Guia Covid-19
Imprimir Republish

Financiación

Con nuevo aliento

El Congreso de Brasil anula un veto presidencial y prohíbe nuevos bloqueos del FNDCT, el principal fondo de fomento de la investigación científica en el país

La articulación en el Congreso logró que el fondo sobreviva, tras las manifestaciones públicas, la presión de la comunidad científica y de diversos sectores de la industria

Edilson Rodrigues/Agencia Senado

En el mes de marzo, el Congreso Nacional anuló uno de los vetos impuestos por el presidente Jair Bolsonaro (sin filiación partidaria) al apartado de la Ley Complementaria nº 177/21 que prohibía nuevas retenciones a los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FNDCT), el principal instrumento de fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación (CT&I) en Brasil. En los últimos cinco años, se ha podido ejecutar tan solo una parte de los montos disponibles en el fondo. El resto se transfería a un fondo de reserva, que quedaba a disposición del gobierno para el pago de la deuda pública y mantener el superávit fiscal.

Con la anulación del veto, a partir de ahora ya no se podrán bloquear los recursos federales reservados a la ciencia. La noticia fue recibida con alivio por la comunidad científica y los parlamentarios. “Este es un día histórico para la CT&I brasileña”, expresó el senador Izalci Lucas (Partido de la Social Democracia Brasileña – PSDB, Distrito Federal), al anunciar su voto en una sesión en formato virtual del Senado Federal. “La anulación del veto reforzará nuestro sistema de ciencia y tecnología [C&T]. La prioridad es la vacuna contra el covid-19, y una vacuna no puede obtenerse sin investigación, sin tecnología o sin innovación. Ahora tendremos más recursos para esta área tan importante para el país”.

La maniobra fue consagrada tras el acuerdo entre el colegio de líderes de los partidos, en virtud del cual se decidió anular el primer veto y el mantenimiento de un segundo, que impedía la liberación de 4.200 millones de reales que habían sido bloqueados en 2020. Los votos para anular el veto en el Senado fueron 71 y en la Cámara de Diputados, 385. “Este es un resultado clave para la comunidad científica, tras meses de lucha por la preservación del FNDCT. El Senado y la Cámara reafirmaron su compromiso con la CT&I, algo que ya habían hecho el año pasado cuando aprobaron el proyecto que dio origen a la Ley Complementaria nº 177/21 en ambas cámaras, casi por aclamación”, subraya el físico Ildeu de Castro Moreira, presidente de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC).

Bolsonaro vetó los dos apartados de la ley a finales de enero, cuando sancionó el Proyecto de Ley Complementaria nº 135/20, que establecía cambios en el FNDCT. Ese proyecto, cuyo autor fue el senador Lucas y fue aprobado el año pasado por una amplia mayoría en la Cámara y en el Senado, transformó el FNDCT en un fondo financiero acumulativo: el fondo hoy acopia ingresos de diversos sectores de la economía, pero solo tiene carácter contable. Con esta modificación, sus activos podrán ubicarse en fondos de inversión, generando utilidades que podrán destinarse a financiar las actividades de CT&I. Otra de las novedades es la reutilización de los saldos anuales no utilizados para la reinversión, de modo tal que los recursos se acumulen a lo largo de los años: hasta ahora las cantidades no desembolsadas retornaban a la cuenta única del Tesoro.

Cris Faga/Nurphoto vía Getty Images

La imposición de vetos al PLP 135/20 fue una recomendación del equipo económico. En su resolución, publicada en la edición del 13 de enero del Diário Oficial da União [DOU], el gobierno argumentó que, de la forma en que fueron aprobadas en el Congreso, las disposiciones iban en contra del interés público, ya que chocaban con las normativas legales existentes. Desde ese punto de vista, ello supondría un aumento imprevisto de los gastos que generaría un impacto significativo en las cuentas públicas, que podría conducir al incumplimiento de la Enmienda Constitucional nº 95, que en 2016 dispuso un techo para el gasto público por los siguientes 20 años. El texto también hacía mención al hecho de que, al obligar la disponibilidad inmediata de los recursos retenidos en 2020, esa medida obligaría a anular las partidas asignadas a otras carteras que ya estaban programadas para ese ejercicio, obstaculizan do la realización de proyectos y actividades previstas por otras áreas del gobierno, aumentando la rigidez presupuestaria.

Sin embargo, algunos expertos explican que los dispositivos vetados no repercutirían en las cuentas del Gobierno porque la dotación presupuestaria prevista para el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI) en el proyecto de ley presupuestaria ya computa el monto total recibido por el FNDCT. Así, pues, la inversión realizada con recursos del fondo no se incluiría en el cálculo de los gastos que componen el déficit primario, lo que elimina el riesgo de violación del techo de gastos.

La victoria en el Congreso fue importante, pero las perspectivas para la ciencia brasileña siguen siendo inciertas en 2021. Se esperaba que el sistema nacional de CT&I ya pudiera contar para este año con 5.350 millones de reales, conforme a lo previsto en el Proyecto de Ley  Presupuestaria Anual (PLOA) 2021. “Sucede que el gobierno dejó pendiente promulgar la anulación del veto para después de la votación del presupuesto de 2021”, explica Celso Pansera, exdiputado y también exministro de Ciencia, Tecnología e Innovación. “Eso era lo que temíamos desde el principio”. Pansera aclara que, incluso con la anulación del veto, la medida no entrará en vigencia hasta el año que viene. “Podría ser que el Congreso apruebe un Proyecto de Ley [PLN] para reinsertar los recursos del fondo en el presupuesto de 2021, pero eso dependerá de la voluntad política, incluso del gobierno y de su equipo económico. Tendremos que reiniciar la articulación, ahora para intentar encauzar ese PLN”.

Léo Ramos ChavesYa hace años que la comunidad científica y los representantes de la industria, como el Movimiento Empresarial por la Innovación (MEI) de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), vienen articulándose con los parlamentarios para concientizarlos de la importancia del FNDCT. “El desbloqueo de los recursos del fondo es esencial para mantener los programas nacionales de posgrado y financiar las becas de estudio e investigación”, advierte Luiz Davidovich, presidente de la Academia Brasileña de Ciencias (ABC). En marzo, la SBPC emitió un petitorio avalado también por otras entidades, como la Asociación Nacional de Directivos de Instituciones Federales de Educación Superior (Andifes), contrario a la retención de los recursos del fondo. El documento recolectó más de 130 mil firmas. El 16 de marzo, la SBPC se lo entregó al primer vicepresidente del Senado, el senador Veneziano Vital do Rêgo (Partido Socialista Brasileño – PSB, Paraíba).

También en marzo, la SBPC difundió un manifiesto firmado por exministros de Ciencia, Tecnología e Innovación, entre ellos José Goldemberg, Aloizio Mercadante y Ronaldo Sardenberg, que ocuparon el cargo en diferentes momentos entre 1991 y 2016, llamando la atención acerca de la necesidad de garantizar los recursos para la CT&I en el país en un momento de crisis sanitaria. “Sin ciencia no hay innovación. Sin innovación no hay desarrollo”, apuntaba el texto. “El conocimiento científico y la educación deben situarse en el centro de las cuestiones nacionales y revalorizarse como resortes del crecimiento económico, la reindustrialización y la reducción de la pobreza”.

Tal como lo analiza Fernando Peregrino, presidente del Consejo Nacional de Fundaciones de Apoyo a las Instituciones de Educación Superior e Investigación Científica y Tecnológica (Confies), las circunstancias actuales han puesto de manifiesto la importancia de mantener los recursos del Estado para los proyectos estratégicos y han sido determinantes para convencer a los parlamentarios de anular el veto. “El agravamiento de la pandemia en el país reforzó el papel de la CT&I en la resolución de los problemas sanitarios y contribuyó a generar conciencia entre los parlamentarios sobre la importancia del FNDCT, conteniendo la fuga de algunos votos y ayudando a cosechar otros”.

Un punto importante de la articulación a favor del FNDCT aludía a la capacidad de las entidades representativas para dialogar con parlamentarios de todas las corrientes ideológicas. “Convocamos a todos, con un diálogo muy racional y constructivo. Las perspectivas para Brasil tienden a mejorar, sobre todo en lo referente a la lucha contra la pandemia”, pondera Peregrino. Se espera que una parte de los recursos sea liberada para financiar el desarrollo de vacunas brasileñas.

Republish