guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Publicaciones

Un artículo desata la polémica

De manera unilateral, una revista suprime un trabajo de científicos brasileños sobre el mal de Chagas

Sucede en ocasiones que el hechizo puede volverse contra el hechicero. Si lo que buscaba la revista Cell, un de los periódicos internacionales más reputados de la área de las ciencias de la vida, era desacreditar al artículo publicado en su edición del 23 de julio de 2004, cuya autoría corresponde al equipo del médico Antonio Teixeira, de la Universidad de Brasilia (UnB), la forma de lidiar con el caso no parecer haber sido de lo más transparente, ni tampoco eficaz en su propósito. Al poner fin a una negociación de meses con los autores brasileños del estudio en cuestión, que había suministrado las primeras evidencias de que tramos del genoma del parásito Trypanosoma cruzi, causante de la enfermedad de Chagas, podrían incorporarse al ADN de animales e incluso del hombre, el periódico canceló la validez del artículo, mediante un escueto comunicado de dos párrafos y unas 120 palabras, dado a conocer el 23 de septiembre de este año. Así lo hizo y, para disgusto de los autores, sin presentar las razones inequívocas de su comportamiento. Este procedimiento unilateral suscitó críticas con relación a la política editorial de Cell y echó más luz aún sobre el estudio de los científicos de Brasilia.

La revista argumentó que, luego de una cuidadosa y exhaustiva revisión de los datos (de Teixeira), a cargo de expertos independientes del área, se veía forzada a retirar el artículo, pues había dudas sobre la ubicación del ADN del hospedador donde el genoma del parásito se habría alojado. Pero no presentó ninguna evidencia de fraude, desliz ético o mala conducta por parte del equipo brasileño que elaboró el polémico artículo, situaciones éstas que normalmente se invocan cuando una publicación resuelve suprimir los escritos de un investigador. La comunidad científica brasileña e internacional manifestó extrañeza ante el proceder de Cell y, a su vez, reclamó públicamente, en reportajes y artículos que salieron en los medios de comunicación del país y del exterior. Tal reacción hizo que la editora de Cell, Emilie Marcus, volviera al tema en un texto más grande: el editorial de la edición del 21 de octubre pasado, intitulado La controversia de la retractación. El resultado de este polémica fue que el artículo suprimido, ése que no era buena ciencia, según el periódico, llegó a ser el segundo más leído en el sitio de la propia revista, en tanto que el editorial explicativo estaba en la 11ª ubicación en la misma lista al final del mes pasado.

Teixeira, nacido en Bahía, de 63 años, desarrolla esa línea de investigación que redundó en el artículo publicado en Cell desde hace más de una década y media. El científico manifestó estar perplejo con el desarrollo de los acontecimientos, e incluso con las reacciones de solidaridad que recibió de parte de colegas de Brasil y de fuera del país. Nunca me hubiera imaginado que la actitud soberbia de la revista pudiera sensibilizar a tanta gente en el mundo, afirma el investigador de la UnB, que defiende la validez de sus datos. ?Otros laboratorios están intentando reproducir nuestros resultados?. Como siempre, el tiempo dirá quién tiene razón.

Republicar