guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

NECROLOGÍA

El maestro del bisturí

Adib Jatene fue artífice de hitos de la medicina experimental y de logros en salud pública

062-063_Jatene_226MARISA CAUDURO / FOLHAPRESSLa biografía del cirujano cardiovascular Adib Jatene, quien falleció debido a un infarto a los 85 años el pasado 14 de noviembre, reúne una colección de hitos de la medicina experimental brasileña y de logros en el campo de la salud pública. Fue autor de más de 700 trabajos científicos, dirigió o realizó con sus propias manos alrededor de 20 mil cirugías cardíacas, y dejó varios aportes en el campo de la cirugía de revascularización del miocardio y de la cirugía de enfermedades congénitas del corazón. En la década de 1950, organizó un laboratorio en el Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina de la USP (FM-USP) que fue precursor de la actual División de Bioingeniería del Instituto del Corazón (InCor), en el cual desarrolló el primer dispositivo cardiopulmonar artificial del mundo. En 1968, realizó el primer puente baipás en Brasil. En 1985 implementó una técnica de corrección de una cardiopatía congénita en bebés, la transposición de los grandes vasos, que se tornó conocida con el nombre de Cirugía de Jatene. También en los años 1980, ya como profesor titular de la FM-USP y director científico del InCor, fue uno de los principales artífices de la realización de trasplantes cardíacos en el país, reaundando los experimentos llevados a cabo por el profesor Euryclides de Jesus Zerbini (1912-1993) al final de los años 1960.

Su vida como personalidad público cobró notoriedad en 1979, cuando asumió como Secretario de Salud del Estado de São Paulo durante la gobernación de Paulo Maluf. En esa época, Jatene elaboró un plan metropolitano de salud para garantizar una base mínima de atención a la población de bajos recursos en todos los sectores de la ciudad. Buena parte de los hospitales construidos en la periferia paulistana en los últimos años fueron parte de ese plan. Y también fue ministro de Salud de dos presidentes. Ocupó durante ocho meses el cargo en el gobierno de Fernando Collor. En 1995, bajo la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, cobró notoriedad debido a su batalla por la creación del impuesto de la salud, que se transformaría en la Contribución Provisoria sobre los Movimientos Financieros (CPMF), derogada en 2007. No se cansaba de repetir que la salud necesita recursos vinculados al presupuesto mucho más que otras áreas. “Cuando construimos una hidroeléctrica, se necesita aguardar que esté lista para comenzar a obtener ingresos. Pero cuando uno entrega un hospital público, hay gastos anuales de mantenimiento que superan dos veces lo destinado a la obra. Por eso se necesita contar con dinero asignado”, dijo en 2008, cuando recibió el Premio de la Fundación Conrado Wessel, en la categoría Medicina.

Mercería
Adib Domingos Jatene nació en Xapuri, estado de Acre. Perdió a su padre, un comerciante libanés, a causa de la fiebre amarilla, cuando él contaba tan sólo con dos años de edad. Pasó su adolescencia en Uberlândia (Minas Gerais), donde se mudó su madre viuda, abriendo una mercería. Se mudó de Uberlândia a São Paulo para hacer la secundaria y se graduó, a los 23 años de edad, en la Facultad de Medicina de la USP. Allí también hizo el posgrado, bajo la dirección de Zerbini, con quien comenzó a trabajar en 1951. En 1955 se convirtió en docente de una facultad de medicina en Uberaba, pero regresó a São Paulo dos años más tarde, como cirujano del Hospital de Clínicas de São Paulo y en el Instituto Dante Pazzanese. En 1983, sucedió a Zerbini en la cátedra de profesor titular de cirugía cardiovascular de la FM-USP y colaboró en el desarrollo del InCor, que se tornó un paradigma internacional en atención e investigación, e inauguró un modelo de gestión hospitalaria en el cual la atención a pacientes particulares y de sistemas médicos hospitalarios ayuda al financiamiento de las camas destinadas a los pacientes del Sistema Único de Salud.

Se jubiló en la USP y en el InCor en 1999, y continuó operando en el Hospital del Corazón (HCor), institución privada que también dirigía, aunque ya no fuera tan solicitado como antes, algo que por otra parte consideraba óptimo. “Toda mi vida luché para que hubiera equipos de excelencia propagados por todo Brasil y ahora eso es una realidad. Y muchos de esos equipos cuentan con grandes cirujanos que a los que he ayudado a capacitarse”, afirmó, también en la entrevista de 2006. Mantuvo múltiples actividades. Siguió conduciendo el Programa de Salud de Familia, coordinado por la Fundación Zerbini, responsable de la gestión del InCor, que construyó módulos de salud en los barrios de Sapopemba y Vila Nova Cachoeirinha. En el Instituto de Cardiología Dante Pazzanese, en São Paulo, prosiguió dedicándose a la bioingeniería, desarrollando prótesis y aparatos quirúrgicos y de diagnóstico que se utilizan como soporte en las cirugías cardíacas, tales como un ventrículo cardíaco implantable electromecánico, destinado a pacientes en lista de espera para trasplantes cardíacos. También se hacía tiempo, incluso, para supervisar sus propiedades ganaderas y, hasta hace poco, desempeñar las funciones de presidente del Consejo Deliberativo del Museo de Arte de São Paulo (Masp), institución de la cual se convirtió en presidente honorario. En 2012, Jatene sufrió un primer infarto, y él mismo diagnosticó el problema y convocó a un colega de confianza para implantarle un estent. Pero continuó trabajando. Durante el año pasado, presidió una comisión de expertos que colaboró con el gobierno federal para formular un proyecto de modificaciones de la enseñanza médica en el país. Deja a su esposa, Aurice, con quien se casó en 1954, cuatro hijos ‒los médicos Ieda, Marcelo y Fabio, y la arquitecta Iara‒ y 10 nietos.

Republicar