Imprimir Republish

Oportunidades

Nuevas raíces en Brasil

Profesor iraquí descubre su vocación para la ciencia

Archivo PersonalEncontrar en São Paulo a un científico iraquí radicado en Brasil no es precisamente una tarea fácil. Y más difícil todavía es encontrar a uno que haya descubierto su aptitud para la actividad científica durante una estadía en tierras brasileñas. “A decir verdad, no conozco a otro iraquí con un perfil como el mío”, reconoce Khalid Basher Mikha Tailche, quien en este momento realiza un posdoctorado en el Departamento de Lenguas Orientales de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo (USP). Hace 15 años, él dejó Mosul, donde nació, luego de que una prima brasileña lo convenció a venirse a Brasil a dar clases de inglés, una actividad que ejercía en Irak. En São Paulo obtuvo un empleo en el Instituto Roosevelt ‒de idiomas‒ y la visita prevista para no durar mucho tiempo fue adquiriendo contornos más serios. “En 2000, un profesor de la escuela de inglés, quien hacía su maestría en historia en la USP, me llevó para conocer la universidad. Al año siguiente decidí inscribirme en un curso de extensión en traducción de idiomas modernos como alumno especial”, dice.

Nuevamente, una decisión sin grandes pretensiones lo llevaba a Taliche hacia sendas por las cuales nunca había imaginado andar. Entre 2005 y 2007, se abocó a una investigación de maestría, sobre una obra teatral del iraquí Yousif El-Saigh, motivada por Otelo, de William Shakespeare. A continuación, en 2008, empezó su doctorado, un estudio sobre el pensamiento fundamentalista. El año pasado lo concluyó, pero no se dio por satisfecho con eso. Las ganas en buscar nuevos conocimientos que lo conecten con sus raíces árabes lo llevaron a su posdoctorado, iniciado en mayo de este año. Su propuesta consiste en analizar dos movimientos de sociedades literarias originadas durante la diáspora árabe, esto a través de la producción de dos escritores: Chafiq Al Maluf (1905-1977), quien inmigró a São Paulo, y Mikhail Naimy (1889-1988), quien vivió en Nueva York.

Cuando concluya su posdoctorado, en 2015, Taliche desea lanzar un libro para contarles su experiencia a los jóvenes universitarios. “La calidad de la enseñanza y de la investigación científica ha caído mucho después de que Irak pasó por guerras y por la destrucción de la ciudadanía. Quiero mostrar que es posible alcanzar un futuro exitoso al optar por la investigación científica”, dice Taliche. “Tuve que venir a Brasil para descubrir mi gusto por la investigación: a través de ella puedo mantener viva mi relación con el mundo árabe”, afirma.

Republish