guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Literatura

El latifundio de Lobato

Ensayos analizan cada uno de los libros infantiles de la serie Sítio do Picapau Amarelo

lobato2Reproducción de la "COLEÇÃO CENTENÁRIA DE MONTEIRO LOBATO - EDITORA BRASILIENSE/ ILUSTRACIONES MANOEL VICTOR FILHOEn junio de 1941, el Departamento de Prensa y Propaganda (DIP, por su sigla en portugués), órgano de represión de la dictadura del Estado Novo, de Getúlio Vargas (1882-1954), se vio ante un ?grave? suceso que contaba con una generosa cobertura de la prensa paulistana. Según los periódicos, el Departamento de Orden Político y Social (Deops) estaba investigando una denuncia formulada por el fiscal del estado de São Paulo, Clóvis Kruel de Morais, contra el escritor Monteiro Lobato (1882-1948), autor de Urupês, Negrinha y América y una serie de libros para niños por él escritos o traducidos. Morais solicitó al Tribunal de Seguridad Nacional (TSN) la incautación inmediata en todo el estado de Peter Pan, la historia del niño que no quería crecer, contada por Doña Benta, una adaptación libre del texto del escritor inglés James Matthew Barrie (1860-1937), publicada por primera vez en 1930.

A decir verdad, la denuncia contra el libro salió del director de la Tesorería Federal del Ministerio de Hacienda en São Paulo, Tupi Caldas, quien acusó al escritor de haber añadido contenido subversivo al texto original. Según la queja presentada por Morais, número 4.180, del 20 de junio de 1941, la versión alimentaba injustificadamente en los espíritus infantiles un sentimiento erróneo en cuanto al gobierno del país. El fiscal afirmó que había en la obra una confrontación premeditada cuando se refería a las diferencias de vida entre los niños de Inglaterra y los de Brasil, con el propósito de inculcar a los brasileños nuestra inferioridad, desde el ambiente en que están hasta en los mimos que se les hacen.

Para él, el brasileño obró insidiosamente cuando explicó el motivo de la desigualdad entre ambos pueblos, aprovechándose para criticar a las autoridades nacionales. Al decirles a los niños cómo se recaudaban y se aplicaban los impuestos en el país, le agregó al texto el siguiente comentario: En Brasil existe una peste llamada Gobierno que le pone impuestos y sellados a todas las cosas que vienen de afuera, a diestra y siniestra, pura y exclusivamente para recaudar el dinero del pueblo y llenarles la panza a parásitos. El fiscal concluyó que la causa de la ofensa del autor estaba precisamente en la libertad excesiva que el régimen daba a los escritores, en una época en que el libro estaba entre los más  importantes medios de comunicación para los niños.

lobato3Reproducción de la "COLEÇÃO CENTENÁRIA DE MONTEIRO LOBATO - EDITORA BRASILIENSE/ ILUSTRACIONES MANOEL VICTOR FILHOPese a que el caso es mencionado someramente en un capítulo, estos  detalles del proceso de incautación y destrucción de todos los ejemplares de la adaptación de Peter Pan no se destacan en Monteiro Lobato, livro a livro  Obra infantil, de Marisa Lajolo y João Luís Ceccantini, que ha salido publicado por Editora Unesp e Imprensa Oficial. Esto no quita de ninguna manera, por supuesto, la grandiosidad y el valor del libro. Se citan allí solamente como un detalle aún hoy en día revelador de dos aspectos: cuán popular era el escritor, que reinaba soberano en la época en su franja de público, y en segundo lugar, hasta qué punto se tomaba en serio su obra y su público infantil. Aunque sigue leyéndoselo, en los últimos 40 años su obra infantil ha perdido mucho espacio en las librerías, merced a una disputa judicial entre los herederos del escritor y Editora Brasiliense, a quien se le prohibió hacer cualquier actualización editorial y gráfica de las ediciones ?que se volvieron poco interesantes.

Aun así, las generaciones de más edad siguen citándolo como referencia fundamental para desarrollar el hábito de la lectura y como parte integrante del universo de su imaginación de cuando eran chicos. Las versiones de las historias del Sítio do Picapau Amarelo [El rancho del pájaro carpintero amarillo] para televisión, a partir de 1978, también ayudaron a perpetuar el legado del escritor. Y esa producción es el objeto de análisis de este interesante libro de 512 páginas, que aborda aspectos tales como el lenguaje, las ilustraciones y las prácticas editoriales del escritor. Una de las novedades de este libro es que muestra el trayecto de cada obra lobateana desde la discusión de su proyecto original en muchos casos hasta las alteraciones perceptibles en sus diferentes ediciones, sostiene Marisa.

El conjunto del libro es lo que denomina una historia de la lectura del Brasil de Lobato. Todos los invitados son investigadores de la obra lobateana entre másteres y doctores. Es un gran esfuerzo de investigación en tal sentido, explica. Para el análisis de la obra del escritor, los autores recurrieron a documentos inéditos hasta entonces, como las cartas enviadas al escritor por sus lectores, documentos editoriales y escolares. Nunca se sabe exactamente cómo nace una idea. En el caso de este libro, se daban charlas entre investigadores de la lectura y la literatura infantil acerca de la necesidad de hacer un estudio más profundo de la obra de Monteiro Lobato, recuerda, en entrevista a Pesquisa FAPESP. En una Jornada Lobateana en la Unicamp, que reunió a investigadores séniores y júniores de todo el país, surgió la expresión libro a libro como un modo interesante de abordaje. La idea quedó circulando, hasta que Ceccantini y yo la transformamos en un proyecto, negro sobre blanco, derrotero de los capítulos etc.

lobato1Reproducción de la "COLEÇÃO CENTENÁRIA DE MONTEIRO LOBATO - EDITORA BRASILIENSE/ ILUSTRACIONES MANOEL VICTOR FILHOMarisa coincide en que, desde el punto de vista histórico o crítico, los libros infantiles de Monteiro Lobato realmente fueron subestimados, pese a que siempre fueron bastante populares en el transcurso de todo el siglo XX. ¡Lobato es aún muy leído, afortunadamente! Y creo que también la perspectiva crítica con la que se lo ve está cambiando. Ella cree que el conjunto de artículos del libro erige un Monteiro Lobato sumamente riguroso en la construcción de su texto. Sus libros son constantemente reescritos, y en la comparación entre las diversas versiones podemos notar la concreción del proyecto literario lobateano: el humor cada vez más  refinado, el lenguaje cada vez más sencillo, el respeto cada vez mayor por su lector.

Sin embargo, la investigadora no cree en retratos terminados de obras o de autores. Cada libro sobre un autor abre un abanico de caminos para que por ellos avancen otros investigadores, y así la imagen que se tiene de un autor y de su obra es siempre medio caleidoscópica, es decir, siempre cambiante, aunque las piezas sean las mismas. Monteiro Lobato, livro a livro, añade, es una especie de muestra del resultado al que se puede arribar cuando se trabaja con una noción de literatura que incluye en la discusión la materialidad del objeto libro y su dimensión comercial. En ese sentido, estoy segura de que nuestro trabajo puede generar otras investigaciones que profundizarán y complementarán esta visión del artista de la palabra como trabajador.

El material del cual se vale Lobato en la construcción de su obra es en su opinión muy variado: el folclore brasileño, los clásicos de la literatura universal, los contenidos escolares. En tal sentido, su contenido es bastante representativo del carácter plural y mestizo de la cultura brasileña. Su vasta correspondencia, ya sea otros escritores y amigos o con sus lectores, parece sugerir que él a medida que fue madurando como escritor trabajó en un proyecto cada vez más  articulado. La reescritura de sus primeras publicaciones, un librito muy corto que en 1931 fue reunido en Reinações de Narizinho, puede representar una especie de modelo del modo de trabajo del escritor, es decir, alguien siempre abocado a lo que se podría denominar unificación de su obra, unificación ésta internamente asegurada por la constancia de los personajes y del espacio.

lobato4Reproducción de la "COLEÇÃO CENTENÁRIA DE MONTEIRO LOBATO - EDITORA BRASILIENSE/ ILUSTRACIONES MANOEL VICTOR FILHOCada autor eligió un abordaje del escritor. Maria Alice de Oliveira Faria, docente titular de Literatura Brasileña de la Unesp, que falleció antes de ver el libro terminado, optó por hablar de las ilustraciones de Belmonte (1896-1947), uno de los más  importantes caricaturistas brasileños de la primera mitad del siglo XX. La elocuencia crítica de Lobato, escribió, su temperamento polémico, su participación en las grandes discusiones políticas y educativas de su tiempo y la vertiente educativa y pedagógica de sus libros hallaron en el trazo del artista la transposición ideal de las palabras en el lenguaje visual. Y uno de los libros en que el dúo realiza uno de los mejores trabajos conjuntos, para Maria Alice, fue Emília no país da gramática, publicado en 1934. En cuanto al texto de Lobato en ese libro, dos aspectos se contraponen: de un lado, la parodia, el mofarse de la gramática escolar de su tiempo; y en un campo más amplio, su entrada en la polémica sobre la simplificación ortográfica del portugués, en la cual tomó partido por la grafía fonética contra los partidarios de la grafía etimológica.

El otro organizador del libro, João Luís Ceccantini, prefirió escribir sobre la contribución de Lobato al universo editorial brasileño en su papel de editor que desarrolló en la década de 1920, cuando se convirtió en un nombre importante en la modernización del libro como producto de consumo, en su difusión y promoción. De acuerdo con el investigador, solamente es posible comprender este aspecto de su vida mediante el esfuerzo constante para notar la superposición de los papeles de escritor y editor, en esa misma figura humana, en que se hace sucesivamente hincapié en uno o en el otro de esto aspectos, pero ambos siempre en estrecha relación de complementariedad.

Para él, este aspecto constituiría tan sólo una entre las diversas facetas de un fenómeno mayor, ligado a la personalidad de Lobato, que habría permitido la convivencia en el mismo hombre del humanista comprometido socialmente y lleno de ideales y su costado empresario, plenamente alineado con la lógica del capital. O entre el literato lusitanizante, vinculado a modelos estéticos del siglo XIX, con el escritor afecto al coloquialismo, a los neologismos y al metalenguaje, del admirador de la cultura grecolatina con el apreciador de innumerables productos de la industria cultural, en sus diferentes vertientes. Y también del difusor de agudo sentido de lo concreto y atento a las llagas del país con el artista libre, imaginativo y amante de la fantasía con desparpajo.

En definitiva, concluye, del artista que, entre el comienzo de la década de 1920 y mediados de la década de 1940, creó las narrativas del Sítio do Picapau Amarelo, que seguramente configuran aquello a lo que Ceccantini denominó el más robusto y conciente proyecto literario nacional para niños del que se tenga noticia, que seduce hasta los días actuales no solamente a los más chicos, sino también a jóvenes y adultos, y se revela aún como objeto de interés mayor por parte de los estudiosos de nuestra cultura.

Republish