Imprimir Republicar

TRAYECTORIAS

Para publicar con criterio

La elección de la revista científica más apropiada es importante para incrementar el impacto de los resultados de las investigaciones

Carreiras-001vzZÉ VICENTELos artículos científicos constituyen el principal camino que tienen los investigadores para la exposición de los resultados de sus estudios. El reconocimiento de los pares al trabajo realizado resulta esencial para la construcción de una carrera científica, cosa que requiere una divulgación adecuada de las investigaciones. En los últimos años, la presión para publicar a toda costa quedó sintetizada en el lema “publique o perezca”, que induce a la publicación de cualquier resultado. En un ambiente académico cada vez más competitivo, diversos investigadores se han visto de alguna manera inducidos a pensar que es necesario publicar mucho. Pero ese panorama parece estar cambiando. Lo que se espera en la actualidad es que publiquen una cantidad razonable de trabajos, pero de calidad, presentando resultados que puedan reconocerse debido a sus contribuciones. De este  modo, la elección de la revista más apropiada para divulgar una investigación resulta importante para que sean las personas ciertas aquéllas que lean el estudio, aumentando así el impacto de los resultados.

La mayoría de los científicos experimentados saben cuáles son las mejores revistas de sus respectivas áreas. La dificultad mayor recae sobre los investigadores más jóvenes, con poca experiencia y que suelen seleccionar las revistas de acuerdo con las posibilidades de que sus artículos sean aceptados, y no por su prestigio y por su relevancia en el seno de la comunidad científica de su especialidad. Un prerrequisito básico para la elección de una revista científica, según los expertos escuchados, sería el propio contenido que las mismas publican. El contacto diario con la literatura científica le va permitiendo paulatinamente al investigador percatarse de que algunas revistas publican trabajos consistentes e interesantes, en tanto que otras no lo hacen. “Ésta debe ser la primera selección al juicio que cada científico se haga, según sus propios criterios de lo que es ciencia de calidad”, dice Gilson Volpato, del Instituto de Biociencias de la Universidade Estadual Paulista (IB-Unesp), en su sede de la localidad de Botucatu, y autor de libros sobre redacción científica.

Desde el punto de vista práctico, un aspecto importante a la hora de elegir una publicación consiste en que la misma esté indexada en bases de datos tales como Web of Science, de la empresa Thomson Reuters, o Scopus y Mendeley, ambas de editorial Elsevier. Según Rogerio Meneghini, coordinador científico de la biblioteca virtual SciELO Brasil, para una revista científica, la indexación significa reconocimiento, entre otras cosas, de la calidad de los estándares gráficos y de los artículos que publica. Los criterios para que estén indexadas suelen ser rigurosos: que lo esté en Web of Science es mucho más difícil que en Scopus. Para atender a las exigencias de estas bases de datos, las revistas disponen de revisores, miembros de la propia comunidad científica que califican y acreditan los artículos solicitando detalles, explicaciones o experimentos complementarios antes de emitir un dictamen favorable a la publicación del estudio.

El rigor en la evaluación de los artículos apunta a asegurar que las revistas publiquen estudios de calidad, que sean leídos y utilizados en otros trabajos, elevando así el factor de impacto de la publicación, que es la cantidad promedio de citas que los artículos de una revista recibe durante un período. En las últimas décadas, la cantidad de citas se consagró como un parámetro universal a la hora de evaluar la relevancia y el impacto de la producción científica. Por lo general, cuanto mayor sea la cantidad de citas de una revista, mayor también será el número de artículos presentados, y más selectiva será.

Publicacion_244No existe un consenso acerca de hasta qué punto debe tenerse en cuenta el factor de impacto. Para Meneghini, ese índice constituye un criterio importante que debe contemplarse en la hora de elegir la revista científica. Sin embargo, Volpato subraya que es necesario ser cauteloso en cuanto a la evaluación del factor de impacto, toda vez que ese sistema puede crear condiciones favorables para la mala conducta científica. “Existen casos de investigadores que se autocitan, y revisores y editores que fuerzan las citas de determinados artículos, lo que denota una falta de seriedad científica de autores que citan por citar, sin entender el real papel de una referencia.”

Para José Roberto Arruda, de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Campinas (Unicamp) y coordinador adjunto del área de ciencias exactas e ingenierías de la FAPESP, algunos investigadores privilegian publicaciones con alto factor de impacto, pero con poca relevancia en la propia área. “No se debe elegir la revista con base en el factor de impacto únicamente”, dice. Para Arruda, cada área tiene sus características de desempeño, incluso en lo que hace a la citas. “El investigador debe intentar publicar en revistas en las cuales suele encontrar los artículos que le son útiles”. La bióloga Maria Tereza Thomé, del IB-Unesp de Rio Claro, sigue el mismo razonamiento. “Prefiero publicar en una revista específica de mi área, aunque tenga un factor de impacto menor”, dice.

Las revistas de mayor impacto suelen ser internacionales y publican artículos de diversas áreas, como las revistas Nature y Science. Sin embargo, la publicación en revistas de acceso abierto, como las del grupo PLOS, puede ayudar en la divulgación internacional de un artículo, según Arruda. “Cuanto más fácil sea para el lector obtener el estudio, mejor”, comenta. Muchos científicos de países en desarrollo no pueden pagar para tener acceso a artículos publicados en revistas con modelo de suscripción, lo que disminuye la visibilidad del trabajo. “Muchas agencias de financiación costean e incentivan la publicación de artículos científicos en publicaciones de acceso abierto”. En general, concluye Arruda, los investigadores deben tener claro cuál es el público al que pretenden llegar con sus trabajos, para trazar, entonces sí, las estrategias tendientes a hallar la revista adecuada a sus estudios.

Republicar