guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Evaluación

La batalla de la calidad

Líderes del ranking iberoamericano, la USP y la Unicamp discuten de qué manera elevar el impacto de su investigación

MIGUEL BOYAYANDos instituciones paulistas, la universidad de São Paulo (USP) y la Estadual de Campinas (Unicamp), y una mexicana, la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), encabezan un ranking de productividad científica de América Latina, el Caribe y la Península Ibérica dado a conocer por el grupo de investigación español SCImago (SIR 2010). Este estudio tiene en cuenta resúmenes y referencias de alrededor de 17 mil periódicos de la base de datos Scopus, de la editorial Elsevier. Durante el período 2003-2008, la USP produjo 38 mil artículos científicos, la Unam, 17 mil, y la Unicamp, 15 mil. En la lista de las 10 más productivas hay cinco universidades españolas, cuatro brasileñas (además de la USP y de la Unicamp, figuran también la Universidad Estadual Paulista, la Unesp, en la sexta posición, y la Universidad Federal de Río de Janeiro, la UFRJ, en el séptimo lugar) y una mexicana, la Unam.

El ranking contiene datos cualitativos. Uno de los indicadores es el CCP, sigla de Calidad Científica Promedio que mide el impacto científico de una institución después de eliminar la influencia de su tamaño. Otro índice es el Q1, que muestra el porcentaje de las publicaciones de la universidad que integran el conjunto compuesto por las revistas más influyentes del mundo, el 25% de las mejores ubicadas en un ranking de publicaciones del SCIMago. De acuerdo con Marco Antonio Zago, prorrector de Investigación de la USP, estos datos son importantes pues muestran en dónde la universidad cuenta con espacio para avanzar. “La USP ha venido incrementando su contribución con relación al total mundial, pero mi preocupación es con la calidad, que puede mejorar”, afirma. En el caso del CCP, la USP obtuvo el índice de 0,81, lo que significa que está un 19% debajo del promedio mundial de calidad. En tanto, en el caso del Q1, la universidad tiene un 40,35% de sus publicaciones en el conjunto de los periódicos más influyentes.

A los efectos de hacer una comparación, la Universitat de Barcelona ostenta CCP de 1,41 y Q1 de 62,16. Según Zago, hay un conjunto de instrumentos que puede usarse para mejorar el impacto y la calidad. “Nosotros incentivamos a nuestros investigadores, principalmente los nuevos docentes, a que presenten proyectos ante la FAPESP. La Fundación cuenta con un proceso de análisis que es reconocidamente bueno. Eso es educativo y les muestra a los investigadores que la universidad espera que tengan producción científica”, afirma. Los liderazgos científicos de la USP, dice el prorrector, producen con alta calidad. Él efectuó un análisis del impacto de los artículos publicados durante un período reciente por 23 coordinadores de proyectos temáticos de las áreas de medicina y biomedicina vinculados a la USP, y constató que 437 trabajos contabilizados tuvieron 11.148 citas. “El índice de citas de ese grupo fue excepcionalmente bueno: 25,2 citaciones por trabajo. El promedio de la Universidad Harvard es de 40 citaciones”, afirmó.

La Unicamp encara el mismo reto, con una Calidad Científica Promedio un 19% debajo del promedio mundial y un 38,18% de los artículos en la lista de las revistas más influyentes. El prorrector de Investigación de la universidad, Ronaldo Pilli, dice que una de las prioridades consiste en incrementar la visibilidad de su investigación, estimulando a sus investigadores a publicar en revistas de alto impacto. “No tenemos la perspectiva de aumentar mucho nuestro número de investigadores. Haremos hincapié en publicar en las revistas más influyentes”, afirmó. Pilli recuerda que, desde el punto de vista de la producción per cápita, la Unicamp se destaca como la universidad pública de mejor desempeño. “Tenemos valores del orden de las 11 citas por trabajo al cabo de 10 años de publicación, teniendo en cuenta la producción de todos nuestros investigadores”. La Unicamp ha venido incentivando la presentación de proyectos ante las agencias, ha dado apoyo a la instalación de jóvenes docentes, con valores que asciende a los 40 mil reales para los dos primeros años y ha estimulado la llegada de docentes del exterior. “Serán alrededor de 30 profesores visitantes del exterior durante este semestre, que participarán en programas de posgrado”, dice Pilli.

Republish