Imprimir Republicar

BUENAS PRÁCTICAS

La dosis exacta de plagio

La revista Nanomaterials adoptó una nueva política editorial y ahora realiza chequeos para detectar indicios de plagio antes de enviar a los revisores los manuscritos remitidos para publicación. Esta medida apunta a evitar casos como el de un estudio sobre la toxicidad de nanopartículas que este periódico científico publicó en 2014, firmado por investigadores de la Universidad de Hokkaidō, en  Japón. El trabajo fue retractado luego de que una investigación concluyera que el 56% de su contenido no era original.

Un software detectó que el 46% del texto se caracterizaba como un autoplagio, que es la repetición de extractos presentes en manuscritos anteriores del mismo autor, y otro 10% del contenido fue clasificado como plagio o apropiación de ideas ajenas. También se señaló que cuatro de las seis imágenes del artículo eran reproducciones de otros papers, si bien los autores habían consignado la fuente correctamente.

El editor en jefe de Nanomaterials, Thomas Nann, lamentó no haber descubierto antes ese problema. “Los autores revisaron el manuscrito y un editor lo aceptó. Dada la gran cantidad de envíos que reciben los periódicos, puede ocurrir que el plagio se descubra  luego de la publicación del artículo”, se disculpó Nann.

Republicar