guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Arte

La música del futuro

Un proyecto coordinado por Fernando Iazzetta pone a disposición conciertos interactivos online

GUILHERME TOSETTOLa performer Lilian Campesato emplea un sistema interactivo de sonido e imagen en el espectáculo Por trás das coisas, en octubre de 2010, realizado en el teatro del Instituto de Artes de la Unesp, en São PauloGUILHERME TOSETTO

Imagínese un mundo musical sin las nociones de virtuosismo y de compositores geniales. Las salas de concierto con escenario y auditorio serán meramente conceptos de un dorado pasado romántico, en el cual la gente se reunía para, respetuosamente y en silencio, y aplaudiendo únicamente en los momentos permitidos, presenciar reverencialmente una espectacular exhibición de destreza manual y artística de un virtuoso en un Steinway de concierto, o empuñando un Stradivarius de dos millones de dólares.

Aún no hemos llegado a eso, pero sin duda estamos avanzando en ese sentido. Hoy en día es posible realizar conciertos interactivos online, con músicos distribuidos por los cuatro rincones del planeta (con derecho a ser escuchados en streaming también por todo el planeta). Y acaba de realizar un concierto de éstos el grupo de integrantes del Móbile – procesos musicales interactivos -, un proyecto temático coordinado por Fernando Iazzetta, de la ECA-USP, con el apoyo de la FAPESP.

“En junio de 2011 realizamos un Net Concert en colaboración con el Sonic Arts Research Centre (Sarc), de la Queen’s University, en Belfast, Irlanda del Norte. Fue un concierto colaborativo con dos grupos de músicos, uno de ellos desde nuestro estudio de la USP (el Lami – Laboratorio de Acústica Musical e Informática) y otro desde el auditorio del Sarc”, dice Iazzetta. Conectados por un sistema multicanal de audio y vídeo, tocaron juntos cinco piezas compuestas especialmente para este tipo de evento. Dos cuestiones están involucradas en este proyecto. La primera consiste en probar y desarrollar sistemas destinados a la conexión remota en tiempo real y que los músicos puedan tocar juntos, aun cuando estén en lugares distintos. La segunda tiene que ver con explotar creativamente este sistema. “Es decir, nuestra idea no es simplemente contar con una pieza tradicional tocada por músicos en ciudades o incluso en países diferentes (aunque ésta sea una posibilidad), sino crear obras que se valgan del ambiente de la internet 2.0 y explorar nuevas posibilidades de ese ambiente.”

Luego de esta primera prueba exitosa, el Móbile realizará el día 22 de marzo de 2012 su segundo concierto vía internet rápida, en el marco del Festival Sonorities de Belfast. Nuevamente dos grupos, uno desde São Paulo y otro desde Belfast, presentarán un concierto con conexión de alta resolución de audio y video en tiempo real, con obras escritas especialmente para el evento. El público podrá presenciar el concierto en São Paulo, en Belfast o en cualquier parte del mundo: habrá acceso por streaming vía internet. La información sobre el concierto y la dirección de acceso al streaming estarán pronto disponibles en la página web www.eca.usp.br/mobile.

FERNANDO IAZZETTA

Música de (y para) todos
El Móbile, que se inició en 2009 y tiene conclusión prevista para 2013, impulsa, según Iazzetta, “el cruzamiento entre una producción teórica y artística y permite que trabajos de creación se desarrollen en el marco de esta propuesta. Existe también un interés en la exploración de acciones que puedan promover el intercambio entre diversas áreas del conocimiento (artes, ciencia de la computación, ingeniería), como así también entre la música y otras artes mediáticas. Los trabajos se agrupan en cuatro líneas de investigación: sonología; desarrollo de sistemas interactivos; producción artística con sistemas interactivos, y acústica musical, psicoacústica y auralización”.

En otras palabras, metas que contemplan el naufragio de las nociones de intérprete genial y de obra de arte. Éste es quizá el mayor mérito del proyecto Móbile: pensar la música en otros términos, más conectados con la realidad urbana, comportamental, científica y tecnológica que nos rodea. El proyecto cuenta con un equipo flotante de 30 a 40 colaboradores: posgraduandos, alumnos de grado y docentes de otros departamentos y universidades, tales como la Unesp y la Unicamp. Cuenta también dos subcoordinadores, los profesores Fabio Kon y Marcelo Gomes de Queiroz, ambos de la USP. La meta es juntar la producción artística con la producción científica y estimular la interdisciplinariedad y los procesos colectivos de creación.

El Móbile ha producido dos presentaciones colectivas durante los dos últimos años, y sus colaboradores redactaron alrededor de 70 artículos expuestos en seminarios brasileños e internacionales. Asimismo, subgrupos integrados por dúos, tríos y formaciones incluso mayores se concentran en aspectos específicos de la práctica musical experimental. No existe una postura estética determinada, aunque, tal como afirma Iazzetta, “debido al propio perfil de los implicados, termina volcándose hacia la música experimental”.

Sin lugar a dudas, el Móbile mira hacia el futuro con consistencia y arrojo, y sin despegar los pies de nuestro suelo. De cierto modo, anticipa en sus realizaciones algunas de las conclusiones del sociólogo Pierre-Michel Mender, en el artículo intitulado Un paso hacia la utopía, incluido en el libro colectivo Artistes 2020 – Variations prospectives, publicado en 2010 en Francia. Menger efectúa un ejercicio de futurología sumamente interesante. Su aguzada “bola de cristal” decreta para 2020 el fin del filtro selectivo en la música y en la danza: las barreras entre los géneros musicales se debilitarán. Prevé la “desespecialización” de las artes visuales y la multiplicación de los híbridos entre las disciplinas artísticas (video, cine, pintura, escultura, teatro, ópera, danza). Pregona la “democracia del genio” (o el fin del adiestramiento prolongado y torturado, tanto en la creación como en la interpretación). Y la “disgregación de la noción de obra”. La utopía del “todos somos artistas”, dice Menger, se sostendrá debido a una transformación de la práctica artística: autoformación en un contexto de intercambio y aprendizaje mutuo en red, valoración de las prácticas híbridas, insistencia en la actividad colectiva y la mutualización de la noción de invenciones creadoras, debilitamiento del derecho de propiedad en beneficio de la libre recombinación de ideas y de soluciones accesibles para todos. Todo esto “lo prueban las presentaciones, los artículos y la práctica interdisciplinaria rigurosa del Móbile” ya es una realidad por acá.

El Proyecto
Móbile: procesos musicales interactivos n° 2008/ 08632-8
Modalidad
Proyecto Temático
Coordinador
Fernando Iazzetta ECA/USP
Inversión
R$ 414.806,66 (FAPESP)

Republish