Imprimir Republish

INDICADORES

Impacto creciente

El Informe de actividades 2013 de la FAPESP destaca un récord de inversiones y programas volcados a la innovación y la frontera del conocimiento

Reproducciones de obras que ilustran el informe se exponen en la sede de la FAPESP

Sin título, 1998, acuarelaReproducciones de obras que ilustran el informe se exponen en la sede de la FAPESPSin título, 1998, acuarela

La FAPESP incrementó un 6,5% el volumen de los recursos económicos destinados a investigaciones científicas y tecnológicas en el estado de São Paulo durante 2013. La erogación en becas y ayudas o apoyo a la investigación fue de 1.100 millones de reales, una suma récord en los 51 años de historia de la Fundación, según revela el Relatório de atividades 2013, el informe de actividades presentado el 27 de agosto en la sede de la Fundación junto con una exposición de obras de la artista plástica Renina Katz, que ilustran la publicación. Entre 2008 y 2013, el desembolso de la FAPESP creció casi un 73%. “La inversión realizada por la FAPESP contribuyó a la eficiencia de la investigación realizada en São Paulo sobre temas de gran impacto intelectual, social y económico, tres pilares esenciales para el progreso del estado, que responde por el 50% del conocimiento generado en Brasil”, dice el presidente de la Fundación, Celso Lafer.

Uno de los logros de 2013 está relacionado con la inversión en el campo de la innovación. Los 167 nuevos proyectos contratados en el marco del Programa de Investigación Innovadora en pequeñas Empresas (Pipe) ‒en el cual se conceden préstamos para proyectos en pequeñas empresas, muchas de ellas startup originadas en universidades e institutos de investigación paulistas‒ representan un crecimiento del 108% en comparación con 2012. Al sumarle esos resultados a los del Pappe/ Pipe ‒programa federal de apoyo a la investigación en empresas que, en São Paulo, destina recursos para la fase 3 del programa Pipe, que invierte en la aplicación de los resultados‒, se arriba a la conclusión de que cada semana del año, tres pequeñas empresas paulistas recibieron ayuda de la FAPESP para el desarrollo de investigaciones que condujeron al lanzamiento de productos o procesos en beneficio de la economía y de la sociedad.

El artista Renina Katz

JUAN ESTEVESEl artista Renina KatzJUAN ESTEVES

Otra iniciativa de la FAPESP que logró un avance significativo en 2013 fueron los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepid). El programa dio comienzo en 2000, mediante el patrocinio de 11 centros de investigación de excelencia en diferentes áreas, durante el período comprendido entre 2001 y 2012. Todos lograron los objetivos propuestos. En 2011, se anunció un segundo llamado a la presentación de propuestas, que recibió 90 proyectos, que fueron analizados por 150 revisores de Brasil y del exterior. En 2013, se seleccionaron 17 propuestas. En los nuevos Cepids intervienen 499 científicos del estado de São Paulo y 68 de otros países. En el transcurso de 11 años han recibido alrededor de 1.400 millones de reales. La meta de los centros, que se dedican a temas tan diversos como neuromatemática, enfermedades inflamatorias, violencia y alimentación, radica en la producción de investigación de nivel internacional con carácter multidisciplinario, trabajando en la frontera del conocimiento. Su misión consiste en producir innovación y transferirle ese conocimiento al sector productivo, o también avalar la creación de políticas públicas.

Un ejemplo del énfasis puesto por la FAPESP en la innovación y en la integración con el sector productivo fue el lanzamiento de los Centros de Investigación en Ingeniería en áreas estratégicas para el desarrollo tecnológico del estado de São Paulo. Los mismos cuentan con financiación a largo plazo y abordan temas de frontera según el modelo de los Cepids, y están patrocinados por la Fundación y empresas privadas. Cuatro compañías ‒la ensambladora Peugeot Citroën Brasil, la fábrica brasileña de cosméticos Natura, la empresa de petróleo y gas BG Brasil y la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK)‒ firmaron convenios de cooperación con la FAPESP seguidos de la apertura de llamados a la presentación de proyectos para la creación de los centros, que involucran a investigadores de instituciones científicas y de las empresas. La FAPESP y empresas colaboradoras harán inversiones conjuntas que sumarán 114 millones de reales, durante un período entre cinco y diez años. Según el director científico de la FAPESP, Carlos Henrique de Brito Cruz, “estos Cepids cofinanciados desde su inicio por empresas son algo que se ve en pocos países y contribuirán para profundizar aún más el impacto de la investigación en el estado de São Paulo”.

032-035_RelatorioFAPESP_223-01El informe revela que en 2013, la FAPESP recibió un total de 13.272 solicitudes de becas, un 10,58% más que en 2012, además de 6.798 de ayudas regulares, ayudas en programas especiales y en programas de investigación para la innovación tecnológica. La cifra total fue de 20.070 solicitudes. Cuando se analizan los objetivos del fomento, un 39% de las erogaciones se destinó a apoyar el avance del conocimiento (428,40 millones de reales, un 12% superior al monto desembolsado en 2012). Esto significa que se invirtieron en programas para la capacitación de recursos humanos y estímulo a la investigación académica, por medio de becas y ayudas (vea el cuadro). El apoyo a la investigación con la perspectiva de aplicaciones fue responsable por el 52% del gasto (577,61 millones de reales, un 6% por encima del de 2012). Esta vertiente incluye la inversión en investigaciones en las áreas de agronomía y veterinaria, e ingeniería y salud, que casi siempre derivan en aplicaciones, más allá de programas que promueven la innovación en las universidades y empresas y de algunos programas especiales de la Fundación. Finalmente, se invirtió un 9% en apoyo a la infraestructura, lo cual incluye la recuperación, modernización y adquisición de equipos para laboratorios, la ampliación del patrimonio de bibliotecas de instituciones educativas y de investigación y la garantía a los investigadores de contar con acceso rápido a internet.

Las áreas que recibieron un mayor volumen de recursos fueron salud (30,77%); biología (16,07%); ciencias humanas y sociales (10,2%); ingeniería (9,69%); y agronomía y veterinaria (9,34%). Cuando se analiza el vínculo institucional de los investigadores, recibieron más recursos los proyectos coordinados por investigadores de las universidades de São Paulo (USP), con 516,96 millones de reales; luego se ubican la Universidade Estadual Paulista (Unesp), con 161,83 millones, y la de Campinas (Unicamp), con 152,32 millones. A las instituciones federales del estado se les asignaron 141,14 millones de reales, destacándose entre ellas la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp), con 58,73 millones, la Federal de São Carlos (UFSCar), con 35,63 millones, e institutos ligados al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, con 27,10 millones.

032-035_RelatorioFAPESP_223-02El esfuerzo permanente realizado por la FAPESP para estimular colaboraciones internacionales rindió nuevos frutos. En 2013, se organizaron los encuentros científicos FAPESP Week en Japón, el Reino Unido y Estados Unidos, que congregaron a alrededor de 600 investigadores brasileños y extranjeros en áreas de interés común. En marzo, en la ciudad de Tokio, el simposio se organizó en forma conjunta con la Sociedad Japonesa para la Promoción de la Ciencia (JSPS). En septiembre, en Londres, el evento se realizó en conjunto con la Royal Society y también contó con el apoyo del British Council. En Estados Unidos, durante el mes de noviembre, tres ciudades del estado de Carolina del Norte albergaron los encuentros que se realizaron en colaboración con la University of North Carolina at Chapel Hill, la UNC Charlotte, la Nortyn Carolina State University y el Brazil Institute del Woodrow Wilson International Center for Scholars.

032-035_RelatorioFAPESP_223-03La Fundación finalizó el año con 123 acuerdos de cooperación vigentes (36 nacionales y 87 internacionales), además de cinco memorándum de entendimiento, cartas y protocolos de intención, con universidades e institutos de investigación, para estimular el intercambio académico, así como con empresas y agencias de fomento, estos últimos para la cofinanciación de proyectos de alto impacto. De ese total, 22 se firmaron en 2013, 19 de ellos con instituciones de 11 países, entre ellos, cuatro con los que la FAPESP aún no poseía colaboraciones formales (Japón, Sudáfrica, Australia y Chile).

El 80% de los 55 pliegos publicados en 2013 ofreció apoyo a la investigación en colaboraciones internacionales e intercambio científico, un 55% más que en 2012. El aumento del interés por el intercambio científico fue notorio. La FAPESP patrocinó 2.307 proyectos de esa naturaleza, un 15% más que en 2012. Otro de los resultados de esa vidriera internacional radica en que las becas de posdoctorado de la FAPESP en el país han atraído hacia São Paulo a más investigadores del exterior. En 2013, los investigadores extranjeros representaron un 20% de esas concesiones (fueron 190 entre las 960 becas otorgadas), un porcentaje que en 2008 era del 7%. Lo más destacado en cuanto a la atracción de jóvenes extranjeros se registra en las áreas de ciencias exactas y de la tierra, ciencias biológicas e ingenierías. Por el contrario, las becas en el exterior crecieron desde 174 en 2008 hasta 1.118 en 2013, gracias al programa Becas de Pasantía de Investigación en el Exterior (Bepe).

Republish