Prêmio CBMM
Imprimir Republish

Tecnociencia

Los gusanos persistentes

Un estudio llevado a cabo en la localidad de Barra de Santo Antônio (Alagoas),  a 40 kilómetros de Maceió, la capital del estado, reafirma una antigua ecuación de los sanitaristas: sin invertir en saneamiento básico y educación sanitaria, es imposible combatir las parasitosis en las comunidades pobres. Gilberto Fontes y Eliana Maurício da Rocha, de la Universidad Federal de Alagoas, evaluaron la prevalencia de parasitosis intestinales en 1.020 alumnos del primero al cuarto grado de la red de enseñanza de la ciudad, en el marco de un trabajo financiado por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Alagoas (Fapeal).

El análisis parasitológico de materia fecal mostró que 938 estudiantes (un 92%) estaban contaminados – y 767 portaban hasta ocho tipos de gusanos al mismo tiempo, el llamado poliparasitismo. Los niños fueron tratados con medicamentos contra las parasitosis. Seis meses después, los investigadores retornaron y analizaron nuevamente una muestra de 383 estudiantes. Y 347 (otra vez, más del 90%) estaban una vez más contaminados, y 281 presentaban hasta seis tipos de gusanos.

De acuerdo con dicho estudio, que fue aceptado para su publicación en la Revista da Sociedade Brasileira de Medicina Tropical, la única mejora registrada consistió en la reducción del grado de poliparasitismo. “No hubo una diferencia significativa antes y después del tratamiento, lo que revela la necesidad de invertir en saneamiento y en la mejora de las condiciones socioeconómicas de la población”, dice Fontes. Barra de Santo Antônio, una ciudad turística con hermosas playas, es uno de los municipios más pobres de Alagoas: tan solo el 1,2% de las casas tiene saneamiento básico.

Republish