Imprimir Republish

Ecología

Trampa sonora

Douglas Henrique MaccagnanUn sonido que imita el canto de apareamiento del macho es el principal atractivo de una trampa que fabrica la empresa Idea, de la ciudad de Jaboticabal (São Paulo), para acabar con las cigarras adultas de la especie Quesada gigas, que causan serios daños en las plantaciones de café. Durante esa fase –adultez-, que dura 40 días, ocurre el apareamiento y cada hembra pone alrededor de 300 huevos. Ni bien las ninfas (la forma juvenil del insecto) nacen, se alojan en las raíces de la planta y succionan su savia. “La trampa está compuesta por un sistema sonoro acoplado con un pulverizador, que funciona en un circuito cerrado”, dice el biólogo Douglas Henrique Maccagnan, quien desarrolló la trampa como tema de su tesis doctoral, dirigido por el profesor Fábio de Melo Sene, de la Facultad de Filosofía, Ciencias y Letras de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo, y por la profesora Nilza Maria Martinelli, de la Facultad de Ciencias Agrarias y Veterinarias de la Universidad Estadual Paulista de Jaboticabal. Al ser atraídas por el sonido, hasta en un radio de 80 metros, las hembras son exterminadas con un chorro de insecticida.

Republish