Imprimir Republish

BUENAS PRÁCTICAS

La responsabilidad de cada uno

Boas Práticas aDaniel BuenoEl Nuffield Council of Bioethics, una institución con sede en Londres, fundada en 1991 para estudiar las cuestiones éticas asociadas a los avances de la investigación biomédica, divulgó un informe con recomendaciones para la promoción de la integridad científica dirigidas a instituciones de investigación, científicos, editoriales científicas y organismos de fomento de la investigación. Y sugiere, por ejemplo, que las instituciones de investigación se aseguren que los científicos que comienzan su carrera posean una base sólida en cuanto a la ética en la ciencia, y que se les brinde acceso a información y capacitación sobre el tema. Otra recomendación es que acompañen más de cerca la carrera de sus investigadores, orientándolos para que tengan una mejor planificación de sus actividades. El documento afirma que los editores de periódicos tienen responsabilidad en el combate contra la mala conducta científica, principalmente en los casos de fraude y plagio. Según el informe, los editores deben exigir que los autores hagan públicos los datos brutos de sus investigaciones, para que puedan ser evaluados y reutilizados por otros investigadores. En tanto, éstos últimos, deben mantenerse actualizados en lo referente a los códigos de buenas prácticas científicas, difundiendo tales valores entre alumnos o colegas de trabajo.

La institución inglesa recomienda que las agencias de fomento ofrezcan capacitación periódica a los revisores o examinadores responsables del otorgamiento de becas y ayudas. La idea consiste en que esos profesionales sepan evaluar correctamente a sus pares siguiendo políticas claras de análisis de proyectos. El Nuffield Council of Bioethics elaboró esas recomendaciones luego de entrevistar a más de mil científicos del Reino Unido en 2014, con el objetivo de analizar la cultura científica en la región. Una queja recurrente entre los entrevistados fue la presión para que publiquen cada vez más artículos en publicaciones periódicas de gran prestigio. Según el estudio, un 58% sostuvo que el trabajo realizado bajo presión es uno de los principales factores que comprometen la integridad de la actividad científica. Y un 26% manifestó ya haberse sentido tentados a cometer alguna transgresión a raíz de las exigencias que enfrentan en el ambiente de trabajo.

Republish