Imprimir Republicar

Tapa

Nace internet

Los saltos científicos y tecnológicos que conformaron la gran red mundial de computadoras

GUILHERME LEPCAMuchos fueron los padres de internet, dado que no fue obra ni inspiración de tan sólo una persona. Nació y se desarrolló en un ambiente académico financiado por la Advanced Research Projects Agency (Arpa), una agencia militar de investigaciones relacionada con el Departamento de Defensa (DoD) norteamericano, creada en 1958 para enfrentar la denominada Guerra Fría que Estados Unidos mantenía entonces con Unión Soviética. La idea consistía en hallar tecnologías que no centralizasen el procesamiento y archivo de información en las grandes computadoras y permitieran el intercambio de datos entre sí. En octubre de 1962, la agencia Arpa contrató a Joseph Licklider, quien había sido investigador del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) y trabajaba en Bolt Beranek and Newman (BBN), una empresa conformada por docente y alumnos del MIT. Licklider investigaba la interacción entre computadoras y usuarios y había estudiado física, matemática y psicología. Y publicó, a comienzos de los años 1960, una serie de artículos en los que comentaba la posibilidad de utilizar computadoras interconectadas para componer una comunicación global con acceso a las bibliotecas electrónicas. En Arpa fueron famosos sus memorándum denominando a sus colegas como “miembros de la comunidad intergaláctica de computadoras”. Licklider fue el primer director de la Oficina de Técnicas de Procesamiento de la Información (IPTO, su sigla en inglés), que configuró el embrión de Arpanet, la predecesora de internet.

Arpa realizó algunos intentos iniciales para conectar computadoras, pero fueron infructuosos. La historia comenzó a cambiar cuando Leonard Kleinrock, docente de la Universidad de California de  Los Angeles (Ucla), presentó, en mayo de 1961, en el MIT, una tesis doctoral con una teoría que posteriormente se denominaría como conmutación de paquetes, donde la información sería transformada en pequeños paquetes electrónicos antes de ser enviada a otra computadora, lo cual caracteriza al proceso de internet actual. Por la misma época, el ingeniero Paul Baran, de Rand Corporation, una organización creada a fines de la Segunda Guerra Mundial para asesorar a la Fuerza Aérea estadounidense, también demostraba la factibilidad de la conmutación de paquetes electrónicos digitales. Al otro lado del Atlántico, en Inglaterra, la comunicación mediante paquetes también era objeto de estudio. El profesor Donald Davies, del Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido, coordinó, a comienzos de los años 1960, un proyecto de redes de comunicación de computadoras financiado por el gobierno británico. Davies denominó packet (paquete) al sistema en un memorándum del NPL en junio de 1966.

Para ese entonces, ya se contaba con la teoría suficiente como para continuar con la conformación de una red de conmutación de paquetes y, en 1968, los científicos de Arpa, coordinados por Lawrence Roberts y Robert Taylor, elaboraron con la participación de investigadores de otras universidades, incluso Kleinrock, un sistema denominado como Interface Message Processor (IMP) para permitir la conmutación de paquetes de datos entre computadoras de distintos fabricantes. Ya en ese momento se definía la función de los host, computadoras receptoras de datos que más tarde serían denominadas ruteadores, con la función de transportar mensajes hasta un destino cierto. Para implementar el sistema, Arpa realizó una licitación y BBN la ganó. En la empresa, se hallaba entre otros investigadores Robert Kahn, quien años después fue uno de los autores del protocolo de la red internet, el Transmission Control Protocol-Internet Protocol (TCP/ IP).

En septiembre de 1969 se instaló el primer host de la futura red en la Ucla, en el laboratorio de Leonard Kleinrock. La segunda computadora se conectó en el Stanford Research Institute (SRI), en Menlo Park, también en California, en el laboratorio del profesor Douglas Engelbart, investigador que, junto con William English, creó el mouse en 1968. La primera conexión sucedió en aquel mismo mes de octubre de 1969, el día 29, a las 22:30 hs., mediante un mensaje que partió del laboratorio de Kleinrock hacia el SRI. En su sitio web, él cuenta cómo sucedió eso: “Me encontraba supervisando al estudiante y programador Charley Kline y realizamos la transmisión del mensaje desde la computadora Host SDS Sigma 7 a la computadora Host SDS 940 del SRI. La transmisión era simplemente para hacer el login [código de acceso] al SRI con el equipo del profesor Engelbart. Tuvimos éxito al transmitir la ‘l’ y la ‘o’, y entonces el sistema se cayó. Por eso, el primer mensaje en internet fue ‘lo’ (mire). Estuvimos preparados para transmitir el login completo una hora más tarde”.

Durante el mes siguiente, ingresaron en la red las otras dos unidades iniciales de Arpanet, la Universidad Californiana de Santa Bárbara (UCSB) y la Universidad de Utah instalada en la ciudad de Salt Lake City. Comenzó como una red con cuatro enormes computadoras y una velocidad de 2,4 kilobits por segundo (Kbps), que luego aumentó hasta 50 Kbps, después de un acuerdo con las compañías telefónicas propietarias de las líneas que sustentaban la red.

Un esquema para la guerra
Arpanet fue concebida y probada como una red de comunicación descentralizada, sin una central de operaciones. De las cuatro computadoras, si dos no funcionaban por ejemplo, en un ambiente de guerra, las dos restantes podrían comunicarse. Por concernir a la seguridad nacional, en aquel momento, Arpanet estuvo restringida a algunos institutos de investigación gubernamentales y universidades. En diciembre de 1970, el Network Control Protocol (NCP), antecesor del TCP/IP, estuvo listo, y así se volvió más fácil la comunicación. Seguidamente, universidades tales como Carnegie Mellon, Harvard, y el MIT, además de la agencia espacial estadounidense (Nasa), y empresas tales como BBN y Rand, fueron conectándose. Luego, el intercambio de mensajes se facilitó mediante un programa dedicado al correo electrónico, desarrollado en 1971 por el ingeniero electrónico Raymond Tomlinson, de BBN. Al año siguiente, Arpa pasó a denominarse Darpa, con el agregado de la palabra “defensa” en la sigla.

Aunque fue creada con fines militares, Arpanet conectaba principalmente a los investigadores académicos, y el intercambio de mensajes comenzó a trascender el ámbito militar y científico, virando también hacia el intercambio de mensajes personales. En el resto del mundo, comenzaron a surgir nuevas redes, como el caso de  Bitnet, pero el NCP era incompatible con ellas. Para resolver ese problema, Robert Kahn, entonces contratado por Darpa, llamó al profesor Vinton Cerf, del Instituto Stanford, para dar formato a un nuevo protocolo de intercomunicación. Luego de realizar varios experimentos con el nuevo protocolo, el Departamento de Defensa resolvió que, en enero de 1983, todas las computadoras de Arpanet tendrían que migrar al TCP.

Con Arpanet restricta a unos pocos, algunas universidades norteamericanas querían poseer una red propia. En 1979, esas universidades logran el apoyo de la National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos. Dos años más tarde, con un presupuesto de 5 millones de dólares, comenzó a funcionar la Computer Science Network (CSNet) aglutinando grupos de investigación de computación que se hallaban fuera de Arpanet. La nueva red utilizó el TCP/IP y fue la primera en contar con conexión con Arpanet. La CSNet fue sostenida por la NSF durante un período de tres años, luego se tornó independiente.

GUILHERME LEPCASin la CSNet, la NSF concibió una red más amplia, que pudiese abarcar ya no sólo a los estudiantes de computación y se transformara en una herramienta para la investigación académica, incluso proveyéndole la tecnología a cualquier persona dentro de la universidad, y no solamente a los investigadores. La institución lanzó en 1986 la NSFNet con el objetivo de interconectar redes, la “inter net”, tal como fue escrito, una red de redes. NFSNet comenzó sus actividades utilizando el TCP/IP con una velocidad de 56 Kbps. Estimuló redes regionales en Estados Unidos y montó una estructura de conexiones de internet en el país. A comienzos de los años 1990, la mayoría de las redes, tales como Bitnet y CSNet, comenzó a ser encaminada hacia Internet, demostrando la versatilidad del sistema. En ese momento, los militares resolvieron crear su propia red, Milnet, y Arpanet se extinguió. Durante los años siguientes, otros países adhirieron a la NSFNet, con lo cual ocurrió un aumento sin precedentes que hizo crecer el interés de quienes se hallaban fuera de las redes académicas o las aulas universitarias y se resentían por su falta. De esa manera, en 1991, la NSF permite la utilización de la red para fines comerciales, y a partir de 1995 transfiere su estructura a la iniciativa privada.

Antes que internet se volviese abierta a todos, surgió otra tecnología para fortalecerla. Fue el nacimiento de la world wide web, en los laboratorios de la Organización Europea de Investigaciones Nucleares, conocida con el nombre de Cern. Fue concebida por el físico inglés Timothy Berners-Lee, científico de la institución, quien estudiaba un sistema para el intercambio de documentación científica entre las instituciones conectadas con el Cern existentes en varias partes del mundo. Berners-Lee creó el hipertexto y los medios de acceso por links, aparte de facilitar el intercambio y la exposición de documentos. El término world wide web lo inventó mientras escribía el código del nuevo sistema en 1989. En 1990, propuso junto al ingeniero belga Robert Cailliau el protocolo de transferencia de hipertexto (HTTP, su sigla en inglés) y el lenguaje de marcación de hipertexto (HTML), un software para el diseño de páginas en la web. El HTTP también es un protocolo basado en el TCP/IP. Como todo en internet, el crecimiento fue muy veloz. Ayudó mucho a esa expansión el hecho de que el Cern y Berners-Lee no solicitaron una patente por el invento. Ya con el sistema HTTP difundido, investigadores del Centro Nacional de Supercomputación y Aplicaciones, de la Universidad de Illinois, campus de Urbana-Champaign, Estados Unidos, crearon el Mosaic en 1993, el primer navegador de la web con las informaciones posicionadas en la forma gráfica que más tarde originó el Netscape, el primer navegador comercial, que difundió la web por todo el planeta.

Cerca del fin
La primera generación de números Internet Protocol (IP), que identifica a cada computadora se está agotando

Para que internet funcione y cada mensaje llegue a su destino o para que el usuario encuentre un servidor vinculado con un determinado sitio, cada equipo de la red posee un número previamente codificado. Al conectarse por primera vez a internet, a la nueva computadora, y más recientemente un celular o un tablet, se le asigna un número IP, el Internet Protocol, que lo identifica dentro de la red. Por abarcar todo el mundo, la habilitación y control de los números se halla centralizada en la Autoridad para la Administración de Números de Internet (Iana, su sigla en inglés), instalada en Estados Unidos. Desde los comienzos de internet se utiliza un conjunto de número existentes, conocido con el nombre de IP versión 4 (IPv4), con 4.300 millones de números, pero que se está agotando. Hay disponibilidad mundial para apenas un 2,73% del total. La solución que ya está implementándose es el IPv6, un sistema con un número fantástico. La nueva versión es igual al número 340, seguido de otros 36 dígitos, o sea, 79 billones de billones de veces el espacio del IPv4. Los nuevos equipos y sistemas operativos ya preparados para el flamante sistema, que aún convivirá con el antiguo durante muchos años.

“El problema se encuentra en el proveedor, si necesita muchos números y todavía no se adaptó al IPv6, tendrá dificultades para el acceso a la red en el futuro”, expresa Demi Getschko, director presidente del Núcleo de Información y Coordinación del Punto BR (NIC.br), la entidad que recibe paquetes de números del Iana y se responsabiliza en Brasil por la distribución y control de los números IP. Él fue, cuando coordinaba el CPD de la FAPESP y aparecía internet en el país, quien recibió del Iana el primer lote de números IP para Brasil, de 4 millones de números en 1994, cuando Internet entró en su fase comercial. “Antes se los pedíamos directamente a ellos y luego de recibir los números organizábamos los paquetes para la USP, la Unicamp y demás instituciones académicas. Los demás, los adjudicábamos gratuitamente mediante un formulario justificativo”, dice Getschko. Recién en el año 2005 la FAPESP dejó de realizar ese control. Ese año, el Comité Gestor de Internet (CGI) se adjudicó esa responsabilidad y creó el NIC.br.

Republicar