guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Rajendra Pachauri

Rajendra Pachauri: El hombre del clima

El presidente del IPCC habla de sus batallas al frente de la institución

Rajendra-Pachauri_PAUL GROVER / REX FEATURESEn el transcurso de 10 años, desde que fuera electo para presidir el Panel Intergubernamental de Cambios Climáticos (IPCC), el indio Rajendra Pachauri ha afrontado difíciles batallas. En 2007 tuvo que enfrentar el escepticismo mundial al demostrar, junto con su equipo, que las alteraciones climáticas podrían ser originadas por las actividades humanas, aunque en diciembre de ese mismo año, en virtud de sus avances, compartió el Premio Nobel de la Paz con el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore. El premio le otorgó aliento para, en la siguiente batalla, responder a las severas críticas que le llegaron de todo el mundo cuando los pronósticos de los científicos del IPCC no se revelaron exactas.

Su más reciente batalla es la de la comunicación. Pretende lograr que los resultados científicos del IPCC sean accesibles no sólo para los científicos, sino también para un público más amplio, aunque reciba cuestionamientos, siempre bienvenidos, dice, cuando son “justos y objetivos”. Para facilitar esta interacción es que el periodista Jonathan Lynn, luego de trabajar 32 años como corresponsal internacional de la agencia de noticias Reuters, asumió el 1º de diciembre de 2011 el cargo entonces recién creado de coordinador de comunicación, y en seguida acudió junto al equipo del IPCC a la 17ª Conferencia de las Partes (COP-17) de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambios Climáticos, celebrada en Durban, Sudáfrica. La COP-17, vista en primera instancia con muchas dudas, culminó con el inesperado acuerdo global para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

Pachauri se esfuerza también para motivar a los gobernantes y formuladores de políticas públicas para actuar en favor de la atenuación de los impactos causados por eventos climáticos extremos, tales como sequías, aludes e inundaciones intensas, que afectan a millones de personas en todo el mundo. En el documento más reciente elaborado con el propósito de fortalecer las políticas públicas, distribuido en noviembre del año pasado, los expertos del IPCC proponen formas de administración de los riesgos de desastres naturales, que, según alertan, pueden estar influenciados por la variabilidad climática natural, o inducidos por el ser humano. El presidente del IPCC ahora está convencido de que propuestas de acción como ésa deben ser debatidas permanentemente hasta que puedan ser perfeccionadas e implementadas. “Creo que vamos en la dirección correcta”, observó.

Nacido en 1940, Pachauri estudió ingeniería mecánica en la India y en Estados Unidos, donde fue docente. Regresó a la India en 1975 y desde 1982 dirige el Instituto de Recursos y Energía (Teri), una organización independiente con sede en Nueva Delhi, que cuenta con alrededor de 900 empleados y que aboga por el uso sostenible de las fuentes naturales de energía. Desde 2001, también es consejero del primer ministro de la India.

Vegetariano, Pachauri vendrá en junio a participar en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, la Río+20, que se llevará a cabo entre el 20 y 22 de junio en Río de Janeiro. En la siguiente entrevista, habla de Brasil y de sus prioridades al frente del IPCC.

Este año tendremos la Río+20. ¿Cuáles son los desafíos de ese encuentro, en su opinión?
No se tratará solamente de un encuentro sobre cambios climáticos, sino también sobre medio ambiente, pobreza, biodiversidad, todo está conectado, por supuesto. Espero que la Río+20, en junio de este año, tome importantes decisiones para el desarrollo sostenible en el mundo.

024-027_Entrevista_192¿Cuál es su impresión al respecto de la participación política y científica de Brasil en los debates sobre los cambios climáticos?
Sigo la participación política tan sólo indirectamente, por medio de lecturas. Conozco mejor la parte científica. He visto con satisfacción que en el IPCC los investigadores brasileños han realizado aportes muy importantes. Hay mucha investigación sobre cambios climáticos realizándose en Brasil, y eso es muy bueno. Brasil es una economía emergente, que está logrando destacarse en el escenario mundial, y cuenta con gran experiencia y mucho conocimiento científico en la producción de bioetanol.

¿Y Estados Unidos? ¿El escepticismo tan presente al respecto de los cambios climáticos durante los años del gobierno de Bush se acabó?
Solamente puedo mencionar el aporte científico realizado por Estados Unidos, que ha sido realmente impresionante. La colaboración de los científicos estadounidenses ha sido de alto nivel, ellos son de los que más han contribuido para el conocimiento en esa área.

La COP-17 finalizó en diciembre con un acuerdo global para la reducción de los gases de efecto invernadero. En su opinión, ¿son reales esos compromisos?
No lo sé. Acuerdos de esa índole ya se establecieron anteriormente, pero resulta muy difícil implementarlos.

¿Cuáles son las prioridades actuales del IPCC?
Nuestra tarea más importante consiste en completar el quinto informe, que estará listo en 2014. Otra prioridad es implementar una estrategia de comunicación mejor que la que habíamos tenido hasta ahora. Esto sucede porque considero que conversar con representantes de los medios de comunicación como usted resulta muy importante. No es suficiente producir información de alta calidad, también debemos fortalecer la comunicación de nuestros hallazgos científicos.

En mayo del año pasado, el IPCC anunció que mejoraría la precisión científica y las estrategias de comunicación. ¿Qué sucedió después?
Ahora contamos con un jefe del departamento de comunicación [Jonathan Lynn]. Se trata de un puesto que establecí recientemente y nos ayudará bastante.

¿El IPCC todavía recibe críticas?
No lo sé. Tú puedes contarme al respecto. La ciencia sólo avanza cuando es cuestionada, en caso contrario, no desarrolla nuevos objetivos, pero los cuestionamientos deben ser justos y objetivos.

Según el Daily Climate, una publicación de una organización no gubernamental de Estados Unidos, la Environmental Health Sciences, la cobertura mundial de la prensa sobre cambios climáticos cayó un 20% en 2011, en comparación con 2010. En su opinión, ¿qué significa ese resultado?
Hay coberturas buenas y malas, no sé cuál es la que disminuyó. Si fue la mala, no me importa. La calidad de la cobertura periodística es de tanta importancia como la magnitud de la misma. Uno podría contar con una pequeña cantidad de buena cobertura o con una cantidad elevada de cobertura no tan buena. Debemos prestar atención también a la calidad.

Al Gore y Pachauri felices luego de obtener el Nobel de la Paz, en 2007

John Mcconnico / AP / GlowimageAl Gore y Pachauri felices luego de obtener el Nobel de la Paz, en 2007John Mcconnico / AP / Glowimage

En noviembre, el IPCC distribuyó el estudio Managing the risks of extreme events and disasters to advance climate change adaptation (SREX). ¿Ese trabajo ya les ha llegado los formuladores de políticas públicas, de tal manera que busquen evitar realmente los efectos de los desastres naturales?
Intentamos hacerlo lo mejor posible. Todavía tenemos muchas actividades planeadas, ya que ese trabajo debe ser difundido continuamente, no en uno o dos días. Espero que los formuladores de políticas públicas realmente comprendan y aprovechen este conocimiento que ofrecemos.

Muchas veces, en Brasil, los políticos parecen no hallarse muy interesados en los estudios científicos.
Cuando hablamos de eventos climáticos extremos y desastres naturales, todos deben estar interesados, tanto los políticos como la sociedad civil… debido a los impactos sociales y económicos. Todos deberían estar interesados. Observo los dramáticos efectos producidos por los desastres naturales en todo el mundo, y existen miles, a veces millones de personas afectadas. Creo, ciertamente, que los políticos se hallan preocupados.

Parece que los cambios climáticos son mucho más graves en los países en desarrollo, tales como la India, donde usted reside, o en Brasil, debido a la falta de dinero y de conexiones institucionales…
Usted está en lo cierto. En los países en desarrollo no contamos con instituciones capacitadas para enfrentar los impactos de los cambios climáticos. No tenemos sistemas de alarma adecuados para desastres naturales, y muchas veces se carece también de infraestructura.

¿Tal como sucede en el Instituto Teri, que usted dirige, el gobierno de la India está lidiando con esos problemas?
Estamos trabajando con proyecciones de los impactos de los cambios climáticos, asegurando que la gente sea capaz de adaptarse mejor a esos impactos. También estamos trabajando con medidas de atenuación, enseñando cómo utilizar las actuales fuentes de energía de manera más eficiente y cómo ampliar el uso de energías renovables. Estamos trabajando con el gobierno, instituciones de investigación, empresas y la sociedad civil, todos deben involucrarse para resolver los problemas ocasionados por los cambios climáticos.

¿Esa estrategia de trabajo colectivo está funcionando?
Así es. Lentamente, porque hay mucho por hacer. Debemos dar un paso por vez. Creo que nos movemos en la dirección correcta.

En 2012 usted cumple 10 años como presidente del IPCC. ¿Qué cambió en su vida durante este período y en cuanto a su percepción del mundo durante estos 10 años?
Estoy mucho más convencido de la importancia de los cambios climáticos, porque ahora contamos con bastante información científica. Cuando asumí en el IPCC, intenté introducir algunos cambios. Durante 17 años, desde 1988 hasta 2005, tan sólo cinco personas trabajaban en la secretaría general de una organización mundial como ésta. Era un grupo muy pequeño, para realizar cosas completamente imprescindibles. Duplicamos ese número, porque comprendimos que ahora necesitamos comunicarnos con el mundo exterior mucho mejor que antes. También debemos lidiar con un sinnúmero de actividades y con investigadores de todo el mundo. La secretaría general es ahora mucho más eficiente para realizar todo esto. Todos estamos aprendiendo permanentemente, para hacerlo lo mejor posible.

Republicar