Imprimir Republish

Especial

Por las arterias del antiguo edificio de Medicina

Reforma total en las redes eléctrica e hidráulica

La Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo, en la capital paulista, inició un amplio proyecto de restauración y modernización de su edificio, edificado entre 1928 y 1931 y protegido por el Consejo de Defensa del Patrimonio Histórico y Artístico (Condephaat). El estímulo para la realización del proyecto surgió después de que el Programa de Infraestructura invirtió cerca de 5.6 millones de reales en la recuperación de sus laboratorios y de la infraestructura interna del edificio. Una parte significativa de la partida fue utilizada para cambiar las redes eléctrica e hidráulica, la red de cañerías y el sistema de climatización de la mayoría de los 62 Laboratorios de Investigación Médica (LIMs) de la facultad. Los laboratorios fueron reformados y se les dotó de los equipos necesarios.

“Cambiamos todas las cañerías, separando los desagües en dos redes aisladas: una para piletas y baños y otra, hecha del material adecuado para los deshechos químicos, exclusiva para los laboratorios”, dice el profesor Gregório Santiago Montes, jefe del Laboratorio de Biología Celular del Departamento de Patología y que coordinó, como director de los LIMs, los proyectos dirigidos al programa. El sistema hidráulico también fue sustituido, mejorando las condiciones de funcionamiento de los laboratorios y permitiendo la instalación de un sistema de aire acondicionado central accionado por un flujo independiente de agua helada, que sirve para la climatización de los laboratorios. Al final, el hecho de que el edificio esté protegido impide tocar su fachada para instalar los aparatos comunes de aire acondicionado.

Los efectos de todo esto no se hicieron esperar en la producción de estudios y en su mayor visibilidad. “En 1996, los resultados obtenidos en los experimentos de los investigadores de la facultad rindieron cerca de 420 artículos publicados en revistas científicas, el 37% en publicaciones relacionadas con el Institute for Scientific Information (ISI). En 2000, el número de artículos tuvo un aumento del 38%, llegando a 580 trabajos, el 51% de ellos avalados por el ISI”, compara Montes.

Lípidos, hormonas y diabetes
En el área de Endocrinología, cuatro laboratorios pasaron por reformas y los resultados ya han sido contabilizados. “La mayor parte de los estudios realizados en esos LIMs son investigaciones clínicas, que tienen estrecha conexión con el Hospital de Clínicas (HC), el mayor hospital de América Latina”, dice el profesor Éder Carlos Rocha Quintão. En LIM 42 – que realiza dosificaciones hormonales de rutina para el HC, además de investigaciones de biología molecular – hubo un aumento de 26 mil a 38 mil en el número de dosificaciones hormonales mensuales. “Con la reforma, pudimos también desarrollar nuevas técnicas, como el Fish (Fluorescence in situ hibridation), que permite identificar mutaciones genéticas por medio de marcadores cromosómicos, mejorando el diagnóstico de enfermedades como el síndrome de Turner”, informa Berenice Mendonça, jefa del laboratorio.

En LIM 18, donde se realizan estudios de carbohidratos y radioinmunoensayos centrados en la diabetes, se abrieron nuevas líneas de investigación. Entre ellas, la profesora Mileni Josefina Ursich destaca la de autoinmunidad a la diabetes tipo 1, que se desarrolla en niños. “Esto fue posible con la mejora del bioterio del laboratorio y con la creación de nuevos espacios, como la sala de PCR y la de cultivo de células”, dice. Fueron reformados también el LIM 10, de metabolismo de lípidos y proteínas, y el LIM 25, de biología molecular de diabetes y de los tumores glandulares, bioquímica del tejido adiposo y que participa del proyecto Genoma Humano del Cáncer.

Antônio Carlos Seguro, profesor de Nefrología y responsable por el LIM 12, utilizó los fondos del programa para la reforma general del laboratorio y del bioterio de manutención.

Republish