guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Política C&T

Llega la hora del café

Investigadores concluyen la primera fase del secuenciamiento del genoma de la planta

Ahora es el turno del café. Este agronegocio, que mueve 91 mil millones de dólares anualmente a nivel mundial 10 mil millones de reales en Brasil, y es responsable por el 2% de las exportaciones del país, puede contar con el secuenciamiento del genoma de la planta, recientemente concluido. El objetivo de dicho trabajo es contribuir en la ampliación de la productividad del sector, con plantas más resistentes a la enfermedades y granos de mejor calidad. El proyecto es una inversión conjunta de la FAPESP y la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa Café), se inició en 2003 y se ha concluido su primera fase.

El trabajo realizado por los grupos ligados al Agronomical and Environmental Genome (AEG) de la FAPESP, y al Centro Nacional de Recursos Genéticos (Cenargen) de Embrapa, generó 155 mil secuencias de genes. “Son prácticamente 25 mil genes con gran potencial”, dice el científico Carlos Colombo, coordinador del Genoma Café de São Paulo y investigador del Instituto Agronômico de Campinas. Por ahora las 100 mil secuencias generadas en São Paulo y las 55 mil producidos por los investigadores de Embrapa están en bancos de datos separados. El próximo paso del proyecto consistirá en unir todas esas informaciones en un solo lugar.

El banco de datos obtenido por los investigadores brasileños es el resultado del secuenciamiento de varias bibliotecas de cADN, es decir, secuencias de ADN correspondientes a genes expresados en los varios tejidos de la planta (hojas, raíces, frutos, flores y ramas sanas y sometidos a estrés biótico y abiótico y a plagas y enfermedades; al frío, al calor y a la sequía) en diversos estadios de desarrollo. El equipo científico del genoma del café optó por el secuenciamiento de Etiquetas de Secuencias Expresadas (EST) Expressed Sequence Tags, donde solamente los genes expresados por el organismo son secuenciados.

“Ahora vamos a convocar a los interesados en participar en la etapa de análisis funcional de las secuencias generadas”, dijo Colombo. De acuerdo con el investigador, los científicos paulistas deben reunirse este mismo mes de mayo para discutir los resultados del secuenciamiento y preparar las próximas investigaciones que deben llevarse adelante en las fases siguientes.

El café es uno de los principales productos de la agricultura paulista, junto con las naranjas y la caña de azúcar. De acuerdo con datos suministrados por Embrapa, el área sembrada con café en Brasil ocupa actualmente 2,7 millones de hectáreas, con aproximadamente 6 mil millones de plantas, y está presente en más de 2 mil municipios de 16 estados brasileños, desde Paraná hasta Amapá, lo que hace posible una diversificada disposición espacial de la producción. La cultura cafetera también tiene gran importancia en términos de generación de empleo en Brasil: emplea a 8 millones de personas.

Republicar