Imprimir Republish

Buenas prácticas

El primer ministro rumano es acusado de plagio

Rumania atraviesa una sucesión de episodios de mala conducta científica que afecta al propio corazón de su gobierno. Según la revista Nature, que investigó los casos, una explicación para la situación actual reside en el hecho de que los miembros de la elite rumana postcomunista, que incluye a los políticos, ha buscado acreditaciones académicas ávidamente y muchas universidades se convirtieron en una “fábrica de doctores”, en detrimento de la calidad y la ética de la producción académica.

El Consejo de Ética en la Investigación Científica rumano delibera, actualmente, sobre el caso de Ioan Mang, ex ministro de Ciencia y Educación. El mes pasado, Mang, un experto en computación, renunció a su cargo luego de ser denunciado por plagio en al menos ocho artículos. El evento más resonante hasta ahora involucra al primer ministro Victor Ponta, juzgado bajo la acusación de haber copiado grandes tramos de otros trabajos académicos, sin citar las fuentes, en su tesis doctoral, defendida en 2003, en el área del derecho. De confirmarse las acusaciones, la presión por su renuncia podría aumentar.

La revista Nature publicó un reportaje sobre este episodio el 18 de junio, luego de haber tenido acceso a documentación que indicaba que más de la mitad de la tesis de Ponta, de 432 páginas, consistía en textos académicos ya publicados, aunque no identificados. La tesis fue republicada como libro en 2004 y utilizada como base para otro libro, en 2010, sobre leyes humanitarias internacionales. Algunos tramos sustanciales de las tres publicaciones parecen ser bastante similares a los artículos publicados en rumano por los especialistas en derecho Dumitru Diaconu y Vasile Cretu, y en inglés, por Ion Diaconu. “Las evidencias de plagio son avasallantes”, informó a la revista Marius Andruh, químico de la Universidad de Bucarest y presidente del consejo rumano para el reconocimiento de diplomas universitarios.

El día 21 de junio, Nature publicó una carta de la asesoría de comunicación del gobierno rumano negando las acusaciones de plagio. En la misma, Victor Ponta se ofrece para someter su trabajo a “cualquier tipo de evaluación”. Según el periódico británico The Guardian (en su edición del 19 de junio), el primer ministro acusó al presidente rumano, Traian Basescu, su rival político, de orquestar ese ataque contra él. Ponta hizo su doctorado en la Universidad de Bucarest mientras se desempeñaba como secretario de Estado del gobierno del primer ministro Adrian Nastase, quien también fuera su director de tesis. Él se convirtió en primer ministro en mayo de este año, luego de que su antecesor, Emil Boc, renunciara.

Republish