Imprimir Republicar

diabetes

Tanto o más nocivo que el azúcar

Edulcorante artificial: altera la microbiota intestinal y produce intolerancia a la glucosa

EDUARDO CÉSAREdulcorante artificial: altera la microbiota intestinal y produce intolerancia a la glucosaEDUARDO CÉSAR

El uso prolongado de edulcorantes artificiales puede causar un efecto opuesto al deseado. Generalmente son consumidos por personas con diabetes o con una dieta restringida en calorías, porque se cree que ayudan a controlar los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre. Pero en realidad, esos compuestos producirían un efecto opuesto, según descubrió el grupo coordinado por Eran Elinav, del Instituto Weizmann, en Israel. Los investigadores les suministraron diferentes dietas a grupos de ratones sanos. El primer grupo bebía sólo agua; el segundo, una mezcla de agua y azúcar; y el tercero, agua con el agregado de una fórmula comercial de edulcorante. Al cabo de 10 semanas, los animales del último grupo habían desarrollado intolerancia a la glucosa, la condición previa al surgimiento de la diabetes (Nature, 18 de septiembre). Elinav y su equipo comprobaron que el endulzante provoca ese efecto porque altera la microbiota intestinal, formada por bacterias que viven en los intestinos y ayudan a regular procesos fisiológicos, tales como la extracción de energía de los alimentos. Los roedores criados sin bacterias intestinales desarrollaron intolerancia a la glucosa días después de recibir un trasplante de la microbiota de ratones tratados con edulcorante o de bacterias cultivadas en presencia del endulzante. Las alteraciones metabólicas de los roedores fueron similares a las de los individuos que consumen mucho edulcorante: aumento de peso y aumento de la glucosa con el ayuno. “El consumo de edulcorantes, asociado a otros cambios en la nutrición humana coincide con el aumento de la epidemia de obesidad y diabetes”, escribieron los investigadores. “Nuestros resultados sugieren que los endulzantes podrían haber contribuido directamente para profundizar la epidemia que deberían combatir”.

Republicar