Imprimir Republicar

Tecnología

Aumenta el poder de compra

Cada vez es mayor la influencia de las automotrices sobre los proveedores de autopartes

En los últimos diez años, se construyeron y se encuentran en actividad 12 plantas industriales para la producción de vehículos automotores en Brasil. Este hecho, aliado a los cambios estructurales de los fabricantes en todo el mundo, ha generado nuevos comportamientos entre las fábricas automotrices y sus proveedores de autopartes. Actualmente, la influencia de las terminales automotrices es mayor y más decisiva, especialmente sobre los proveedores de capital nacional, de menor porte y con menor capacidad tecnológica. Y esto sucede incluso con la incorporación de nuevos procesos de producción, que priorizan la tercerización y una mayor integración entre las automotrices y sus proveedores.

La principal característica de esos nuevos modelos de producción es la reducción del número de proveedores directos. Hecho que, en principio, podría redundar en un aumento del poder de negociación de los proveedores de autopartes. Pero no es así. “Son las automotrices quienes lideran las relaciones comerciales en este mercado”, dice Alceu Gomes Alves Filho, profesor del Departamento de Ingeniería de Producción de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar). Gomes Alves coordina un grupo de estudio interdisciplinario con el objetivo de analizar la organización de la producción de la industria automotriz instalada en el país.

Estrategia mundial
Los principales focos del equipo son: entender cómo evolucionan las relaciones entre las automotrices y sus proveedores y cómo esas empresas organizan la producción. Es un trabajo exploratorio, pero que presenta algunos resultados generales concretos, como una mayor influencia de las automotrices sobre sus proveedores, motivada por tres factores levantados por el equipo. El primero se relaciona con una característica del mercado. Las empresas de autopartes dependen de las compras de las automotrices. En 1999, solamente un 19% de la facturación del sector de autopartes salió del mercado de repuestos, por ejemplo. El segundo factor se relaciona con la reglamentación del mercado.

La apertura económica y el Régimen Automotor, introducidos en los años 90 en Brasil, permitieron la importación de piezas por parte de las terminales. Las compras internacionales del sector saltaron de 708,2 millones de dólares en 1989 a 3,64 mil millones en 1999, y un número mayor de proveedores internacionales se instaló en Brasil, siguiendo a sus principales clientes. El tercer factor está relacionado con la propia estrategia de producción de las automotrices, que en gran medida determina tanto el ritmo como la calidad y la tecnología de sus proveedores.

Para realizar sus análisis, el equipo de la UFSCar estudió todo el mercado brasileño, pero se valió de la proximidad física para seguir de cerca la relación entre la Fábrica de Motores de Volkswagen, instalada en 1996 en la ciudad de São Carlos, y diez de sus suministradores de partes. Pudo observar, por ejemplo, que la influencia de la automotriz está relacionada no solamente con los precios, sino también con el desarrollo tecnológico y el proceso productivo. “Incluso los grandes proveedores, que teóricamente se relacionan con las automotrices de igual a igual, tienen sus estrategias comerciales bastante supeditadas a las de las terminales automotrices”, dice Alves Filho.

EL PROYECTO
Consorcio Modular y sus Impactos en la Cadena de Suministros de la Fábrica de Motores Volkwagen-São Carlos
Modalidad
Proyecto temático
Coordinador
Alceu Gomes Alves Filho – Departamento de Ingeniería de Producción de la UFSCar
Inversión
R$ 94.520,00

Republicar