Imprimir Republicar

Tecnociencia

Arcilla para construir carreteras

La dificultad para hallar piedras en la región amazónica para su uso en la construcción de carreteras motivó a los ingenieros del Instituto Militar de Ingeniería (IME) a desarrollar un nuevo material: la arcilla calcinada, que podrá suplantar a la piedra. El proyecto, que se inicio en 1997, resultó al final del año pasado en una solicitud de patente del nuevo material. En la primera fase, la investigación, coordinada por el coronel Álvaro Vieira, se destinó a establecer criterios para la selección de las mejores materias primas, todas extraídas de yacimientos naturales de la Amazonia. “Existen varios tipos de arcilla, que sirven para esta finalidad”, dice Vieira. Ésta pueden usarse solas o en mezclas. “Para que se endurezca y adquiera resistencia, la arcilla debe calentarse a temperaturas elevadas, de entre 900 y 1.000°C”. El material puede emplearse tanto en la fabricación de hormigón armado como en mezclas asfálticas para carpetas de carreteras. Experimentos llevados a cabo con arcilla calcinada demostraron que ésta soporta todas las solicitaciones inherentes al tránsito normal. En las regiones norte y nordeste de Brasil, por ejemplo, se registra una escasez de pedreras y, consecuentemente, de este tipo de piedra, lo que encarece su precio. En la Amazonia, el metro cúbico de piedra para hormigón cuesta alrededor de 100 reales, en tanto que en el sudeste se lo encuentra por unos 30 reales. A su vez, el metro cúbico de arcilla calcinada costará 40 reales. Algunas industrias cerámicas de la región amazónica han consultado ya al IME, y han manifestado interés en producir arcilla calcinada.

Republicar