Imprimir Republicar

Divulgación

En ebullición

El Año Internacional de la Química revela la ciencia cotidiana de los átomos

Q_Mythology-Cabala-Engraving-21WIKIMEDIA COMMONSLos químicos dejaron de lado su habitual discreción para hacer de 2011 el Año Internacional de la Química. Declarado oficialmente el 27 de enero en París, con apoyo de la Unesco, el brazo de las Naciones Unidas volcado a la ciencia y la educación, y  también de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (Iupac), éste consiste en una serie de eventos que se realizarán en varios países, incluyendo a Brasil. Aquí, el programa prevé exposiciones itinerantes cuyo tema será el papel histórico y actual de la química, la edición de libros y de materiales didácticos, encuentros con exponentes de la química brasileña y mundial, así como conferencias organizadas en conjunto por la Sociedad Brasileña de Química (SBQ) y por Pesquisa FAPESP en São Paulo, cuyo comienzo se encuentra previsto para el mes de abril. Otras actividades para el público en general se realizarán también en otras ciudades, tales como Río de Janeiro, Florianópolis — designada Isla de la Química —, y en Teresina, que albergará la Olimpiada Iberoamericana de Química.

Por intermedio de esas actividades, los químicos pretenden presentar a la química — normalmente minimizada por los grandes proyectos internacionales de biología y de física — como un área del conocimiento esencial para la preservación de la vida y la continuidad de varios otros campos de la investigación científica. Por estudiar la composición y las características de los elementos constitutivos de la materia conocida — en estado gaseoso, líquido o sólido —, la química como ciencia central, permea a la física, a la biología, a la medicina y a la ingeniería. A diario, el conocimiento respecto de las interacciones moleculares se traduce en la forma de alimentos, bebidas, productos para la higiene, medicamentos, combustibles, vestimenta y materiales utilizados en automóviles, aviones, celulares y computadoras. El baño maría, un método destinado a calentar alimentos y líquidos indirectamente, por medio de un recipiente con agua calentándose en el fuego, es una herencia de los primeros químicos, los alquimistas. El alambique, indispensable para la fabricación de una buena cachaça, también proviene de los alquimistas árabes.

Mujeres
Uno de los propósitos del Año Internacional de la Química es la presentación de esos aportes para el bienestar de las personas y, simultáneamente, contrarrestar los prejuicios negativos que envuelven a la química. ?Muchas personas aún comentan que los alimentos sin química no hacen daño o asocian la química con las guerras y destrucciones?, dice Vanderlan Bolzani, docente de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) en Araraquara, ex presidenta de la Sociedad Brasileña de Química y una de las organizadoras del Año Internacional de la Química en Brasil. ?Pero no existe nada en lo cotidiano que no exprese el conocimiento acumulado por los químicos a lo largo de los siglos?.

El año es también un homenaje al centenario del segundo Premio Nóbel recibido por la científica de origen polaco Marie Sklodowska Curie. Ella nació en el seno de una familia humilde en Polonia, en 1867, radicada en París, se destacó en un ambiente académico dominado por los varones, a punto tal de haber sido la primera mujer en recibir un Nobel y la primera persona en recibir dos veces un Nobel en rubros diferentes. El primero, de Física, fue en 1903, en conjunto con Pierre Curie y Antoine Henri Becquerel, por sus estudios pioneros de la radiación, identificada por Becquerel. El segundo, de Química, en 1911 por el descubrimiento de dos elementos químicos, el polonio y el radio. Una parte de las actividades programadas presentará los aportes de las mujeres para la ciencia.

En Brasil, el Año Internacional de la Química representa nuevas posibilidades de aproximación entre los químicos que trabajan en universidades e institutos públicos de investigación, con los químicos que trabajan en el sector industrial, representados por la Asociación Brasileña de la Industria Química (Abiquim), con quienes Vanderlan y otros organizadores de los eventos de este año en Brasil planifican actividades conjunta destinadas aumentar el interés y el entusiasmo de los jóvenes por la química. ?La industria química brasileña, actualmente un sector de gran vitalidad y relevancia económica, demanda profesionales químicos cada vez con mayor excelencia?, dice. ?Por esa razón, algunas carreras con currículos todavía distantes del mundo industrial deben ser revisadas. El profesional químico debe ser bastante ecléctico y estar familiarizado con otras áreas, tales como la biología y la toxicología, de manera tal de evaluar los eventuales riesgos de los productos químicos para la salud humana o para el medio ambiente?. Ella considera que la SBQ, la Abiquim, la Asociación Brasileña de Química (ABQ) y otras instituciones relacionadas con el área ?podrán ayudar en la construcción de una ciencia que responda al eslogan del Año Internacional, Química: nuestra vida, nuestro futuro?.

Otro grupo que está adquiriendo mayor relevancia son los docentes de química de la enseñanza media. Con el apoyo de los ministerios de Educación y de Ciencia y Tecnología, la SBQ pretende imprimir y colocar en cada aula la tabla periódica de los elementos químicos, un material básico, aunque no siempre a mano, para hacer de la química en las escuelas algo más atractivo. No es la primera vez que los profesores universitarios de química fijan su atención en sus colegas de la enseñanza media. Desde 1985, la SBQ publica Química nova na escola, una revista trimestral con material de apoyo para las clases de química. ?Las clases de química en la enseñanza media, que pueden formar nuevos científicos en ese área, no deben ser tan abstractas, ni aburridas?, asegura Vanderlan. ?Necesitamos más químicos, que no sólo sean osados, creativos y entusiastas, sino también concientes de su rol como ciudadanos, frente a los problemas sociales y ambientales que tenemos por delante?. Las actividades nacionales pueden visualizarse en el sitio web de la SBQ. El programa completo se encuentra en el sitio web del Año Internacional de la Química.

Republicar