Imprimir Republish

GEOLOGÍA

El velho chico y su pequeño desierto

Las arenas del río São Francisco, arrastradas por los vientos, dieron origen y forma a las dunas de Xique-Xique, en el estado brasileño de Bahía, durante los últimos cien mil años

El valle del São Francisco medio, la región en la que se llevó a cabo el estudio

Patricia Colombo Mercolotti 

La historia geológica más reciente de un tramo de 200 kilómetros (km) del curso medio del río São Francisco −el Velho Chico, tal como popularmente se lo llama−, en el norte del estado brasileño de Bahía, y de una de sus formaciones naturales más características, las grandes dunas de la región de Xique-Xique, a lo largo de sus riberas, constituyen un ejemplo de la capacidad transformadora de los vientos en el interior del semiárido y del vaivén de las aguas del río más importante que atraviesa el nordeste de Brasil. Según apunta un nuevo estudio científico, el paisaje local se ha ido configurado durante los últimos 100.000 años mediante fases sucesivas que se caracterizaron por la deposición fluvial (el transporte de sedimentos al lecho del São Francisco) intercaladas con etapas dominadas por los procesos erosivos. “La alternancia de esos ciclos se debió probablemente a la variación milenaria de las precipitaciones en las cabeceras del São Francisco, y no específicamente al régimen pluvial en este tramo del río”, explica la geóloga Patricia Mescolotti, autora principal del artículo, publicado a mediados de 2021 en la revista científica Quaternary Science Reviews. La geóloga defendió el año pasado su tesis doctoral sobre el tema en la Universidade Estadual Paulista (Unesp), en su campus de la localidad de Rio Claro.

Las cabeceras del São Francisco se encuentran a unos 1.500 km de la región de Xique-Xique, en la parte alta de la cuenca hidrográfica, en el sudoeste del estado de Minas Gerais. A partir de esa zona, el río recorre 2.700 km hacia el nordeste brasileño hasta desembocar en el océano Atlántico, en la frontera entre los estados de Sergipe y Alagoas. Según el estudio, en los períodos en que llovía en exceso en sus cabeceras, el caudal de agua que fluía por el antiguo cauce del São Francisco aumentaba considerablemente. El eventual desborde del río intensificaba la deposición de sedimentos que quedaban a disposición para que se formaran las dunas de Xique-Xique, que ocupan 8.000 kilómetros cuadrados (km2), una superficie similar al Área Metropolitana de São Paulo.

SRTM / ALOS-PAlSAR / LandsatImagen de satélite de las dunas de Xique-Xique (las áreas en gris más claro) a orillas del São Francisco (los tramos en verde)SRTM / ALOS-PAlSAR / Landsat

Los grandes ríos siempre son el resultado de procesos complejos y dinámicos. Su evolución está ligada a fuerzas globales y locales, tales como los movimientos tectónicos, las variaciones del clima y del nivel del mar. En el caso del curso medio del São Francisco, alejado del océano y prácticamente exento de terremotos significativos, los cambios en el régimen pluvial del pasado, aunque sea en un punto distante de la cuenca hidrográfica, parecen haber sido determinantes para generar una dinámica de deposición de sedimentos y de erosión. El principal mecanismo climático que regula el régimen de lluvias estivales en el sudeste y en el sur del nordeste brasileño –por lo tanto, en los sectores que preceden al tramo del São Francisco que discurre por Xique-Xique y abastecen de agua a los puntos más bajos de la cuenca– es la Zona de Convergencia del Atlántico Sur (ZCAS). Este sistema meteorológico está formado por un conjunto de nubes orientado en sentido noroeste-sudoeste que atraviesa el litoral brasileño entre el sur del estado de Bahía y el estado de São Paulo. De acuerdo con su desplazamiento, la ZCAS promueve más o menos lluvias en la cabecera del São Francisco, en el sudeste.

Según el geólogo Mário Assine, de la Unesp, supervisor de tesis de Mescolotti y coordinador del equipo que elaboró el estudio, la dinámica de los niveles pluviométricos registrados específicamente en la región de Xique-Xique, en el São Francisco medio, a lo largo de los últimos 100.000 años, fue insuficiente para explicar las diferentes características que han adquirido el río y las dunas. “Como no obtuvimos una buena asociación entre el régimen de lluvias local y el paisaje predominante, decidimos explorar mecanismos climáticos más amplios”, comenta Assine. Así fue que descubrieron la asociación entre el mayor volumen pluvial en las cabeceras del río, como consecuencia de la ZCAS, y los ciclos de deposición y erosión en Xique-Xique.

Los investigadores identificaron cuatro fases bien delimitadas de deposición fluvial en el tramo estudiado del São Francisco: hace más de 90.000 años; entre 65.000 y 39.000 años atrás; entre 18.000 y 9.500 años, y durante los últimos 380 años. Los ciclos de los procesos erosivos predominaron en tres períodos: entre 85.000 y 65.000 años atrás; entre 39.000 y 18.000 años, y el último entre 9.500 y 1.000 años atrás. También dedujeron que el São Francisco, no tenía entonces la misma forma que ahora. Su cauce era mucho más ancho y estaba plagado de meandros. Para armar ese rompecabezas de deposiciones y erosiones que dio forma al relieve de ese segmento del Velho Chico y de su entorno, Assine, Mescolotti y sus colaboradores emplearon todo un abanico de herramientas analíticas, entre ellas imágenes de teledetección por satélite y relevamientos de campo para recoger y estudiar muestras geológicas.

Los sedimentos del São Francisco medio fueron datados por primera vez mediante una técnica moderna, la luminiscencia ópticamente estimulada. “En la práctica, este método permite saber cuándo fue la última vez que un grano de arena ‘vio’ el sol, antes de quedar sepultado durante los procesos de formación de las dunas”, explica el geólogo Francisco William da Cruz Júnior, de la Universidad de São Paulo (USP), quien no participó del estudio, pero conoce en detalle la geomorfología de la región estudiada y los procesos climáticos que influyeron sobre ella a lo largo de miles de años.

Las dataciones sugieren que los dos eventos que más contribuyeron para la formación de las dunas ocurrieron bastante después, entre 23.000 y 18.000 años atrás y hace entre 15.000 y 10.000 años. La etapa de consolidación de las colinas de arena se produjo en períodos más húmedos, cuando en toda la región había más vegetación. Según apuntan también los registros sedimentarios, el proceso más reciente de estabilización de esas formaciones arenosas en el norte de Bahía habría comenzado hace 5.000 años y se extiende hasta nuestros días. “Las dunas de Xique-Xique son el mayor campo eólico continental de Brasil”, comenta Mescolotti. “Es por eso que pretendíamos entender cómo fue su proceso de configuración y su interacción con la dinámica del río São Francisco”.

Artículo científico
MESCOLOTTI, P. C. et al. Fluvial aggradation and incision in the Brazilian tropical semi-arid: Climate-controlled landscape evolution of the São Francisco River. Quaternary Science Reviews. 15 may. 2021.

Republish