Guia Covid-19
Imprimir Republish

Carta de la editora | 302

Principios y decisiones

Los virus son organismos simples y a la vez sofisticados. No poseen mecanismos muy eficientes para corregir errores al momento de replicarse, por eso los cambios en su genoma se transmiten a las generaciones posteriores. Estas mutaciones pueden ser inocuas, o bien tornar al virus más eficiente, algo indeseable cuando los hospedantes somos nosotros.

Un año después de que la OMS calificara al brote de covid-19 como una pandemia, hay tres variantes del Sars-CoV-2, dentro de un conjunto integrado por más de 300 linajes catalogados de este virus, que son motivo de preocupación. Una de ellas fue identificada en el Reino Unido, otra en Brasil y la tercera, en Sudáfrica. Si bien es poco lo que se sabe de ellas, dado que el conocimiento se va adquiriendo en tiempo real, a la par de la evolución del virus, existen indicios de que serían más transmisibles y, en algunos casos, más letales que las versiones predominantes al comienzo de la pandemia. El artículo estampado en la portada de esta edición (página 18) apunta a de explicar qué se sabe acerca de esas variantes, cómo se producen las mutaciones y por qué es importante monitorear la evolución del virus para que las vacunas sigan siendo eficaces.

Con una media móvil de alrededor de 3.000 muertes diarias, los equipos del área de la salud afrontan en Brasil a decisiones difíciles en cuanto a la asignación de recursos escasos, tales como las camas de UTI o los respiradores. La bioética constituye un área de investigación multidisciplinaria concerniente a los límites y a la finalidad de la intervención humana sobre la vida. La aplicación de estos conocimientos a través de los comités de bioética de los hospitales se erige como un apoyo importante ante estas coyunturas complejas. Pero desafortunadamente, y tal como lo muestra el reportaje de la página 30, están presentes en menos del 10 % de los hospitales brasileños.

Los principios de la bioética también orientan un debate central en algunas áreas de la investigación científica, como la del desarrollo de fármacos y vacunas: aquel referente al uso de animales en las pruebas y en los estudios. Aunque la instauración de métodos alternativos ha avanzado bastante, aún no existen sustitutos para los modelos animales cuando la investigación comprende múltiples interacciones en sistemas complejos e interdependientes, como en la evaluación del recorrido de una molécula en el organismo luego de haber sido aplicada. De todos modos, estos son los principios que orientan las prácticas que racionalizan su utilización, reduciéndolas al mínimo, y sustituyéndolas siempre que sea posible. Un reportaje de la presente edición (página 50) aborda este tema, actual debido a la proximidad del vencimiento del plazo a partir del cual pasan a ser obligatorios en Brasil los métodos alternativos en algunos tipos de pruebas, como la del control de calidad de los productos inyectables.

Otro ejemplo de debate en el ámbito de la bioética es el concerniente a la distribución de vacunas contra el covid-19 entre los países con mayores o menores recursos. La concentración de los inmunizantes en poder de quienes pueden pagar por ellos revela que la brecha que separa a los países desarrollados de aquellos en vías de desarrollo también se hace presente en el campo de la salud. Se han invertido miles de millones de dólares en busca de tratamientos y de vacunas para enfrentar la pandemia, que en un año ha infectado a 125 millones de personas y ha causado la muerte de 2,7 millones. Mientras tanto, un conjunto de 20 afecciones clasificadas como enfermedades tropicales desatendidas mata cada año a medio millón de personas y moviliza escasos recursos e igual interés por combatirlas. Un informe publicado este año por la OMS que el objeto del artículo de la página 42 revela que, si bien en los últimos años hubo 600 millones de personas que salieron de la zona de susceptibilidad, muchas de estas enfermedades infecciosas no son objeto de una articulación de esfuerzos de investigación científica ni de políticas públicas tendientes a neutralizarlas.

Republish