Imprimir Republicar

Tapa

Los albores de la red

La historia de los comienzos de Internet en Brasil

GUILHERME LEPCAElla llegó sin bombos ni platillos, ni discursos. Un incierto día de enero de 1991, durante el comienzo de las tradicionales vacaciones de la FAPESP, de veinte días de duración, comenzaron a ingresar en las computadoras de la Fundación las primeras señales de Internet en Brasil. Hace veinte años comenzaba a gestarse allí todo lo que actualmente se conoce de la gran red mundial de computadoras en el país. “Para nosotros no constituyó una sorpresa, la estábamos esperando, porque estaba creciendo en Estados Unidos y sabíamos que sería  muy sencillo interconectar una computadora de marca Digital con otra de IBM, por ejemplo”, dice Demi Getschko, entonces superintendente del Centro de Procesamiento de Datos de la FAPESP y actual director presidente del Núcleo de Información y Coordinación del Punto BR (NIC.br), entidad que es el brazo ejecutivo del Comité Gestor de Internet (CGI) y que coordina los servicios de la red en Brasil. La entrada de internet en la Fundación se dio porque existía una conexión directa con el Fermilab, el laboratorio de física de altas energías especializado en el estudio de partículas atómicas, con sede en la ciudad de Batavia, en Illinois, Estados Unidos. Esa línea conectada en 1989 permitía a los investigadores brasileños el acceso a las informaciones y al contacto con sus pares de aquella institución norteamericana y con otras de aquél país y de Europa mediante una de las precursoras de internet, la red Bitnet. La conexión funcionaba vía línea telefónica punto a punto sin necesidad de discado, por medio de un alambre de cobre dentro de un cable submarino, ya que todavía no existía la fibra óptica para ese tipo de servicio. Operada por la Academic Network at São Paulo, la Ansp, la red académica de São Paulo, creada y financiada por la FAPESP desde 1988 para sostener la comunicación electrónica entre las principales instituciones de enseñanza e investigación paulistas.

Bitnet, que es la sigla por Because It’s Time Network, era utilizada asiduamente por científicos en el exterior. Utilizaba un lenguaje de computación creado por la empresa IBM. La Ansp operaba con la red Decnet, propia de las computadoras de la empresa Digital. La comunicación entre máquinas se lograba mediante software especiales de conversión. Como internet crecía en el medio académico norteamericano y el Fermilab también resolvió acceder a esa red sin desconectarse de Bitnet o Decnet, la FAPESP, mediante la red Ansp, hizo lo mismo. Desde entonces, y hasta 1994, cuando comenzó a funcionar la internet comercial en el país, la conexión con el Fermilab suministraba todas las transmisiones vía internet de Brasil con el exterior.

No existe un registro de los contenidos de los primeros mensajes de internet que llegaron a Brasil. Getschko y su equipo no registraron y no recuerdan lo que decían los primeros e-mails. Para ellos, en aquel tiempo, se trataba de otra red para administrar y hacer funcionar, y evidentemente nadie, incluso en Estados Unidos, tenía noción acerca del éxito que lograría en pocos años. Sin embargo, el equipo de Getschko se preparó para recibirla. Se comenzó a planificarla en 1990, cuando Alberto Gomide, ingeniero y analista de sistemas de la Ansp, estuvo en el Fermilab para conocer la nueva tecnología. “Allá, ellos le avisaron que migrarían hacia internet, mediante TCP/IP, y que la red se denominaría Energy Science Network (ESNet)”, comenta Getschko. “Se decidió que, cuando el Fermilab se mudase a internet, nosotros los acompañaríamos”, recuerda. El Transmission Control Protocol/Internet Protocol (TCP/IP) es el principal protocolo, o lenguaje, utilizado por internet. El software para recibir internet en Brasil se denominaba Multinet, comprado a la empresa TGV norteamericana y que Joseph Moussa, un especialista en software de la red Ansp en la época, instaló en la computadora VAX de la marca Digital en la FAPESP. El Multinet poseía características comunes con las computadoras de la marca Digital y podía reemplazar el ruteador [router] en la conexión con la nueva red.

016-025_Historia Internet_180-01“La manera correcta de conectar a internet habría sido mediante una caja externa, un ruteador, que recién conseguimos un año después”, dice Getschko. El software Multinet instalado por Moussa fue recomendado por Gomide y lograba establecer la conexión utilizando una interfaz común de las computadoras Digital. “Cuando llegó Multinet, durante las vacaciones de Gomide, Moussa lo desempacó, tomó las cintas, que eran dectapes [cintas magnéticas para almacenamiento de datos y software de Digital], lo instaló en la VAX y logró hacer funcionar el software y probar los primeros paquetitos [los paquetes son la forma de identificar las señales electrónicas de datos con información en internet]”, recuerda Getschko.

Gomide mencionó que en la época no veía mucha diferencia entre ambas tecnologías. “Decnet era tan completa como la propia internet. Considerando que no existía ni remota idea del www, todas las posibilidades de conexión con otras máquinas eran prácticamente las mismas que teníamos con Decnet. El único cambio fue la instauración del dominio.br para los e-mails“,  dice Gomide en una entrevista para un libro sobre el tema que está preparando la FAPESP (los autores son Claudia Izique, Marcos de Oliveira, y Roberto Tanaka). En aquel momento del desarrollo de las redes, el intercambio de mensajes servía como correspondencia e intercambio de datos, y no existía la posibilidad de enviar y recibir fotografías, por ejemplo. La conexión con el Fermilab era entonces de 9.600 kilobits por segundo (Kbps) — hasta septiembre de 1990 no pasaba de 4.800 Kbps —, algo muy inferior, por ejemplo, que una conexión doméstica actual de 1 megabit por segundo (Mbps) o que la actual conexión de la Ansp con Estados Unidos, de 10 Gigabits por segundo (Gbps).

Abierto y sencillo
Hacia fines de 1990, Bitnet y Decnet, entre otras redes propietarias, se hallaban en decadencia e internet crecía y diseminaba el TCP/ IP, un protocolo abierto que no pertenecía a un fabricante, como los otros. “Hasta la década de 1990 no existía tecnología destinada a hacer que las redes crecieran en TCP/IP en gran escala. Durante los años 1980, la tecnología de fibra óptica y de módems sobre cables de cobre ya se dominaba, pero todavía era necesario resolver el problema de los protocolos para permitir que las computadoras interactuasen. Eso limitaba la expansión de internet”, analiza Luis Fernandez Lopez, profesor de informática médica de la Facultad de Medicina de la USP y coordinador de la red Ansp. La gran ventaja del TCP/IP es que es un protocolo abierto y simple. Por eso todo el mundo produjo programas, placas, software y hardware”, menciona. “Lo importante de internet es el retiro de las computadoras del sistema, ya que la comunicación no ocurre directamente entre ellas [grandes computadoras o mainframes], sino por intermedio de ruteadores [que buscan el mejor canal para la transferencia de paquetes electrónicos en los que son convertidos los mensajes]. La red se tornó extremadamente flexible y de fácil crecimiento”, explica Getschko.

016-025_Historia Internet_180-02La experiencia adquirida por el equipo de la Ansp permitió que la FAPESP, además de convertirse en la conexión brasileña con internet, se transformara en el centro técnico del comienzo de la internet brasileña, incluso abasteciendo a la Red Nacional de Enseñanza e Investigación (RNP) creada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología. La RNP se fundó en 1989 y ya se aprestaba para conectarse a internet en 1990, lo cual sucedió en 1992, proporcionando así acceso a varias instituciones de investigación del país. El grupo del CPD de la FAPESP se formó cuando la Fundación decidió crear una red para ingresar en la Bitnet, que había comenzado a funcionar en 1981, desarrollada por científicos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y de la Universidad de Yale, en el estado de Connecticut. La misma interconectaba grandes computadoras donde las personas podían comunicarse utilizando terminales (monitor más teclado) conectados con esas máquinas, mayormente para intercambiar e-mails. El objetivo era conectar instituciones académicas. En 1988 eran más de 1.400 universidades y agencias gubernamentales interconectadas en 49 países, incluso Brasil. En Europa, en 1982, la Bitnet estableció una conexión con la Red de Investigación Académica Europea, creada y financiada por IBM, que reunió a 19 países y más de 500 computadoras. La Bitnet fue la primera conexión brasileña con una red internacional. Constituía una línea directa entre el Laboratorio Nacional de Computación Científica (LNCC) de Río de Janeiro, conectada en septiembre de 1988, y la Universidad de Maryland, Estados Unidos. La Ansp ingresó en la Bitnet en abril de 1989.

A diferencia de la conexión pionera del LNCC de Río, en São Paulo fue necesario conformar una red con las universidades de São Paulo (USP), la Estadual de Campinas (Unicamp) y la Estadual Paulista (Unesp), además del Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT). La necesidad de acceso a la Bitnet surgió entre los investigadores y becarios que regresaban de sus estudios en Estados Unidos y Europa, y sentían la falta de los mensajes electrónicos comunes en los ambientes académicos que habían frecuentado. Aquéllos que más necesitaban los correos electrónicos eran los investigadores del Instituto de Física (IF) de la USP. Philippe Gouffon, actual docente del mismo, en 1987 se encontraba finalizando un trabajo con beca de estudios de poosdoctorado en el Fermilab y ya sabía que la institución norteamericana estaba dispuesta a conectarse con la universidad brasileña por medio de su red, la HEPNet (High Energy Physics Network). Le comunicó la idea al profesor Carlos Escobar, del IF, quien integraba la coordinación del área de física de la FAPESP. “Le presenté la propuesta a Oscar Sala, que era el presidente de la Fundación”, comentó Escobar. Tanto Sala, físico del mismo instituto de la USP, como el profesor Alberto Carvalho da Silva, médico fisiólogo, docente de la Facultad de Medicina de la USP y director presidente del Consejo Técnico Administrativo de la Fundación, aceptaron el proyecto, previendo que la conexión entre el laboratorio de Física de Altas Energías de la USP y el Fermilab permitiría el desarrollo de estudios en colaboración.

016-025_Historia Internet_180-03Mientras se desarrollaba, en 1987, la red fue denominada Span, acrónimo por São Paulo Academic Network, pero antes de comenzar a operar cambió de nombre. “Descubrimos que Span era una red de la Nasa, la agencia espacial norteamericana, con el nombre de Span Physics  Analysis Network. Entonces lo cambiamos por Ansp, una inversión de Span”, recuerda Getschko. Luego de ser aprobada por el Consejo Superior de la Fundación, la Ansp se pudo conectar con a la Bitnet en 1988. Después fue reconocida como una de las redes mundiales de computadoras. Consta en el libro bajo un nombre raro y plagado de símbolos, los mismos que se utilizaban para domiciliar varias tecnologías utilizadas hasta ese momento: !%@:: A directory of electronics mail adressing & network, de Donallyn Frey y Rick Adams, de la editora O’Reilly, editado en 1989. “Consistía en una especie de lista telefónica mundial donde existían todas las máquinas como mainframes, PC’s”, recuerda Getschko. Además del reconocimiento a la Ansp, logrado en menos de un año de conexión, el LNCC también se encontraba listado representando a Brasil. El libro relacionaba a la Bitnet con las demás redes de computadoras y usuarios. Recorriendo sus páginas resulta sencillo identificar que las destinadas a internet todavía contenían pocas direcciones, restringidas a algunas universidades norteamericanas. Otro dato interesante lo compone la proliferación de formas de direcciones. No todos utilizaban “@”, algunos usaban “%” o también “!”. “Teníamos e-mails bastante raros en esa época, combinando esas diversas redes”, rememora Getschko. Un ejemplo es el de la Hepnet, concebido de este modo: usuario%fpsp.hepnet@lbl.gov, siendo fpsp, FAPESP, y el LBL (Lawrence Berkeley Nacional Laboratory), el punto de interconexión de las redes en Estados Unidos.

La historia o la suerte de internet, ciertamente da un giro positivo con la posibilidad abierta en Estados Unidos, del acceso global a diversos tipos de información con la world wide web, la www, a partir de 1991. Internet creció, y posteriormente, en 1994, comenzó a trascender el ámbito académico, tornándose también comercial. En Brasil, durante 1995, el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Comunicaciones crean el Comité Gestor de Internet (CGI), conformado por representantes de las universidades, de las empresas involucradas en las conexiones, proveedores y usuarios. Una de las tareas del CGI consistía en acopiar el registro de nombres de dominio.br, pero esa tarea fue atribuida por el comité a la FAPESP, que ya registraba los nombres de los usuarios y asignaba los números de IP, que identifican a cada computadora. Éste consiste en una asociación del nombre con un número que es identificado por la red. “En 1989 ya poseíamos el ‘.br’ registrado para Brasil antes que apareciera internet”, menciona Getschko. Éste fue adjudicado para la FAPESP el 18 de abril de 1989 por Paul Mockapetris y Jonathan Postel, de la Autoridad para la Administración de Números de Internet (Iana, su sigla en inglés). En lo que respecta a los nombres de los registros de internet, Getschko y su equipo no recuerdan cuál fue el primero en inscribirse para tener su nombre en la web. Entre los primeros .com, ciertamente se encontraban UOL, BOL y Estadão. “Los pedidos llegaban a la FAPESP y Gomide los examinaba uno por uno y decía: ¿Quién es usted? ¿Es proveedor? Entonces no puede ser académico, será .com.br.”. En el exterior, el procedimiento era idéntico y también gratuito. Los primeros registros .com.br fueron realizados a mano por Gomide. “No necesitaba un software. Él examinaba caso por caso y suministraba el número de IP [el Protocolo de Internet que identifica a cada computadora]”. Por cierto, esa forma de registro luego derivó en un software y comenzó a ser pagado debido a sus costos.

La FAPESP tuvo una gran participación además, en los comienzos de internet, como el único punto de intercambio de tráfico (PTT), hasta 1998, cuando varios proveedores realizaban el tráfico en el tercer piso del edificio de la FAPESP, en el barrio de Alto da Lapa, en São Paulo. El PTT comprende una sala donde se encuentran los ruteadores que realizan la conmutación entre los sistemas autónomos de internet. Por ejemplo, es un lugar donde un e-mail emitido por el proveedor Terra dirigido al proveedor Gmail encuentra la ruta del destinatario. “La Ansp era un territorio libre y neutro, donde se podía intercambiar tráfico a voluntad. Todo el mundo lograba acceder mediante un cable telefónico o una fibra óptica en el tercer piso del edificio de la Fundación, que se convirtió en un PTT”, dice Lopez. “No obstante, debe quedar claro, que no existía tráfico comercial en la línea internacional dentro de la red Ansp, las empresas simplemente utilizaban el lugar para intercambiar tráfico”, aclara. Con la ampliación de la red, se instalaron PTT’s privados, y además la FAPESP le cedió por completo al CGI las atribuciones relativas a internet. Con la separación total, la Ansp volvió a constituir una red académica como muchas otras existentes en el mundo. Para abastecer a la internet académica, mantiene un PTTA, un punto de intercambio de tráfico académico, ubicado en la ciudad de Baruerí, donde ocurre el intercambio de tráfico entre las universidades e institutos de investigación, además de poseer una conexión con internet comercial.

Republicar