Imprimir Republicar

Wiki

¿Adivina adivinador?

Bacterias magnéticas

Bacterias magnéticas (hay dos ejemplares en la imagen) crean imanes con formato de prisma y alineados, algo raro en la magnetita

Karen Tavares Silva Bacterias magnéticas (hay dos ejemplares en la imagen) crean imanes con formato de prisma y alineados, algo raro en la magnetitaKaren Tavares Silva

Las bacterias magnéticas son seres unicelulares o pluricelulares que utilizan el campo magnético de la Tierra para orientarse. Eso es posible porque producen y mantienen en su interior cristales nanométricos denominados magnetosomas, que funcionan tal como imanes comunes, del mineral magnetita. Se movilizan utilizando flagelos –estructuras que funcionan como aletas– y, generalmente, nadan en dirección al fondo del sitio donde viven. Estas bacterias no prosperan en ambientes con demasiado oxígeno y consumen carbono y nitrógeno.

Pese a ser poco conocidas, se encuentran en ámbitos acuáticos de todo el mundo, como por ejemplo, en Cananeia (en el litoral de São Paulo), en la laguna Rodrigo de Freitas (Río de Janeiro), en el mar Mediterráneo y también en China, preferentemente en las aguas calmas de bahías, lagos y lagunas.

Hasta ahora no existen indicios de que provoquen daños a la salud. Estos microorganismos han suscitado el interés de los investigadores, fundamentalmente los de las áreas de computación y biomedicina. Se intenta aplicarlos para crear superficies magnéticas para computadoras o en medios de contraste utilizados para exámenes médicos. Esas propiedades, no obstante, todavía no se explotan comercialmente. Otra curiosidad, de interés para la industria, reside en que ese imán es permanente, es decir, no se desmagnetiza.

En el genoma de las bacterias hay información para la producción de proteínas que interfieren en la síntesis de los magnetosomas.

Ulysses Lins, de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ)

Republicar