Guia Covid-19
Imprimir Republish

Trayectorias

En las aguas del mundo

Biólogo portugués que estudió y trabajó en cuatro países ahora es docente de la UFSCar

Carreiras_DSCN7146Archivo personalEl biólogo Hugo Sarmento, portugués de la ciudad de Porto, con 37 años, ya ha vivido en cuatro países. Graduado en la Universidad de Minho, en Portugal, hizo su doctorado en la Universidad de Namur, en Bélgica, donde permaneció durante seis años también como responsable de proyectos de investigación. Durante ese período pasó varias temporadas en países africanos estudiando el plancton de grandes lagos como el Kivu y el Tanganica. “Ese trabajo me llevó a permanecer por más de tres meses por año en países como Ruanda y República Democrática del Congo”, dice Sarmento. Antes del doctorado, vivió nueve meses en Angers, en Francia, trabajando como pasante en una empresa de consultoría ambiental con beca de la Unión Europea. Luego hizo una pasantía de posdoctorado en el Instituto de Ciencias del Mar en Barcelona, en España, durante cinco años. En ese período visitó otros países, incluso Brasil, durante las expediciones Tara Oceans y Malaspina, para la recolección y los estudios de plancton en todos los mares del planeta, entre 2009 y 2012.

Casado con una brasileña que trabaja en el área comercio exterior y a quien conoció hace 15 años en Francia, Sarmento tenía la idea de radicarse en Brasil, y se postuló para una beca del programa Ciencias sin Fronteras del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI), en la modalidad que apunta atraer a investigadores al país. Y se convirtió en profesor visitante de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte (UFRN). A finales de 2013, participó en un concurso público para el cargo de profesor de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar). “Yo nunca había concursado y no conocía São Carlos; sólo había escuchado a algunos compañero que me recomendaban esa universidad, la ciudad y también a la FAPESP”, dice Sarmento. A comienzos de 2014, ya era docente del Departamento de Hidrobiología de la UFSCar, año en que le aprobaron un proyecto del Programa Jóvenes Investigadores en Centros Emergentes de la Fundación para estudiar la biodiversidad y la genética de microalgas y plancton.

“Queremos explorar esa diversidad de microorganismos en ecosistemas acuáticos e identificar, por ejemplo, a los que tienen toxinas y pueden ser patógenos, y también mapear la distribución de genes con posible aplicación futura en biotecnología. “En la expedición Tara Oceans encontramos más de 35 mil especies de bacterioplancton en el océano y describimos más de 40 millones de genes”. Sarmento colabora con el profesor Armando Vieira, también de la UFSCar, en un proyecto destinado a enriquecer y mantener en la universidad una de las mayores colecciones de microalgas del mundo. “Encontré en la UFSCar un excelente ambiente e infraestructura para la investigación, y creo que podré contribuir al avance de la ciencia en mi área.”

Republish