Imprimir Republish

BUENAS PRÁCTICAS

Hallazgos no confirmados

Daniel BuenoPara verificar la consistencia de los estudios de psicología social, un grupo de trabajo integrado por 100 investigadores de diversos países intentó reproducir los resultados de 27 artículos de reciente publicación en esa área. En al menos 10 de los casos, es decir, en más de un tercio del total, los hallazgos no pudieron confirmarse. En otros cinco artículos, el efecto observado fue menor que el descrito en el estudio original o surgieron problemas estadísticos que los autores no habían informado.

“La replicación de los resultados colabora para brindarnos certeza sobre aquello que consideramos como verdadero”, explicó Brent Donnellan, psicólogo de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, y uno de los líderes del grupo de trabajo, a la revista Science. La imposibilidad de reproducir resultados de investigaciones desvela a la comunidad científica, porque representa un obstáculo para el avance del conocimiento y, en algunos casos, involucra fraudes.

El comité evaluador advierte que no puede afirmarse que hubo mala conducta científica. Uno de los estudios que no pudieron reproducirse sugiere que eventos físicos relacionados con el aseo, tales como lavarse las manos, pueden influir en el comportamiento de las personas, induciéndolas a actuar momentáneamente con menos severidad en sus juicios morales. El paper, divulgado en 2008 en la revista Psychological Science, apuntaba a complementar trabajos similares, como en el caso de uno que planteaba que un sentimiento de disgusto podía promover un juicio más severo en un individuo.
“Me siento como una sospechosa de un crimen sin derecho a defenderme”, dijo Simone Schnall, autora del artículo y psicóloga de la Universidad de Cambridge, Inglaterra. “Defiendo mis métodos y mis descubrimientos y no tengo nada que esconder”. Ella sostiene que la metodología adoptada en la revaluación de su estudio fue diferente a la utilizada originalmente: algunos datos que diferían bastante del promedio de observaciones fueron descartados por los revisores. Brent Donnellan confirma la diferencia de metodología, pero afirma que utilizó distintas estrategias para evitar distorsiones, y en todas ellas, los postulados de Schnall no pudieron confirmarse. Y sostiene que el problema del estudio fue el número restringido de casos analizados por la investigadora, lo cual puede generar un resultado falsamente positivo.

Para atenuar el daño profesional, Daniel Kahneman, docente de la Universidad de Princeton, sugirió la adopción de lo que denominó como “protocolo de reproducción”, donde los revisores solicitan de buena fe, la colaboración de los autores de los estudios, quienes, a su vez, deben participar en forma activa en los esfuerzos de replicación. De cualquier modo, acota, los responsables de estudios con resultados excepcionales deben intentar repetir por sí mismos los resultados de sus trabajos, antes de que algún colega intente hacerlo.

Republish