Imprimir Republicar

Física

Antimateria iluminada

Chukman So Mediciones realizadas por la colaboración Alpha en el Cern indican que el positrón del antihidrógeno (ilustración) cambia de órbita y absorbe la luz de manera similar al electrón de hidrógenoChukman So

El átomo más simple y abundante en el Universo, el de hidrógeno, está compuesto por un electrón ‒partícula con carga eléctrica negativa‒ que gira alrededor de un núcleo compuesto por un único protón, partícula con carga eléctrica positiva. En tanto, los átomos de antihidrógeno son extremadamente raros en el Universo. Están integrados por un antielectrón, el cual es más conocido como positrón ‒una partícula idéntica al electrón en todos sus aspectos pero con el signo de su carga eléctrica cambiado‒, que orbita alrededor de un antiprotón, una partícula igual al protón, excepto por su carga eléctrica con el signo invertido. Uno de los grandes interrogantes de la física que aún perduran pasa por entender por qué prácticamente toda la materia del Universo parece estar compuesta solamente por átomos como el del hidrógeno y no por antiátomos, como el antihidrógeno. Un equipo internacional de físicos logró medir con precisión y por primera vez cómo interactúan los átomos de antihidrógeno con la luz. Las nuevas mediciones revelan que el positrón de antihidrógeno cambia de órbita absorbiendo la luz con la misma longitud de onda que el electrón de hidrógeno (Nature, 19 de diciembre). Uno de los obstáculos para realizar este tipo de medición reside en la dificultad para generar y almacenar antiátomos en laboratorio. Esto ocurre porque la antimateria siempre se aniquila y genera energía cuando entra en contacto con la materia. Desde 2010, un equipo internacional instalado en el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (Cern), la colaboración Alpha, autora del estudio, genera y almacena átomos de antihidrógeno en una jaula magnética, empleando un dispositivo desacelerador de antiprotones. “El grupo colaborador Alpha es uno de los pocos que emplean el único dispositivo en el mundo capaz de obtener antiprotones a bajas energías”, explica Claudio Lenz Cesar, físico de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y miembro del proyecto desde su inicio, en 2006. La colaboración logró mantener a miles de átomos de antihidrógeno aprisionados durante algunos minutos, un tiempo suficiente como para iluminarlos con haces de luz láser. El objetivo era verificar si los antiátomos interactuaban con la luz de la misma manera que los átomos. Lenz Cesar comenta que la colaboración se propone trabajar este año para mejorar la precisión de los resultados, además de verificar otras propiedades del antihidrógeno, tales como su masa gravitatoria.

Republicar