Imprimir Republicar

Oceanografía

El barro que viene del sur

Sedimentos del Río de la Plata se desplazan casi 2 mil kilómetros y llegan hasta el litoral de la isla de São Sebastião, en São Paulo

El delta del Río de la Plata: una fuente de sedimentos hacia el litoral sur y sudeste de Brasil

De Agostini/ N. CiraniEl delta del Río de la Plata: una fuente de sedimentos hacia el litoral sur y sudeste de BrasilDe Agostini/ N. Cirani

Un cambio gradual del clima –de seco a húmedo– y de los niveles de precipitaciones ‒con lluvias más intensas y frecuentes‒, acaecido en el interior de América del Sur durante los últimos 6 mil años, habría alterado la influencia y la descarga de sedimentos del caudaloso Río de la Plata sobre el océano Atlántico. Estudios recientes de oceanógrafos y geólogos de Brasil, Alemania y Uruguay apuntan que los granos finos de arena, el lodo y el material orgánico que el río carga y que después mecen las corrientes marinas empezaron a llegar en esa época –y siguen llegando– al fondo del mar cercano a la isla de São Sebastião, en el litoral paulista, a 2 mil kilómetros de Montevideo, capital de Uruguay y una de las últimas ciudades bañadas por el río antes de que sus aguas se mezclen con las del mar.

Desde hace más de 10 años, el equipo encabezado por Michel Mahiques, docente del Instituto Oceanográfico de la Universidad de São Paulo (USP), analiza las muestras de sedimentos del fondo del mar costero brasileño y del estuario del Plata para confirmar esta hipótesis. Ahora, los resultados obtenidos mediante el análisis fisicoquímico de los sedimentos indican que existen dos zonas distintas, denominadas provincias geoquímicas: una al sur y otra al norte de São Sebastião.

Las características fisicoquímicas de los sedimentos ubicados al sur de São Sebastião son similares a las registradas en el Río de la Plata y diferentes a las muestras obtenidas entre la isla de São Sebastião y Cabo Frio, un municipio del litoral del estado de Río de Janeiro. Mahiques y sus colaboradores arribaron a la conclusión de que, probablemente, los ríos Doce y Paraíba do Sul son los dos principales cursos de agua que transportan sedimentos hasta el norte de São Sebastião, en tanto que el Río de la Plata aporta arrastrando éstos hasta el litoral sur y parte del sudeste brasileño, hasta São Sebastião.

Aun cuando el Río de la Plata se encuentra a más de mil kilómetros de São Paulo, el conocimiento acerca de su posible influjo sobre el litoral paulista puede resultar importante para la gestión marina. “Cualquier impacto ambiental que suceda en la cuenca del Río de la Plata”, conjetura Mahiques, “seguramente traerá aparejado un impacto sobre el litoral paulista”, en referencia al potencial de transporte de elementos radiactivos de origen antrópico, que ya se han medido. El mismo razonamiento vale ‒a su juicio‒ para la hipótesis de que se produzca algún evento que pueda interferir sobre los recursos marinos vivos del sur y el sudeste de Brasil.

Para establecer la diferenciación entre los tipos de sedimentos, los oceanógrafos y geólogos echan mano de diversos modos de análisis de laboratorio, a los efectos de medir los tenores de arcilla, de materia orgánica y de cesio, isótopos de neodimio y plomo y el tamaño de los sedimentos marinos, por ejemplo; en el último caso, de sedimentos extraídos en tres lugares: a la altura de la ciudad de Santos, en la llamada Baixada Santista; a la altura de la ciudad de Cananeia, en el litoral sur paulista, y en Itajaí, en el estado Santa Catarina. La arena o el lodo de la parte superior de las muestras extraídas corresponde a los sedimentos más recientes, pues se depositaron después, en tanto que el material del fondo es anterior, pues llegó antes a los lugares de extracción de las muestras.

Los testigos del río
Cada partícula de sedimento posee una especie de firma geoquímica, tal como suelen decirle los científicos. En este caso, conjuntos iguales de firmas componen un mismo grupo. Cuando estos agrupamientos fueron distribuidos sobre un mapa, aparecieron las dos grandes provincias, divididas en términos geográficos en el litoral norte paulista. El mapa geoquímico que constituye el resultado de este trabajo puso en evidencia las diferencias y, por ende, los distintos orígenes de los sedimentos.

Infografía: Ana Paula Campos / Ilustración: Daniel das Neves“Las fuentes de los granos, es decir, las rocas sujetas al desgaste debido a la acción de las lluvias y los vientos que dan origen a los sedimentos que posteriormente fueron trasportados río abajo, son distintas”, dice Mahiques. Para confirmar los resultados obtenidos con los sedimentos superficiales, los grupos de investigación recurrieron a los llamados testigos geológicos, que logran generar datos correspondientes a miles años antes del presente. Estos testigos están conformados por columnas de arena y lodo extraídas del fondo del mar mediante el empleo de un caño de metal.

“Es posible detectar una notable alteración del patrón de deposición de sedimentos hace unos 2.800 años”, dice Mahiques. El análisis de los testigos apuntó que el Río de la Plata arrojaba una gran carga de sedimentos en el litoral de Santa Catarina hasta hace 2.800 años; pero, y recién a partir de ese período, la arena generada en la cuenca del Paraná con base en sedimentos de basaltos típicos de la región empezó a aparecer a la altura de la ciudad de Santos. “Como la cuenca del Paraná pasó a recibir más lluvias, el sistema de corrientes marinas comenzó a contar con una mayor cantidad de agua para transportar los sedimentos más lejos”, dice. “Así es como logramos definir el momento del comienzo de la influencia del Río de la Plata sobre el litoral paulista.”

Con todo, una vez despejada una duda, surgieron otras. Si es cierto que una gran cantidad de lodo es exportada desde el Río de la Plata hacia São Paulo, hasta áreas cercanas a la costa, ¿ese material no podría también llegar al océano profundo, a 3 mil metros de profundidad? Los científicos pretenden arribar a una respuesta a esta pregunta durante los próximos años, ahora con la valiosa ayuda del buque de investigaciones oceanográficas Alpha-Crucis, que entró en servicio este año, para la recolección de sedimentos en áreas más alejadas y profundas del litoral paulista (lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 206).

Los estudios preliminares realizados con equipos existentes a bordo del Alpha-Crucis delinearon una estructura similar a un gran deslizamiento, un movimiento a través del cual el lodo y la arena de la región más playa, la plataforma continental, llegarían a las áreas más profundas. El declive ayudaría a entender la acumulación de sedimentos más allá de las zonas más playas del litoral paulista, sabidamente pobres en sedimentos. El lodo y la arena aparentemente resbalaron centenas de metros a través de grandes cañones sumergidos, según creen los científicos.

Proyectos
1. Variaciones holocénicas en la paleoproductividad de la plataforma continental del sudeste de Brasil (03/ 10740-0); Modalidad Línea regular de ayuda al proyecto de investigación; Coord. Michel Michaelovitch de Mahiques – IO/ USP; Inversión R$ 321.619,03 (FAPESP).
2. Incremento de la capacidad de investigación en oceanografía en el estado de São Paulo (10/ 06147-5); Modalidad Programa de Investigación sobre Cambios Climáticos Globales; Coord. Michel Michaelovitch de Mahiques – IO/ USP; Inversión R$ 15.451.697,60 (FAPESP).

Artículo científico
BURONE L. et al. A multiproxy study between the Rio de la Plata and the adjacent South-western Atlantic inner shelf to assess the sediment footprint of river vs. marine influence. Continental Shelf Research. v. 55, p.41-54. 2013.

Republicar