Imprimir Republicar

Química

El pigmento indeleble del palo brasil

The National Gallery, London Santa Cecilia, la obra pintada entre 1620 y 1625 por el italiano Pietro da CortonaThe National Gallery, London

En sus pinturas, Rafael, Rembrandt, Pietro da Cortona y Van Gogh habrían empleado colores que contenían pigmentos rojos extraídos de la corteza del palo brasil. Por eso se busca identificar la presencia de esos pigmentos en los cuadros para determinar la autenticidad de las obras. No resulta una tarea sencilla, dado que la mayoría de esos pigmentos se descompone bajo los efectos de la luz. Investigadores de la National Gallery de Londres, del Instituto de Conservación de Canadá, de la petrolera Shell y de la Escuela de Química de Edimburgo, en Escocia, podrían haber resuelto el problema al identificar un componente del colorante resistente a la luz: la urolitina C. Este compuesto químico se extrajo de la tintura del palo brasil (Caesalpinia echinata, recientemente reclasificada como Paubrasilia echinata) producida en la National Gallery siguiendo una receta histórica: las astillas de madera se hierven en agua y a ese líquido, una vez filtrado, se le añade una mezcla de sulfato de aluminio y carbonato de sodio hasta que su pH se torne neutro. El químico David Peggie, del Departamento Científico de la National Gallery, y sus colaboradores identificaron la urolitina C en el vestido rojo de Santa Cecilia, la obra pintada por el italiano Pietro da Cortona durante la primera mitad de la década de 1620 (Analytical Methods, edición de febrero). Los pigmentos obtenidos del palo brasil se utilizaron hasta el siglo XIX, cuando se los comenzó a sustituir por colorantes sintéticos.

Republicar