guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

FAPESP

Un canciller en la presidencia de la Fundación

El ex ministro Celso Lafer tomó posesión el día 26 de septiembre

Celso Lafer, ex Ministro de Relaciones Exteriores en dos ocasiones y ex Ministro de Desarrollo, es el nuevo presidente de la FAPESP, en sustitución del poeta y lingüista Carlos Vogt, que dejó la Fundación y asumió la Secretaría Estadual de Educación Superior. Lafer tomó  posesión el día 26 de septiembre, en una ceremonia llevada a cabo en la sede de la Fundación y que contó con la presencia del gobernador José Serra y de varios secretarios de estado.

Lafer, que integra el Consejo Superior de la Fundación desde 2003, cree que la solución a los desafíos y problemas actuales requiere la comunicación entre la cultura literaria y humanística y la cultura científica. “Si bien es cierto que en el mundo contemporáneo no se puede crear, en una visión integrada, una cultura común, no es menos cierto que es un imperativo de nuestro tiempo la capacidad de traducir con competencia y así hacer posible una comunicación entre ambas culturas”, dijo en su discurso de toma de posesión. Así, Lafer concibe la FAPESP como el locus por excelencia del encuentro entre estas dos culturas. “Con efecto, su objeto de trabajo es el avance, con rigor, del conocimiento en todas las áreas: ciencia, tecnología, artes, literatura, filosofía, ciencias humanas”.

Citó a Pasteur para afirmar que no ve límites entre la ciencia básica y la ciencia aplicada -“no hay ciencia aplicada, y si aplicaciones de la ciencia”. Así, cabe a la FAPESP crear las oportunidades para apoyar la investigación científica. “También entiendo que las buenas alianzas de la FAPESP con las empresas en el área de innovación y de investigación aportan beneficios para la sociedad y son un factor relevante para el desarrollo del país”, subrayó.  “Buscaré la convergencia en pro de la investigación y el desarrollo.”

El gobernador José Serra -en su primera visita a la Fundación- recordó que en cuatro momentos de su vida tuvo contacto con la FAPESP. El primero fue en 1960. Él era  presidente de la Unión Estadual de Estudiantes (UEE) y apoyó la iniciativa del gobernador Carvalho Pinto de crear una agencia de fomento. Años después, en el exilio, obtuvo una beca de doctorado en la Universidad de Cornell de la cual acabó desistiendo cuando cambió el tema de la investigación. El tercer contacto con la FAPESP fue en 1983. Serra era secretario de Economía y Planificación de la gobernación del estado y fue responsable del cambio de criterios de la distribución de los recursos destinados a la Fundación propuesta en la enmienda Leza, de autoría del entonces diputado Fernando Leza, que estableció que el flujo de recursos destinados a la FAPESP fuese calculado con base en el año anterior y girado en duodécimos mensuales. “El dinero estaba supeditado al presupuesto aprobado, y no al ejecutado, y era corroído por una inflación anual de hasta tres cifras”, recordó el gobernador. El cuarto encuentro se dio en 1986, en la Asamblea Nacional Constituyente, cuando Serra defendió la vinculación de recursos presupuestarios para la investigación científica.

En la evaluación del gobernador, la FAPESP contraria una ley de funcionamiento que lamentablemente rige el desempeño del sector público brasileño: “Cuando se crea una institución nueva, ella funciona bien en los primeros cinco a diez años y después decae. La FAPESP, con 45 años, no ha hecho sino mejorar”. Reiteró la visión de Lafer sobre la ciencia. “Un importante desafío que la Fundación debe enfrentar con base a su autonomía y experiencia es de, simultáneamente, enfatizar la investigación básica, que construye el futuro explotando y desarrollando posibilidades, y la investigación aplicada, que debe tener, cada vez más, impacto social y económico.”

Un estudioso de Hanna Arendt – Profesor titular del Departamento de Filosofía y Teoría General de Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de São Paulo (USP), Lafer encabezó la lista terna electa por los miembros del Consejo Superior de la Fundación y elevada al gobernador José Serra, quien lo nombró en día 31 de agosto. “Agradezco la confianza del consejo y la del gobernador. Traigo al ejercicio de la función aquello que es el conjunto de mis experiencias y pretendo dar continuidad a un trabajo de gran calidad que ha hecho de la FAPESP una institución ejemplar”, dijo el nuevo presidente.

La relación de Lafer con la FAPESP tuvo inicio en los años 1970, después de concluir el doctorado, cuando fue invitado por la Fundación a emitir dictámenes sobre proyectos de investigación financiados por la institución. “En la época también colaboré con los profesores Oscar Sala y Paulo Vanzolini en discusiones sobre áreas prioritarias de investigaciones. Se trata de una relación que se volvió aún más próxima desde 2003, cuando pasé a integrar el Consejo Superior”, dijo. “En un mundo como el de hoy, que opera a través de redes, una de las importantes dimensiones de la actividad de la FAPESP ha sido la construcción de redes. También es necesario destacar el papel de la Fundación en el desarrollo científico y tecnológico del estado y del país, pues el control de una sociedad sobre su propio destino pasa por la capacitación científica y tecnológica”, dijo.

Nacido en São Paulo hace 66 años, Lafer se graduó en la Facultad de Derecho de la USP, donde da clases desde 1971. Obtuvo su Ph.D. en ciencias políticas en la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, en 1970, la libre docencia en derecho internacional público en la USP, en 1977, y la titularidad en filosofía del derecho, en 1988. Fue jefe del Departamento de Filosofía y Teoría General del Derecho de la Facultad de Derecho de la USP, presidente del Consejo de Administración de Metal Leve, presidente del Órgano de Solución de Controversias de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y presidente del Consejo General de la OMC. Ministro de Desarrollo, Industria y Comercio (1999) y ministro de Relaciones Exteriores en 1992 y de 2001 a 2002. Lafer también desempeñó las funciones de embajador de Brasil ante la OMC y ante la Organización de las Naciones Unidas. Actualmente coordina el Área de Concentración de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la USP, preside el Consejo Deliberativo del Museo Lasar Segall y es coeditor de la revista Política Externa. Integra el Consejo de Administración de Klabin. Es miembro de la Academia Brasileña de Letras, de la Academia Brasileña de Ciencias y de la Corte Permanente de Arbitraje Internacional de la Haya.

Estudioso del legado de la teórica política Hannah Arendt (1906-1975), Lafer escribió varios libros sobre su obra, como La reconstrucción de los derechos humanos, un diálogo con el pensamiento de Hannah Arendt (1988) y Hannah Arendt – Pensamiento, persuasión y poder (2ª edic. revisada y ampliada, 2003). También es autor, entre otros libros, de Desafíos: ética y política (1995), La OMC y la reglamentación del comercio internacional: una visión brasileña (1998), Comercio, desarme, derechos humanos – Reflexiones sobre una experiencia diplomática (1999), Cambian los tiempos – Diplomacia brasileña 2001-2002, vol. 1 y vol. 2 (2002), JK y el programa de metas (1956-1961) – Proceso de planeamiento y sistema político en Brasil (2002), La identidad internacional del Brasil y la política externa brasileña (2ª edic. revisada y ampliada, 2004) y La presencia de Bobbio – América española, Brasil, península Ibérica (2004).

Republicar