Imprimir Republish

mala conducta

Sanción atenuada

El bioquímico estadounidense Phillipe Bois, al que se consideró culpable por mala conducta científica en 2011 y perdió el derecho a solicitar asignaciones federales para investigación durante tres años, recurrió a la Justicia y logró reducir la pena que le impuso la Oficina de Integridad Científica de Estados Unidos (ORI, según su sigla en inglés). De acuerdo con la investigación que condujo el organismo, Bois publicó una imagen falsificada en un artículo en el Journal of Cell Biology y divulgó información adulterada en un paper en el Molecular and Cell Biology.

Bois argumentó que se trató de errores involuntarios, no de un fraude. Luego de ser sancionado solicitó una audiencia al Departamento de Salud. Pero como no presentó nuevas pruebas la audiencia le fue denegada. Recurrió a la Justicia y obtuvo un fallo que le garantizó una nueva posibilidad de defenderse. Ambas partes conversaron y llegaron a un acuerdo. Bois se comprometió a no reclamar contra el resultado de la investigación del ORI. Y la sanción fue reducida. Puede volver a solicitar recursos federales para proyectos, pero, de hacerlo, su institución deberá certificar que los datos son legítimos. Su trabajo será supervisado durante los próximos tres años. “Estoy contento de poder continuar con mi carrera”, afirmó en un comunicado, donde señala además que el acuerdo apunta que el castigo era demasiado severo y podría no sustentarse en la Justicia.

Republish