guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Fomento

Los estados sean unidos

Siete fundaciones de apoyo a la investigación científica se articulan para crear una red de investigación sobre la malaria

Fundaciones de Apoyo a la Investigación Científica (FAP’s, sigla en portugués) de siete estados brasileños articulan una inédita asociación tendiente a buscar respuestas en el combate contra la malaria, una enfermedad que afecta a 500 mil brasileños y mata a mil de ellos anualmente, casi todos en la  región amazónica. El día 17 de noviembre se llevará a cabo en Brasilia una reunión con representantes de las FAP’s de Amazonas, Maranhão, Mato Grosso, Minas Gerais, Pará, Río de Janeiro y São Paulo para discutir un documento que plantea la creación de la Red de Malaria. La expectativa de Odenildo Sena, presidente del Consejo Nacional de las FAP’s (Confap), apunta a que se emitan pliegos de llamados en cada estado durante los próximos meses. “Sería bueno que formalizásemos la red este mismo año para asegurar los recursos presupuestarios en 2009”, afirma Sena, quien también es presidente de la fundación de Amazonas (Fapeam). El Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq) y el Ministerio de la Salud han manifestado su interés de patrocinar la Red de Malaria.

Según Odenildo Sena, cada estado deberá aplicar entre un millón y un millón y medio de reales en investigaciones, pero el valor de cada pliego ascenderá al menos a 3 millones de reales, pues incluirá una contrapartida del CNPq y, posiblemente, del Ministerio de Salud. Los participantes de la red definirán los temas que serán investigados conjuntamente. “La idea es que todos se esfuercen por resolver problemas cruciales, tales como la búsqueda de una vacuna contra la enfermedad o el desarrollo de medicamentos a base de plantas, y no que cada uno se dedique a cuestiones específicas, sin articularse con los demás”, dice Sena. Como varios estados de la región amazónica no disponen de FAP’s organizadas, la red podrá involucrar a investigadores de esos lugares utilizando recursos del gobierno federal. Tal es el caso, por ejemplo, de Rondônia, que no tiene una fundación, pero cuenta el Instituto de Investigación en Patologías Tropicales (Ipepatro), un centro de referencia en afecciones parasitarias comandado por el renombrado parasitólogo Luiz Hildebrando Pereira de la Silva.

Es la primera vez que tantas FAP’s se organizan para actuar conjuntamente. La Red de Malaria empezó a concebirse hace pocos meses, cuando la Fapeam decidió emitir un pliego destinado a fomentar investigaciones sobre la malaria y presentó propuestas de asociación a la FAPESP y a la fundación de Pará. Como la receptividad fue buena, fueron contactados directivos de fundaciones de otros estados, quienes aceptaron incorporarse a la iniciativa. “Tenemos en Amazonas un laboratorio a cielo abierto y los otros estados tienen capacidades propias en investigaciones sobre la enfermedad”, dice Odenildo Sena. “Los que estén en la vanguardia de la investigación en determinadas áreas podrán contribuir con estados que tengan mayores dificultades. El intercambio de experiencia es importante para el desarrollo de la investigación en el país”. La participación del CNPq se arregló en el marco de una reunión realizada en Brasilia a finales de septiembre entre los representantes de las FAP’s y Marco Antônio Zago, presidente del órgano. El día 3 de octubre, otra reunió selló el interés del Ministerio de Salud en adherir al programa. “Brasil cuenta con buenas inversiones en investigación sobre malaria y es importante potencializar las capacidades de los estados para eliminar la enfermedad”, dijo Suzanne Jacob Serruya, de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Insumos Estratégicos del Ministerio de Salud.

Republicar