guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

buenas prácticas

Chantaje y propuestas antiéticas

Augusto ZambonatoEl Committee on Publication Ethics (Cope), un foro de editores científicos con sede en la ciudad de Londres que es referencia en temas relacionados con la integridad científica, detectó lo que podría ser un tipo emergente de golpe: la actividad fraudulenta de empresas e instituciones que brindan ayuda a investigadores para publicar artículos científicos u ofrecen asesoría sobre ética en la investigación. El Cope está solicitándoles a los investigadores de todo el mundo que envíen relatos de eventuales chantajes y coerciones impuestos por tales organizaciones. “No investigaremos casos puntuales, pero quisiéramos comprender la magnitud del problema”, informó en un anuncio publicado en el sitio web del foro.

Esa advertencia se hizo en marzo, en un texto que salió publicado en el sitio web Retraction Watch por un grupo de cuatro investigadores liderado por Chris Graf, vicepresidente del Cope, que presentó varias denuncias. Una de ellas involucraba a una empresa china de redacción científica que le propuso a Richard Holt, el editor de la revista Diabetic Medicine, un “negocio colaborativo”: él recibiría mil dólares por cada artículo aceptado para publicar. El correo electrónico de la empresa sostenía que para los medios chinos era difícil publicar en revistas prestigiosas, en virtud de las barreras lingüísticas, y solicitaba a Holt que se valiera su influencia para allanarles el camino a los manuscritos. El editor les respondió que la propuesta era antiética y que se lo comunicaría al Cope.

En otro caso, Tamara Welschot, directora de integridad científica de la editorial Springer Nature, relató el reclamo de un investigador chino que fue objeto de amenazas. Éste recibió un e-mail de una organización “que trabaja promoviendo la ética en la investigación científica”, alertando sobre el hallazgo de evidencias de falsificación en imágenes publicadas en un artículo firmado por el investigador insinuando que el Ministerio de Educación y la Academia China de Ciencias estarían interesados en saber del caso. El científico no respondió, pero luego recibió otro mensaje donde el chantaje era explícito. “Usted decidió ignorar nuestro correo. Antes de investigar todas sus publicaciones, nos gustaría brindarle una posibilidad”, decía el remitente, al tiempo que exigía el pago de 2 mil dólares en un plazo máximo de dos días. Una pesquisa reveló que el sitio web de esa entidad era falso.

Por último, Matt Hodgkinson, coordinador de integridad científica de la editorial Hindawi, recibió un correo electrónico de alguien que se presentaba como un negociante de papers ruso y parecía no tener idea de cómo funcionaba la revisión por pares en las revistas científicas. Informaba que su empresa tenía como meta publicar entre 500 y 1.500 papers en 2017 y ofrecía “artículos preseleccionados de alta calidad” que podrían “estar redactados por los principales científicos de Rusia”. Al cabo, finalmente preguntaba: “¿Cuáles son las condiciones y plazos? ¿Acepta pagos vía PayPal?”, refiriéndose al sistema de transferencia de dinero que evita los controles y las cuentas bancarias. Hodgkinson también elevó el caso a conocimiento del Cope.

Republicar