guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Diplomacia

La oportunidad de atreverse

Un plan global fijará metas a 10 años, con el objetivo de estabilizar las pérdidas de biodiversidad, y a 30 años, con la ambición de revertirlas

Felipe Sucasas/Agência Vale Los guacamayos de Spix fueron declarados extintos en su hábitat natural, pero reintroducirán ejemplares criados en cautiverioFelipe Sucasas/Agência Vale

Ha comenzado la cuenta regresiva para la presentación de las nuevas metas globales para la protección y restauración de la biodiversidad. En 2010, se llevó a cabo en la ciudad de Nagoya, en la provincia de Aichi, Japón, la 10ª Conferencia de Partes (COP) del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). En esa reunión se acordó un plan para reducir la destrucción de los ecosistemas naturales, en el cual se incluyeron 20 objetivos que deben alcanzarse en los años posteriores y que se hicieron conocidos como las Metas de Aichi, que expiran este año. En el mes de octubre próximo, líderes de todo el mundo se reunirán en Kumming, China, para acordar un nuevo pacto para los próximos años. Los debates preliminares arrancaron al final de 2019, prosiguieron con una nueva rueda en el mes de febrero en Roma, Italia, y concluirán en el mes de julio en Cali, Colombia. En la capital italiana, diplomáticos de 190 países se abocaron a la elaboración de un borrador, denominado zero draft, que introduce una novedad importante. En lugar de establecer metas tan solo para 10 años, se optó por dividirlas en dos etapas: habrá objetivos para 2030, tendientes a estabilizar las pérdidas de biodiversidad, y otros para 2050, destinados a la recuperación de los ecosistemas.

La decisión de ampliar el plazo apunta a promover la audacia en las negociaciones y evitar el planteo de propuestas imprecisas y difíciles de evaluar, tal como ocurrió con la primera meta de Aichi, que propuso que todo el mundo “se concientice de los valores inherentes a la biodiversidad y de las medidas para conservarla”. En simultáneo, se pretende evitar la repetición de la decepción que surgió del balance de las Metas de Aichi. El horizonte de una década de plazo resultó insuficiente para poder alcanzar varias de ellas. En un informe divulgado en 2019, el Ministerio de Medio Ambiente comunicó que Brasil registró progresos insuficientes en el cumplimiento de 10 de los objetivos. Ese fue el caso, por ejemplo, de las intenciones de reducir, preferentemente a cero, el riesgo de extinción de especies amenazadas o de disminuir la contaminación en las aguas, en el suelo y en el aire a niveles que no pongan en riesgo el funcionamiento de los ecosistemas y la biodiversidad.

Pero en el informe también hay buenas noticias. Según el texto del mismo, el país está “en vías” de alcanzar 10 de las metas. En una de ellas, la que recomendaba el registro e intercambio de información científica sobre la biodiversidad en plataformas abiertas, se espera que incluso se exceda el propósito inicial (vea el recuadro). “En lo referente a la meta 11, Brasil prácticamente ha alcanzado el objetivo de preservar el 17% de su territorio instaurando unidades de conservación, si bien en forma desigual en los diferentes biomas. En las áreas marinas, rebasó la protección proyectada del 10% del total”, dice el biólogo Carlos Alfredo Joly, de la Universidad de Campinas y coordinador del programa Biota-FAPESP de investigación sobre biodiversidad.

El zero draft mantiene los cinco ejes de las Metas de Aichi. Se busca prevenir pérdidas de ecosistemas, reducir la cantidad de plantas y animales amenazados de extinción, mantener la diversidad genética de las especies, preservar los recursos naturales que mejoren la nutrición y el acceso al agua para los seres humanos y asegurar un reparto justo de los beneficios de la biodiversidad. El alcance de lo que se ambiciona dependerá de la disposición de los negociadores. En el borrador quedan en blanco los espacios donde constarán los porcentajes de las metas que habrá que alcanzar. Hay una dificultad natural para obtener el consenso de todos los países participantes. Un problema frecuente en las negociaciones de este tipo reside lograr una convergencia para las denominadas metas smart, aquellas que son bastante específicas y precisas en relación con lo que se espera alcanzar.

“En una negociación, no siempre se logra determinar una meta smart”, explica el biólogo Bráulio Ferreira de Souza Dias, de la Universidad de Brasilia (UnB), quien entre 2012 y 2016 ocupó el cargo de secretario ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica de las Naciones Unidas. “Algunas de las metas de Aichi no implican resultados, sino procesos. Los países se comprometieron a desarrollar planes de gestión para que la pesca se realice en forma sostenible, pero no se pudieron definir metas de recuperación de los stocks pesqueros”, explica. Dias menciona otro ejemplo. “En la meta 7, los países acordaron promover el manejo sostenible de la agricultura y de los bosques y preservar la biodiversidad, pero cada uno lo interpretó a su manera y tomó medidas propias. A veces, las metas son difusas, no por falta de voluntad para implementarlas, sino porque son realmente complejas”.

El biólogo rechaza la idea de que la labor realizada en los últimos 10 años haya sido insuficiente, y apunta avances importantes. Y menciona un estudio que salió publicado en febrero, en formato de preprint, realizado por científicos de la Universidad de Newcastle, en el Reino Unido, y de la Sociedad Zoológica de Londres, en el cual se estipuló, recurriendo a modelos matemáticos, la cantidad de especies que dejaron de extinguirse gracias a los esfuerzos realizados durante esta década. La conclusión indica que las metas de Aichi previnieron la extinción de hasta 18 especies de aves y 7 mamíferos de 2010 en adelante. “Brasil cumplió un rol destacado en ese cometido al prevenir la extinción de aves tales como el guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii), que fue reintroducida en su hábitat natural”, dice Ferreira de Souza Dias, quien actualmente es el presidente internacional de la entidad conservacionista Birdlife, cuya sede se encuentra en el Reino Unido. Eso no significa, según él, que las perspectivas sean halagüeñas. “Los factores que ejercen presión sobre la biodiversidad se agravan permanentemente, tales como el crecimiento demográfico, el consumo y la producción de basura, el incremento y el agotamiento de la explotación de recursos biológicos, como en el caso de la pesca, la expansión de las áreas ocupadas por especies exóticas y los cambios climáticos. Cabe plantearse si la humanidad no está propiciando el sexto evento de extinción de especies en masa”, expresa. Según él, revertir este panorama no depende solamente de la adopción de metas que deban cumplimentar los gobiernos. “Para poder reducir la presión sobre la biodiversidad se necesita un cambio de hábitos de consumo generalizado”.

En la reunión que se llevó a cabo en Roma se notó un cambio de postura de la diplomacia brasileña. El equipo al mando de Leonardo Athayde, director del Departamento de Medio Ambiente del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE), se propuso encauzar las discusiones en el problema de la biopiratería y en el deber de los países desarrollados de financiar las labores de preservación en los países en desarrollo, como es el caso de Brasil. “Históricamente, el pilar de distribución de los beneficios ha sido soslayado. El propósito es lograr que se trabaje para hacer más efectivo ese pilar, algo que podría asegurar recursos y transferencia de tecnología para los países en desarrollo”, informó el MRE en una nota enviada al blog Ambiência, de la periodista Ana Carolina Amaral. Según Carlos Joly, la postura brasileña es preocupante. “Nuestro país, que solía alinearse con otros países ricos en biodiversidad, en esta ocasión actuó en forma aislada”, dice. Según el biólogo, “el riesgo de esto es que no se logren consensos smart y salga un documento con metas difusas e insustanciales”.

La necesidad de alcanzar una negociación satisfactoria se sostiene ampliamente en el conocimiento científico. En mayo de 2019 se divulgó uno de los estudios más vastos sobre el estado de la diversidad biológica del planeta, que fue elaborado por la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes). El informe movilizó a 150 científicos de más de 60 países en el análisis de 15 mil artículos científicos. Una de sus conclusiones principales apunta que hay un millón de especies de animales y plantas del planeta bajo amenaza de extinción. En los ecosistemas terrestres, la presencia de especies nativas se redujo un 20%, en promedio, desde el comienzo del siglo XX y, hoy en día, más del 40% de las especies de anfibios, casi el 33% de los corales y más de un tercio de todos los mamíferos se encuentran amenazados. “Es necesario cambiar el relato perverso según el cual la degradación ambiental y la desigualdad social son efectos inevitables del crecimiento económico”, dijo el antropólogo brasileño Eduardo Brondízio, de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, uno de los coordinadores del informe, al momento de difundirlo. “De seguir la trayectoria actual, sabemos cuáles van a ser las consecuencias, pero también sabemos que es posible cambiar y contamos con las herramientas para la implementación de políticas que marquen una diferencia en la vida de la gente y en el medio ambiente global”. El documento propone la creación de instrumentos económicos capaces de financiar la conservación, compensando los servicios prestados por los ecosistemas, tales como la oferta de agua o de actividades que ayuden a extraer carbono de la atmósfera.

Hasta qué punto avanzó Brasil en los objetivos para 2020
El año pasado se divulgó una evaluación sobre las Metas de Aichi puestas en marcha en el país

Meta 1
Concientización de los brasileños sobre el valor de la biodiversidad y cómo  preservarla y utilizarla en forma sostenible
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  Un estudio efectuado por la Unión for Ethical Biotrade reveló que el 91% de la gente ha oído hablar sobre biodiversidad

Meta 2
El valor de la diversidad biológica, geológica y social será incorporado a las estrategias para el desarrollo
ESTATUS Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  De las 63 acciones propuestas en este sentido, solo el 14% fueron realizadas hasta 2018. La adhesión del sector privado fue limitada

Meta 3
Los incentivos que causan daños a la biodiversidad serán eliminados o reducidos. Se aplicarán incentivos positivos
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  Dieciséis estados distribuyen parte de los recursos del tributo ICMS a los municipios con base en los indicadores municipales de sostenibilidad

Meta 4
El gobierno, el sector privado y otros actores tomarán medidas para promover una producción y un consumo sostenibles
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  La energía renovable representa el 43% del consumo nacional, pero solamente el 22% de los municipios realizan separación de la basura

Meta 5
La tasa de pérdida de hábitats autóctonos se reducirá en un 50% en comparación con los valores de 2009. Se reducirá la degradación de los biomas
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  El desmonte en la Amazonia disminuyó en un 72% y en la Ecorregión del Cerrado en un 78% entre 2004 y 2018. Los incendios forestales de 2019 no se tuvieron en cuenta para la evaluación

Meta 6
Las reservas de organismos acuáticos serán explotadas en forma sostenible. La pesca deberá respetar límites seguros
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  Brasil ocupa el puesto 26º en el ranking de los países con mayor captura de peces, pero faltan datos recientes sobre la pesca en el país

Meta 7
Se promoverán prácticas sostenibles en la agricultura, ganadería, acuicultura, silvicultura y en el manejo de bosques y fauna
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  La cantidas de productores orgánicos creció un 400% entre 2020 y 2017, según datos del Ministerio de Agricultura

Meta 8
Se reducirá la contaminación del agua, del suelo y del aire hasta niveles que no comprometan la biodiversidad
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  Solamente los estados del norte no cuentan con planes de manejo de los recursos hídricos; el 33,7% de los hogares del país carecen de cloacas

Meta 9
Deberán implementarse estrategias para lidiar con las especies invasoras, asegurándose un monitoreo permanente
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO Solo São Paulo y los tres estados del sur cuentan con políticas activas para lidiar con las especies exóticas

Meta 10
Se minimizarán las presiones generadas por el hombre sobre los arrecifes coralinos y otros ecosistemas costeros
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  El porcentaje de áreas marinas protegidas aumentó del 1,5% al 26,3% del total, gracias a las nuevas unidades de conservación

Meta 11
Al menos el 30% de la Amazonia, el 17% del resto de los biomas terrestres y el 10% de la costa estarán protegidos por medio de áreas de conservación
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  Entre 2014 y 2018 se ampliaron todas las áreas protegidas. En la Amazonia, la expansión fue del 26,6% al 28%

Meta 12
Se reducirá el riesgo de extinción de especies, tendiendo a cero, y se mejorará su estado de conservación
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un  nivel insuficiente
DESTACADO  Según datos oficiales, aún hay en el país 318 especies de animales y 467 de plantas bajo amenaza crítica de extinción

Meta 13
Se mantendrá la diversidad genética de microorganismos, plantas y animales, incluyendo a aquellas especies con valor socioeconómico y cultural
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  El banco de germoplasma de la estatal Embrapa en Brasilia puede poner a resguardo hasta 700 mil muestras de recursos genéticos

Meta 14
Se protegerá a los ecosistemas que proveen servicios tales como agua limpia o que contribuyan para la salud y la subsistencia
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  En 2016, la regularización de las propiedades rurales se incrementó un 127%, con el consecuente aumento de las áreas de reserva

Meta 15
Se ampliará la contribución de la biodiversidad para almacenar carbono: esto incluye la restauración de los ecosistemas degradados
ESTATUS  Progreso en pos de esa meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  La recuperación de la vegetación nativa en Brasil fue el objetivo de una política nacional tan solo durante 2017

Meta 16
Las leyes nacionales deberán alinearse con el Protocolo de Nagoya en relación con el acceso a los recursos genéticos y distribución de los beneficios
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  Una ley sancionada en 2015 creó un sistema moderno de gestión y reparto de los beneficios de la biodiversidad

Meta 17
Para 2014, el país deberá contar con una estrategia nacional para la biodiversidad actualizada y con planes de acción eficaces
ESTATUS   En camino a alcanzar la meta
DESTACADO No hay un documento unificado, existen 550 leyes, decretos y resoluciones en sintonía con las metas de conservación

Meta 18
Los conocimientos indígenas y de las comunidades tradicionales sobre la biodiversidad serán incorporados a las políticas públicas
ESTATUS  En camino a alcanzar la meta
DESTACADO  Las políticas que involucran a indígenas y comunidades tradicionales fueron implementadas durante la década pasada

Meta 19
La ciencia sobre la biodiversidad será compartida. Los registros  sobre fauna y flora quedarán a disposición en bancos de datos abiertos
ESTATUS  En camino a superar la meta
DESTACADO  En 2018, se duplicaron los registros de plantas en el Sistema de Información sobre la Biodiversidad Brasileña (SiBBr)

Meta 20
Los recursos para la consecución de estas metas deberán distribuirse para la implementación de un plan estratégico sobre biodiversidad
ESTATUS  Progreso en dirección a la meta, pero en un nivel insuficiente
DESTACADO  La crisis económica emergente a partir de 2014 redujo los recursos públicos para invertir en políticas de protección de la biodiversidad

Fuente Sexto Informe para el Convenio sobre la Diversidad Biológica/  MMA/  2019

Republish