guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

COLABORACIÓN

Movimiento articulado

En un encuentro de las FAP's se discute la mejor forma de potenciar los recursos destinados a la investigación científica

FapsEduardo CesarDurante una reunión conjunta en São Paulo, realizada los días 18 y 19 de junio, integrantes del Consejo Nacional de Secretarios Estaduales para Temas de CT&I (Consecti) y directores del Consejo Nacional de las Fundaciones de Apoyo a la Investigación Científica (Confap) decidieron enviar una carta solicitando la creación de una fundación de apoyo a la investigación científica (FAP) a los gobernadores de los cuatro estados que todavía no cuentan con una de estas instituciones en funcionamiento. Estos son, Rondônia, Roraima, Amapá y Tocantins. Nuestra expectativa es que, trabajando en forma integrada y en colaboración con los organismos federales, los representantes de las FAP’s puedan realizar acciones articuladas, sumar recursos y promover trabajos que redunden en resultados efectivos en ciencia, tecnología e innovación, que son los que garantizan el desarrollo de nuestro país, dijo Mario Borges Neto, presidente de la Confap y de la Fapemig. El hecho de que 23 estados cuenten con su propia fundación significa que la sociedad reconoce en la ciencia y la tecnología brasileñas un factor del desarrollo social, evaluó Ricardo Brentani, director presidente del Consejo Técnico-Administrativo de la FAPESP.

La opinión unánime del encuentro entre los secretarios y los directores de las fundaciones es que todos los estados deben tomar iniciativas propias para potenciar la financiación de la investigación que proviene de las fuentes federales y empresariales. Se trata de llevar adelante un federalismo cooperativo, que pasa por la interacción entre los estados miembros de la federación y por la relación entre las instancias de la Nación con las respectivas entidades de los estados miembros, teniendo como objetivo compartido aumentar el potencial de la investigación científica brasileña. En el caso de la FAPESP, eso se viene traduciendo en los innumerables convenios con las FAP’s de otros estados e igualmente por los convenios con el CNPq y la Capes, dijo Celso Lafer, presidente de la FAPESP.

Tenemos una gran colaboración con las FAP’s y las secretarías de Educación de todo el país, afirmó Jorge Guimarães, presidente de la Capes, quien representó al ministro de Educación, Fernando Haddad. Nuestro compromiso y mayor desafío es otorgar apoyo a la educación básica. Y recordó que, aunque la posición brasileña en el mundo de la ciencia sea destacada, en el área de matemática básica, la situación es dramática. Tan sólo tres alumnos de cada mil resuelven la mitad de las preguntas de las evaluaciones de esta asignatura. Debemos utilizar la inteligencia disponible en la ciencia y la tecnología para mejorar la enseñanza básica. Marco Antonio Zago, presidente del CNPq, también estuvo presente en el evento.

Durante el encuentro, la FAPESP y la Fapeam, del estado de Amazonas, presentaron un concurso conjunto destinado a estimular proyectos que atañen al intercambio de estudiantes e investigadores de ambos estados. No se puede hacer ciencia en Brasil sin articular y sin sumar recursos y capacidades compartiendo infraestructura, afirmó Odenildo Sena, director presidente de la Fapeam. Para el secretario ejecutivo del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Luiz Antonio Rodrigues Elias, quien representó al ministro Sergio Rezende, la articulación entre todos permitirá la consolidación del Sistema Nacional de C&T en el país. Comentó que la ley de innovación fue aprobada en Río Grande do Sul por unanimidad el día 17 de junio. Se realizó un gran esfuerzo en la mayoría de los estados para aprobar las respectivas leyes de innovación, dijo René Teixeira Barreira, presidente del Consecti. Estamos fortaleciendo el sistema con el brazo de la innovación, dijo. El secretario de Desarrollo de São Paulo, Geraldo Alckmin, informó durante el encuentro que la ley paulista también sería reglamentada en junio. Carlos Vogt, secretario de Enseñanza Superior de São Paulo, participó en la apertura de la reunión.

El director científico de la Fundación, Carlos Henrique de Brito Cruz, destacó la importancia de que los gobiernos estaduales respeten los giros de recursos. Durante la presentación que realizó acerca de la historia de la FAPESP, Brito Cruz comentó que São Paulo siempre respetó ese principio. El director científico mencionó algunos de los principales programas financiados actualmente, tal como el de bioenergía (Bioen), el de cambios climáticos globales y el de mapeo de la diversidad paulista (Biota), entre otros. Sólo es posible pensar en programas con una duración de diez años, como el Biota, porque sabemos que los recursos se hallarán disponibles, dijo Brito Cruz.

Enducación superior
La calidad y el financiamiento para la investigación relacionada con la educación superior fueron pautados para las ponencias y debates del segundo día de la reunión del Consecti y de la Confap con un reclamo. Contamos con 48 universidades estaduales y municipales en 22 estados, pero la inversión del gobierno es mucho mayor en las Instituciones Federales de Educación Superior (Ifes), dijo João Carlos Gomes, presidente de la Asociación Brasileña de Rectores de las Universidades Estaduales y Municipales (Abruem). No es posible construir programas de educación y de ciencia y tecnología sin la participación de las universidades estaduales y municipales, advirtió.Sabemos que la inversión no será la misma que la realizada en las Ifes, pero podríamos contar con un espacio mayor en el presupuesto del gobierno federal, garantizando recursos para costeo e inversión. Aunque reconoce la importancia de llevar a las universidades federales hacia el interior, llama la atención sobre las instituciones que ya se encuentran en esas ciudades para integrarlas mejor con el sistema central y evitar la superposición.

El Ministerio de Educación, mediante la secretaria de Enseñanza Superior, Maria Paula Dallari Bucci, remarcó que se estuvo realizando un largo trabajo de institucionalización de las Ifes, que todavía sigue en curso. Pero aún hay mucho camino por recorrer en relación con las articulaciones externas, tales como explotar mejor las áreas de extensión e innovación. Desde el punto de vista formal, los programas de extensión e innovación pueden rendir mucho más de lo que lo hacen hoy. Maria Paula también indicó por dónde avanzar. La institucionalidad actual se encuentra fragmentada y no se conecta con la extensión e innovación, aunque las universidades reciben un buen volumen de recursos, aseveró. Tenemos por delante el desafío de construir una nueva institucionalidad: más ágil, más inteligente y más racional.

El asesor de Coordinación de los Fondos Sectoriales del MCT, Antonio Ibañez, dijo que las cosas buenas de las universidades federales que eran tabú hasta hace algún tiempo, como lo eran las evaluaciones, fueron incorporadas por la sociedad. Pero reconoció que la autonomía de las Ifes aún es una cuestión no resuelta, como así también las fundaciones creadas por las universidades para tornarlas más flexibles desde el punto de vista burocrático y financiero. Tradicionalmente, el Estado no quiere desprenderse del control de las universidades ni de las fundaciones, dijo Ibañez.

El profesor Manassés Claudino Fonteles, de la Universidad Federal de Ceará y ex presidente del Consejo de Rectores de las Universidades Brasileñas (Crub), reconoció los avances de los últimos años, aunque atacó la mediocridad general de las universidades brasileñas. Necesitamos construir un proceso de competencia a lo largo y ancho de todo el país, sugirió. No podemos tener competencia sólo en las 30 ó 40 instituciones consideradas de buen nivel. Fonteles concluyó criticando el financiamiento esporádico de la investigación, que tanto ocurre en el país.

Republicar