Imprimir Republicar

Antropolog

El ADN de las cavernas

El genoma del hombre de Neandertal trae pistas acerca de nuestro origen.

Hace 38 mil años vivió en el actual este de Europa un hombre que ni remotamente imaginaba cómo entraría en la historia. En 1980, arqueólogos encontraron en la caverna de Vindija, Croacia, uno de sus fémures cuyo genoma ahora está siendo descifrado por dos equipos de genetistas, uno en Estados Unidos y otro en Alemania. Los primeros resultados de los dos grupos están, respectivamente, en las revistas científicas Science y Nature (16 y 17 de noviembre). Está terminada solamente una fracción del trabajo, pero ya basta para estimar cuándo las dos especies hermanas — Homo Sapiens y Homo Neanderthalensis — se diferenciaron y cuán semejantes son sus respectivos ADN. La secuencia completa del genoma neandertal está proyectada de aquí a dos años. Los investigadores consideran que ella puede esclarecer el origen de las características anatómicas y de comportamiento que definen al hombre moderno.

Un equipo liderado por Edward Rubin trabaja en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en California, Estados Unidos. El grupo decodificó 65 mil pares de bases, las unidades que componen el ADN. Falta mucho, el genoma del hombre moderno contiene por vuelta 3 mil millones de pares de bases. Los dos homínidos son genéticamente muy parecidos: la muestra de Rubin indica una semejanza de 99,5%. El grupo no encuentra evidencias de cruzamiento entre las dos especies — hipótesis recientemente esgrimida por otros investigadores, como Bruce Lahn y colegas en un artículo publicado en la PNAS también en noviembre — y estima que las dos especies se separaron hace 370 mil años.

El equipo alemán, coordinado por Svante Päabo, del Instituto Max Planck para Antropología Evolutiva, analizó más ADN, un millón de pares de bases, y calculó una fecha más distante para la separación entre ambas especies: 516 mil años atrás. Pero, como existe un gran margen de error, aún no se sabe si la diferencia entre las dos estimaciones es relevante. Los datos no indican mezcla de genes de las dos especies; si hubo cruzamiento, éste fue limitado e involucró sobre todo a hombres sapiens y mujeres neandertales.

Competencia
El trabajo de los dos grupos es un hecho técnico. Expuesto durante millares de años a la intemperie, el material genético degradado es extraído de los fósiles en minúsculos fragmentos. El rompecabezas puede ser armado utilizando como arquetipo el genoma del hombre moderno. Asimismo, el ADN antiguo llega mezclado con el de intrusos, como bacterias y humanos actuales. A pesar de los desafíos, los investigadores involucrados en el proyecto afirman que tienen la tecnología para completar el secuenciamiento.

Los neandertales vivieron en Europa y en el oeste asiático hace entre 400 mil y 30 mil años. De acuerdo con el registro fósil, se extinguieron luego de la llegada del Homo Sapiens a la región, a partir de África. Artefactos arqueológicos indican que podría haber tenido lugar intercambio cultural entre ambos homínidos, aunque la convivencia puede no haber sido pacífica. Muchos investigadores consideran que la competición entre las dos especies habría causado la extinción del hombre de Neandertal. La especie victoriosa no sólo vivió sino que se esparció por el mundo, dando origen al hombre que hoy ocupa desde desiertos hasta megalópolis.

Republicar