Imprimir Republicar

Política C&T

Para impulsar la innovación

Un decreto incorpora mayores recursos al Fondo Verde-Amarelo

El gobierno federal brasileño ha ampliado los recursos del Fondo Verde-Amarelo de Interacción Universidad y Empresa (CT-Verde-Amarelo) y ha creado nuevos instrumentos de apoyo a las actividades de I&D en el sector privado. Las nuevas medidas fueron aprobadas por el Congreso Nacional en diciembre del año pasado y reglamentadas por decreto el pasado día 11 de abril.

El CT-Verde-Amarelo está integrado por una parte de los recursos de la Contribución de Intervención sobre Dominio Económico (Cide) que incide sobre los giros de empresas al exterior para el pago de royalties y servicios de transferencia de tecnología, entre otros. El año pasado, el fondo invirtió 152,2 millones de reales en 231 proyectos. Ahora ha empezado a incorporar también valores equivalentes a la renuncia fiscal referente al Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI), prevista en la nueva Ley de Informática. Este año, esos recursos aportarán otros 70 millones de reales al CT-Verde-Amarelo. Hasta el año 2009, sumarán 2 mil millones de reales, destinados a la subvención de proyectos en investigación y desarrollo.

La ampliación del CT-Verde-Amarelo permitió que se adoptaran nuevas formas de incentivo a la innovación empresarial, tales como la concesión de subvenciones económicas para cualquier empresa que esté ejecutando Programas de Desarrollo Tecnológico e Industrial (PDTI) o Programas de Desarrollo Tecnológico Agropecuario (PDTA). Hasta ahora los dos programas le aseguraron a las empresas participantes la exención del Impuesto a las Ganancias (IR, sigla en portugués) y el IPI para las inversiones en investigación, favoreciendo así principalmente a las grandes empresas con impuestos para pagar. Con la política de subvención prevista en el decreto, también las pequeñas y medianas empresas se verán beneficiadas.

El decreto autoriza también la reducción de los costos de las operaciones de financiamiento a la innovación tecnológica realizados por la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), que actualmente trabaja con un costo de Tasa de Interés de Largo Plazo (TJLP, sigla en portugués) más un 2%, y pasará a operar con una TJLP reducida. “La diferencia será cubierta por el fondo”, explica Carlos Américo Pacheco, secretario ejecutivo del MCT. La Finep tiene una cartera de 1.800 millones de reales en créditos para empresas. “La expectativa es que ese valor se duplique con la ecualización de los intereses”, prevé Jorge Ávila, de la Finep.

La ampliación de los recursos del CT-Verde-Amarelo financiará también acciones de incentivo a la formación de Fondos de Capital de Riesgo. El decreto autoriza la aplicación de partidas del fondo, por medio de la Finep, para la participación accionaria directa en el capital de las empresas, principalmente aquéllas nacientes, o por medio de fondos de riesgo. “Existe en Brasil una demanda reprimida para ese tipo de incentivo a la innovación”, afirmó Mario Bernardini, representante del sector industrial en el CT-Verde-Amarelo.

Republicar