guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Trayectorias

El ruso que sueña con cambiar la salud en Brasil

Un economista encontró en la ciencia el apoyo y el método para emprender

Léo Ramos Chaves Michael Kapps: emprendimientos basados en conocimiento científicoLéo Ramos Chaves

Fueron necesarios solo tres años para que el economista ruso Michael Kapps, de 29 años, desplegara su primer emprendimiento: una plataforma de gestión de salud poblacional. Graduado por la Universidad Harvard, en Estados Unidos, su primer “laboratorio” fue el municipio de Rio Negrinho, en el estado brasileño de Santa Catarina, con 41.380 habitantes. Fue allí donde, en 2015, probó el proyecto Tá Na Hora [es la hora], un sistema de envío de mensajes telefónicos destinado a aumentar el compromiso en los tratamientos de salud, que hoy en día alcanza a 100 mil personas en casi todos los estados del país.

“Empezamos con mensajes SMS para recordar a las personas que tomaran los medicamentos indicados por los médicos”, relata Kapps, que escogió esa herramienta por su bajo costo. La etapa siguiente fue expandir el proyecto con el SMSBebê: mensajes destinados a gestantes y mamás de niños de hasta 3 años transmitían orientaciones sobre, por ejemplo, la importancia del seguimiento prenatal.

“El proyecto cambió el comportamiento de las personas, pero no aplicábamos métricas ni encuestas para comprobar su eficiencia. No teníamos dinero y estábamos casi cerrando las puertas en 2016” recuerda Kapps, sobre el momento en el que decidió postularse al Grand Challenges Canada, fondo de oportunidades destinado a apoyar “ideas audaces de gran impacto”, que ofrecía un auxilio equivalente a 250 mil reales. Con la propuesta aprobada, vino el reto: evidenciar la eficiencia de la plataforma. “Por cada etapa del proyecto SMSBebê necesitábamos demostrar su eficiencia para que los recursos fueran girados”.

El primer paso consistió en establecer una alianza con una unidad básica de salud (UBS) y un hospital de referencia de Rio Negrinho. Durante 18 meses, 200 madres recibieron mensajes y tuvieron seguimiento médico. “Si se las comparaba a las demás pacientes, las embarazadas monitoreadas presentaron los mayores índices de adhesión al prenatal del hospital”, relata el economista que, una vez cerrado el aporte inicial, pasó a tener derecho a participar de la segunda fase del Grand Challenges Canada, con una financiación de 1 millón de reales. “Esta vez, el foco es la salud de la embaraza, no del niño”, aclara. Durante dos años, con el apoyo del fondo, el estudio pretende monitorear a 500 mujeres atendidas en varias UBS de ciudades carenciadas del estado de Alagoas.

“Si no fuera por la exigencia del fondo, de demostrar científicamente el resultado del monitoreo de los pacientes, difícilmente yo habría descubierto un modelo de emprendimientos eficiente”, considera Kapps, que nació en Rusia y a los 5 años se mudó con la familia a Canadá. En 2011, durante las vacaciones de la universidad, supo que había un empleo de vaquero en el Pantanal y decidió conocer Brasil; terminó quedándose casi seis meses. De vuelta en Estados Unidos, concluyó su carrera de grado y trabajó en una gran consultoría. Atendía a la industria farmacéutica y hospitales antes de decidir mudarse a Brasil. Actualmente, TNH Health tiene 25 empleados y ha ampliado sus herramientas de comunicación. “Hasta fin de año pretendemos atender a 1 millón de personas”.

Republicar