guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Ganadería de precisión

El peso de la res

Soluciones innovadoras para el pesaje del ganado pueden incrementar la productividad de la hacienda bovina brasileña

Un animal con arete de identificación; en segundo plano, una balanza para el pesaje en movimiento

Bosch

Los ganaderos brasileños cuentan con nuevas tecnologías que pueden ayudarlos en una tarea trivial, aunque no siempre fácil de ejecutar: el pesaje del ganado. La obtención de este dato –y su utilización para la toma de decisiones– constituye una de las bases para lo que se denomina ganadería de precisión, un término que conecta tecnología e información con una productividad y rentabilidad mayor. El monitoreo de este parámetro es importante para que el productor determine el momento ideal de venta de los animales para faena, defina el mejor momento para el apareamiento y realice un seguimiento de la salud del ganado, dado que una pérdida súbita de peso puede indicar fallas en la alimentación o una enfermedad.

Si bien en gran parte de los establecimientos ganaderos brasileños aún se adopta el “ojímetro” para calcular el peso del hato, las opciones presentes en el mercado distan de ser simples balanzas. Una de las dificultades del pesaje tradicional consiste en conducir al ganado hasta el aparato, generalmente instalado en el corral, y ubicar a un animal por vez encima del mismo, algo que demanda un gran movimiento, estresa al animal y genera gastos. En los criaderos convencionales, se pesa al rebaño una o dos veces al año, casi siempre a la hora de la vacunación. Esto solo puede hacerse, por supuesto, cuando la finca dispone de una balanza. “El caso es que se pesa poco y mal”, dice el ganadero André Bartocci, director de la Asociación de Criadores de la Raza Nelore de Brasil (ACNB).

Si la vaca no va a la balanza, la balanza puede ir al campo de pastura. Una de las soluciones ideadas recientemente incluso prescinde de su uso y adopta en su lugar cámaras capaces de calcular el peso de los animales. “Nuestro objetivo consiste en posibilitar el monitoreo frecuente en la pastura, sin alterar la rutina ni de los animales ni de la finca”, dice el científico de la computación Pedro Coutinho, CEO de la startup capixaba [del estado de Espírito Santo] Olho do Dono. En el mes de marzo, la empresa suministró una solución para 15 ganaderos en la cual, una cámara tridimensional (3D) conectada a un software calcula el peso del hato. La imagen puede captarse desde cualquier sitio de la hacienda, con los animales en movimiento. Basta con pasen en hilera a un máximo de 3 metros de la cámara.

“Esto puede ser un corredor o cualquier lugar estrecho por donde pase el ganado”, relata Coutinho. “Mediante el uso de inteligencia artificial, aprendizaje de máquinas y estadística, nuestro programa analiza 500 características físicas asociadas al peso del animal. Ya hemos pesado a más de 20 mil reses y el acierto promedio del pesaje individual es del 95%”.

En caso de que el rebaño esté identificado con aretes con chips o tags identificadores, el peso puede individualizarse. Las informaciones van directo de la cámara a la laptop, y no se necesita internet para que el sistema funcione. La startup, a la cual le insumió cuatro años el desarrollo de esa solución, contó con la ayuda de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica y la Innovación de Espírito Santo (Fapes), de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep) y del fondo de inversión Primatec.

Olho do Dono La cámara desarrollada por la startup Olho do Dono efectúa el pesaje de la animal en movimiento en cualquier lugar de la haciendaOlho do Dono

Otra solución, aportada por algunas empresas desde hace al menos dos años, es una balanza de pesaje que registra las informaciones con el animal en movimiento. Con ella, el novillo o la vaca pueden ser pesados mientras pastan, sin necesidad de que estén quietos para realizar la medición. Ese el caso de Coimma, una empresa con sede en Dracena (São Paulo), que en 2017 lanzó al mercado la balanza de paso BalPass, ideada en colaboración con la división Ganado de Corte de la estatal Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), de Campo Grande (Mato Grosso do Sul), y la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul (UFMS).

La balanza, compuesta por un módulo fabricado en madera y acero, que puede ubicarse en diferentes sitios de la estancia, está dotada de un sensor de presencia, un lector de chips (identificador de cada animal), antena para la transmisión de datos por radiofrecuencia y un panel de energía solar. El dispositivo se coloca generalmente en el paso hacia el bebedero. Cada vez que un animal va a beber, se registra su peso. Así, el ganadero puede monitorear el engorde desde cualquier lugar en donde se encuentre, por intermedio del celular o de la laptop.

“Este producto comenzó a proyectarse hace ocho años”, comenta el ingeniero agrónomo Rodrigo Fonseca Rangel da Rocha Gomes, gerente comercial de Coimma. “Es lo que pudimos vislumbrar para una ganadería cada vez más ligada a las informaciones del campo, con colecta de datos, internet de las cosas e inteligencia artificial”, dice.

En el campo de pastura o en el corral
La filial brasileña de la multinacional alemana Bosch también lanzó una balanza de pesaje, denominada Plataforma Pecuária de Precisão, cuyo concepto de funcionamiento es similar al del sistema de Coimma. El módulo puede ubicarse en un corredor estrecho de pesaje en cualquier punto de la estancia. Sirve tanto para el hato criado a campo como en corral.

Funciona con energía solar, tiene sensores de pesaje, sistema de identificación de aretes, unidades de procesamiento y antena para el envío de datos. “El producto funciona conectado con la sede administrativa de la hacienda, que se conecta a la nube. El algoritmo determina la curva diaria de aumento de peso del animal y de todo el hato”, resalta Paulo Rocca, vicepresidente de Bosch Soluções Integradas Brasil.

Bosch Con 238 millones de cabezas de ganado, Brasil es dueño del mayor hato comercial del mundoBosch

El desarrollo de esta tecnología fue realizado en Brasil casi en su totalidad, con el aval de la casa matriz en Alemania. La unidad de negocios abocada a la plataforma cuenta con 20 personas y otros 20 ganaderos como clientes. “Brasil tiene proporciones gigantescas, con productores de diversas características. El desafío consiste en poner esta tecnología en el campo en forma masiva y ramificada”, acentúa Rocca.

El monitoreo del peso individual y diario del rebaño es tan solo una de las informaciones recabadas mediante las soluciones propuestas por la spin-off @Tech, de la ciudad de Piracicaba (São Paulo), que cuenta con el apoyo de la FAPESP a través del programa Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe). Según el veterinario Tiago Albertini, director de @Tech, la empresa ya ubicó dos de sus productos en el mercado, el BeefTrader y el 3DBeef, y tiene otros ocho productos en fase de desarrollo.

El BeefTrader combina las informaciones de los animales con datos de la industria, identificando el momento ideal para que el productor efectúe la venta, mientras que el 3DBeef, dotado de cámaras inteligentes que escanean la res, mide la curva de calidad del engorde del animal, también en tiempo real. “La industria no compra solo basándose en el peso, sino una calidad de engorde adecuada sobre la carcasa. El frigorífico paga menos si la carcasa no tuviera un engorde correcto”, dice Albertini. “Con nuestra plataforma, hemos aumentado hasta en un 25% el margen de ganancia del productor”.

Las tecnologías concebidas en Brasil despiertan el interés de ganaderos del exterior

Brasil es dueño del mayor hato bovino comercial del mundo, con 238 cabezas de ganado, seguido por Estados Unidos (94,7 millones), China (90 millones), la Unión Europea (87,5 millones) y Argentina (53,8 millones), según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. De acuerdo con los expertos consultados para la elaboración de este reportaje, los ganaderos del exterior han demostrado interés en las tecnologías de pesaje desarrolladas en Brasil. En esos países, el cálculo del peso normalmente se realiza con balanzas convencionales.

Para el investigador Alberto Bernardi, de Embrapa Ganadería Sudeste, con sede en São Carlos (São Paulo), la introducción de nuevas tecnologías en el entorno rural es positiva, pero se necesita tener en cuenta las diferencias existentes en la ganadería nacional. Según él, en el campo conviven productores profesionales modernos, enfocados en el mercado externo, con ganaderos tradicionales, que administran sus propiedades de manera precaria. “Se necesita mejorar la profesionalización en el sistema de producción de carne. Aquel que no se actualice y no modifique su forma de trabajar quedará cada vez más afuera del mercado”, subraya Bernardi.

Al mismo tiempo, el experto advierte que no basta con recabar información sobre el peso del ganado: es preciso saber usarlas correctamente. “Si el productor no sabe interpretar los datos recolectados, no estará haciendo ganadería de precisión”, dice el investigador. Para Bernardi, los aspectos relacionados con el bienestar animal y la temática ambiental deben ser tenidos en cuenta cada vez más por los productores agropecuarios.

Proyecto
BeefTrader: Plataforma de inteligencia de información de mercado para la maximización de las utilidades de los productores y de la industria frigorífica (nº 15/07855-7); Modalidad Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsable Tiago Zanett Albertini (@Tech); Inversión R$ 157.034,01

Republicar