyo a la infraestructura de investigación por medio de la Reserva Técnica para Infraestructura Institucional de Investigación, una modalidad de apoyo cuyo objetivo es su utilización en reformas de laboratorios, adquisición de equipos y organización de cursos de actualización para técnicos, entre otros fines, que se han ubicado en torno del 4% de los gastos totales. “En ambos casos se aspira a inducir cambios institucionales en el sistema paulista de investigación: en uno estimulando la experiencia y las conexiones internacionales, y en el otro mediante la planificación de las instituciones”, afirmó Brito Cruz.

Proyectos presentados por investigadores de la Universidad de São Paulo (USP), la institución responsable por poco más de una quinta parte de toda la producción científica brasileña, percibieron el 47,55% de los desembolsos de la FAPESP en 2014. Luego se ubican los de la Universidad de Campinas (Unicamp), con un 14,29%, y los de la Universidade Estadual Paulista (Unesp), con un 13,41%. En tanto, proyectos desarrollados en instituciones federales de educación superior y de investigación instaladas en São Paulo, tales como la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp) o el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), entre otros, recibieron un 12,14% del total. El área de salud, que concentra a un gran número de investigadores y genera muchas solicitudes de ayudas y becas, fue la que recibió más recursos: el equivalente al 28,56% del total (véase el cuadro). Luego aparecen biología (15,8%), ciencias humanas y sociales (10,4%), ingenierías (10,27%) y agronomía y veterinaria (8,2%).

034-037_Relatório FAPESP_234-02Giant magellan telescope
Un destacado de 2014 fue el aumento de la inversión en el área de astronomía y ciencia espacial. El volumen de recursos desembolsados el año pasado ascendió a 30,9 millones de reales, ante 7,9 millones de reales en 2013. La integración de la FAPESP al consorcio internacional responsable del Giant Magellan Telescope (GMT), que empezará a construirse este año en los Andes chilenos, ayuda a explicar ese incremento de la inversión. El GMT, que deberá funcionar plenamente en 2021 y se convertirá entonces en el mayor telescopio terrestre en actividad, augura multiplicar la capacidad de investigación de la comunidad de astronomía de São Paulo. “Las inversiones en astronomía, fundamentalmente las de vanguardia, son de índole estratégica y tienen una madurez a largo plazo”, dice el astrofísico João Steiner, del Instituto de Astronomía, Geofísica y Ciencias Atmosféricas (IAG) de la USP, mentor y coordinador del proyecto que hilvanó la entrada en el GMT. “Las decisiones de hoy tendrán un profundo impacto en la próxima generación de científicos paulistas. Estamos invirtiendo en eso”. La FAPESP invertirá 40 millones de dólares en el proyecto, un 4% de su costo total. Esto también le asegurará un 4% del tiempo de operación a la comunidad astrofísica paulista, que reúne a una tercera parte de los investigadores del área en Brasil y produce la mitad de la producción científica nacional. (Lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 231).

El informe muestra la naturaleza de la inversión en investigación científica realizada por la Fundación en distintos cortes. Cuando se analizan los objetivos del fomento, por ejemplo,  se observa que el 40,82% de los recursos se destinó a investigaciones que apuntan principalmente al avance del conocimiento, mientras que el 51,77% fue a parar a proyectos que combinaron el avance del conocimiento con sus aplicaciones, y un 7,4% tuvo como fin la mejora de la infraestructura de investigación disponible en el estado (véase el cuadro). La categoría cuyo objetivo es el avance del conocimiento comprende proyectos destinados a la formación de recursos humanos y al estímulo de la investigación académica, lo cual incluye una parte significativa de las becas, de las ayudas regulares y de los proyectos temáticos, aparte de programas tales como el de Jóvenes Investigadores en Centros Emergentes y el São Paulo Excellence Chairs (SPEC), destinado a establecer colaboraciones entre instituciones del estado de São Paulo e investigadores de alto nivel radicados en el exterior. En tanto, el grupo de las investigaciones que apuntan a aplicaciones contempla iniciativas que, aunque también se destinan a hacer que avance el conocimiento, tienen un interés económico y social notable. Éste comprende a las ayudas y becas en las áreas de ingeniería, salud, agronomía y veterinaria, por ejemplo, aparte de programas tales como el de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe) y el de Investigación en Políticas Públicas. La tercera vertiente, de apoyo a la infraestructura, apunta, entre otros ejemplos, a recuperar y modernizar laboratorios de universidades e instituciones de investigación o actualizar colecciones, lo cual resulta indirectamente en avances del conocimiento.

Otra forma de visualizar la inversión consiste en distinguirla según las líneas de fomento, agrupadas en tres categorías. La principal, con el 78,61% de los recursos, es la de los programas regulares, aquéllos que contemplan las demandas espontáneas de los investigadores. Esta categoría incluye a las diversas modalidades de becas, con inversiones de 482,49 millones de reales, el 41,84% del total, y las ayudas regulares a proyectos de investigación, con 423,96 millones de reales, o el 36,77% del total. En 2014, la Fundación pagó en 11.197,4 becas por mes en promedio, divididas entre doctorado directo (4.068), iniciación a la investigación científica (2.430), posdoctorado (1.937), maestría (1.910), Capacitación Técnica (697), Jóvenes Investigadores en Centros Emergentes (79,5), Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (46,5), Enseñanza Pública (20,5) y Periodismo Científico (7).

034-037_Relatório FAPESP_234-03Los programas especiales
También en 2014 se suscribieron los contratos de 3.949 ayudas regulares. Esta cantidad es ligeramente superior a la de 2013 (3.844), pero se ubica aquende la de 2012 (4.292). Las ayudas se dividen en ayuda regular a la investigación (1.544), participación en reunión en el exterior (963), organización de reunión (560), publicación (346), investigador visitante del exterior (241), participación en reunión en Brasil (200), proyecto temático (76) e investigador visitante de Brasil (19).

Una segunda categoría es la de los programas especiales, con un 11,19% del total, ó 129,06 millones en 2014. Éstos apuntan a inducir la investigación en determinadas áreas del conocimiento y a superar carencias del sistema de ciencia y tecnología paulista. Son varios programas, entre los cuales se encuentra el de apoyo a la Infraestructura y el de Investigación en eScience. La tercera es la de los programas de investigación para la innovación tecnológica tales como el Biota, que estudia la biodiversidad, el de Investigaciones en Bioenergía (Bioen) o de Investigaciones sobre Cambios Climáticos Globales (PFPMCG), y los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepid), entre otros.

El informe también exhibe datos que muestran el funcionamiento del sistema que evalúa el mérito de las solicitudes de becas y ayudas, basado en el análisis a cargo de pares. Cada pedido es analizado por uno o más investigadores sin vínculo formal con la Fundación, ligados al área del conocimiento del proyecto que ha de evaluarse. Estos asesores emiten dictámenes sobre la calidad de los proyectos que sirven de apoyo a las decisiones que toma la Fundación. En 2014, la FAPESP contó con el apoyo de 7.566 asesores que emitieron 22.604 dictámenes. La mayoría (7.460, el 98,6% del total) emitió entre uno y cuatro dictámenes, mientras que 25 analizaron cinco o más proyectos. Los asesores actúan en su mayoría en el estado de São Paulo (19.524), pero también se cuenta con la contribución de investigadores de Río de Janeiro (538 asesores), Minas Gerais (376) y Rio Grande do Sul (262).

034-037_Relatório FAPESP_234-04Como resultado del esfuerzo de internacionalización que la FAPESP viene realizando durante los últimos años, ha aumentado el porcentaje de becas de posdoctorado en Brasil concedidas a investigadores de otros países. En 2014, investigadores del exterior respondieron por el 17% de las concesiones, con una mayor incidencia de las ciencias exactas, las de la tierra, las biológicas y las humanas. “Esta cantidad es un dato sumamente positivo, pues la presencia de científicos de otras nacionalidades en São Paulo necesariamente promueve la producción de artículos e investigaciones en cooperación internacional, lo cual incrementa la visibilidad y el impacto de la ciencia paulista”, afirmó Celso Lafer. En 2014 se contrataron 984 nuevas becas de pasantías de investigación en el exterior, con las cuales becarios de grado y posgrado e investigadores de posdoctorado de la FAPESP pasan períodos de tiempo en centros de investigación de otros países. Los cinco destinos más buscados fueron Estados Unidos, Francia, Inglaterra, España y Canadá.

También en el terreno de la internacionalización, se firmaron 38 nuevos acuerdos de cooperación en 2014 con agencias de fomento científico e instituciones de educación e investigación extranjeras. Otros 87 ya estaban vigentes, firmados con 78 instituciones de 18 países. La FAPESP mantuvo en 2014 su serie de simposios FAPESP Week, organizados desde 2011 con el objetivo de expandir la proyección de la ciencia brasileña en el exterior y estimular la cooperación con grupos extranjeros. Por primera vez, China y Alemania fueron sedes de estos eventos, que también se organizaron en los campus de Berkeley y de Davis de la Universidad de California, en Estados Unidos. En Washington, la FAPESP organizó un seminario sobre investigación en la Amazonia en cooperación con el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Republicar